Gremiales logran acuerdo, mientras discapacitados marchan en 6 regiones

0
43
Foto: APG

(El deber)

Cerca al mediodía de este martes, el presidente Evo Morales y una delegación de dirigentes gremiales de todo el país sellaron un acuerdo con el que pretende desactivar las movilizaciones anunciada por el sector. 

Al concluir la reunión, los gremiales indicaron que se ha consensuado un proyecto de ley que indica la reducción del 80% y el 40% a las multastributarias que los comerciantes tienen con el Servicio de Impuestos Nacionales (SIN).

Además, afirmaron que el presidente Evo Morales se ha comprometido en hacer realidad el Banco Gremial, que emitirá ayuda financiera con bajos intereses a los gremiales del país. 

“Además hemos entrado en un acuerdo de que vamos a socializar la ley de pensiones, para que los hermanos comerciantes empiecen a aportar al sistema de pensiones y así poder lograr un apoyo del fondo solidario para tener su jubilación”, indicó Luis Herrera, secretaria ejecutiva de la Federación de gremiales de Santa Cruz.


Personas con discapacidad en pie de lucha

(Los Tiempos)

Las personas con discapacidad retomaron sus movilizaciones, ayer con marchas en varios departamentos como La Paz, Cochabamba, Tarija, Chuquisaca, Potosí y Santa Cruz, exigiendo al Gobierno el bono de 500 bolivianos.

En la ciudad de La Paz los movilizados se crucificaron y los dirigentes anunciaron que cada día radicalizarán sus medidas hasta que las autoridades atiendan su demanda.

En Cochabamba, la marcha también estaba integrada por universitarios, activistas, Comité Cívico y diferentes instituciones que apoyan a las personas con algún tipo de discapacidad.  La movilización se desplazó desde la plaza 14 de Septiembre -donde está instalada la vigilia del sector- hasta la puerta de la Brigada Parlamentaria en la plaza Colón que estaba resguardada por policías antimotines.

La representante del sector, Francisca Huarachi, dijo que sólo se renunciará al bono de 500 bolivianos por la inclusión laboral para las más de 53 mil personas con discapacidad y “a los que no logre insertar que el Gobierno nos dé 1805 bolivianos”.

Aseguró que en la actualidad ni el 1 por ciento de las personas con discapacidad cuentan con una fuente laborar. “Yo que soy profesional (en Trabajo Social) con título académico nacional no estoy siendo insertada y qué será de los demás que ni siquiera tienen currículo”, dijo doña Francisca.

Por su parte, el presidente del Comité Cívico, Juan Flores, quien acompañó la movilización dijo que  es “inhumano” que el Gobierno permita que este sector siga movilizado sin ser atendido. “Aquí estamos todas las instituciones, la UMSS, juntas vecinales, padres de familia y estamos convocando a una reunión nacional de comités cívicos. Estamos construyendo una agenda cívica nacional  donde uno de los puntos más importantes es que se resuelva de una vez por todas  las demandas de las personas con discapacidad”.

Señaló que “Evo Morales y sus ministros se han gastado 5.300 millones de bolivianos en estos 10 años, 667 millones de dólares en propaganda estúpida y no hay plata para pagar a nuestra gente con discapacidad es totalmente injusto e inhumano”. La representante de padres con hijos con discapacidad severa, Victoria Reinaga, contó las necesidades que tienen estas personas.

RADICALIZAN MEDIDAS

Después de realizar una marcha por las calles de La Paz, una de las personas con discapacidad que está en silla ruedas tomó la decisión de colgarse del puente Pérez Velasco.

“Estamos en estado de emergencia dispuestos a hacer escuchar nuestra voz con la permanente movilización y otras medidas como que nuestros compañeros se cuelguen de diferentes puentes e incluso están dispuestos a crucificarse y lo van a hacer”, expresó el representante de las personas con discapacidad de Chuquisaca, Álex Vásquez.

Expresó que el sector aún no tiene una respuesta del Presidente Evo Morales, por lo que se esperará un pronunciamiento de su parte hasta finalizar este lunes.  “Nosotros queremos sentarnos para hablar sobre la renta, el diálogo es de dos, estamos abiertos al diálogo, pero aún no hay respuesta”, dijo Vásquez

Estas medidas se suman a la vigilia que se inició en Cochabamba en enero pasado y la marchas también desde este departamento hacia La Paz, que duró 35 días soportando el frío, calor, hambre y dolencias tomando en cuentas que se trata de personas en silla de ruedas, muletas y otras que podían caminar pero con dificultad.