La extorsión se ha vuelto algo normal en el país, en la justicia

0
6

El acusado por el caso terrorismo I, refugiado desde 2010 en Brasil, dice que hubo torturas e injerencia política en el proceso por el supuesto separatismo.

El expresidente del Comité Cívico pro Santa Cruz y acusado en el caso terrorismo I Branko Marinkovic fue entrevistado ayer por Página Siete  en el aeropuerto de Campo Grande, estado de Mato Grosso de Brasil, país en el que permanece refugiado desde 2010, cuando abandonó Bolivia tras ser acusado de estar vinculado a la célula separatista que en 2009, según el Gobierno, pretendía dividir el país.
Abordado por  periodistas y consultado sobre si hubo extorsión de parte de fiscales en el proceso por el caso terrorismo, Marinkovic dijo que “creo que todos fuimos víctimas de extorsión y ésas son cosas que saldrán en su momento. La extorsión creo que se ha vuelto algo normal en el país, en la justicia, y no creo que nadie pueda decir lo contrario”.
El excívico habló también sobre la fuga del exfiscal Marcelo Soza, la supuesta injerencia del Ejecutivo en la justicia boliviana, del  exilio y su esperanza de que algún día se conozca “la verdad” sobre lo que ocurrió el 16 de abril de 2009, cuando un grupo especial de la Policía ingresó al hotel Las Américas en la ciudad de Santa Cruz, hecho en el que murieron tres supuestos terroristas y  otros dos fueron apresados.
¿Cómo es su vida de refugiado en Brasil?
La estadía de cualquier exiliado es difícil porque no puede volver a su país, eso es  lo más difícil que puede haber.
Éste (Brasil) es un país que lo trata bien a uno, donde  uno trabaja y busca sus cosas; pero desde el exilio es muy difícil  y por eso comprendo a cualquiera que sufrió el exilio. Lo que sí,  cuando uno es inocente, que no hizo nada, tener que soportar todo es peor. 
Ahora estoy trabajando en una empresa aceitera, un trabajo que conozco.
¿El caso Soza es manejado políticamente?
Creo que todos sabemos que el tema es político. No cabe duda que hay afanes políticos y que así fue manejado  desde el principio. Más allá de eso, lo que pasa con el exfiscal Soza es que abusó de la jurisprudencia y que se sigue abusando. Creo que la justicia va a dar con el origen de todo, saber qué realmente ocurrió.
No creo que ocurra en este Gobierno, pero creo que más adelante se sabrá quiénes son los culpables de las muertes en el hotel Las Américas.
¿Qué opina de que Soza diga que se manipula la justicia boliviana?
Creo que el exfiscal Soza se dio cuenta de que irá a un juicio internacional porque hay muertos de otros países de por medio, y que son de países europeos; si no pregúntenle a Pinochet sobre la muerte de un español. Creo que la justicia internacional llegará en algún momento.
Más allá de los motivos legales  nunca tuve contacto con  Soza y tampoco tendré contacto.
¿Hubo extorsión en el caso terrorismo I?
Creo que todos fuimos víctimas de extorsión en el caso terrorismo y ésas son cosas que saldrán en su momento.
La extorsión creo que se ha vuelto algo normal en el país, en la justicia, y no creo que nadie pueda  decir lo contrario. Vemos una justicia sometida al Gobierno, ése es el problema más grande porque hay gente que está presa.
¿Volverá a Bolivia?
Volveré cuando  las condiciones jurídicas estén dadas en el país. No creo que sea en este Gobierno porque la justicia personalmente creo que está siendo manipulada por el Gobierno. Mi familia está en Sao Paulo.
En algún momento creo que todos (los refugiados) volveremos a Bolivia para vivir en un país donde no exista persecución política. Creo que todos los bolivianos debemos reflexionar, hay un problema en la justicia, hay persecución política porque siendo que estamos en  democracia sólo Brasil tiene 150 refugiados políticos bolivianos, eso es una señal de que hay algo muy malo en Bolivia porque eso ni en época de dictaduras se dio.
¿Qué opinión tiene de las  elecciones presidenciales, de la posible unión de la oposición?
No puedo responder por Rubén Costas, Samuel Doria Medina y Juan Del Granado. Son temas en los que cada uno va a definir quién es su candidato. Espero que haya una candidatura única porque será algo sano para la oposición, que en este momento es casi inexistente, y ojalá así se pueda tener un Congreso que fiscalice en este momento.
¿Qué mensaje les daría a los involucrados en el caso terrorismo I?
No  puedo dar mensajes a los involucrados porque no conozco a ninguno en este momento.
Los que están procesados tenemos que tener paciencia de que algún momento la justicia llegará.
Lo mío fue un tema político. No hay una sola prueba en contra mía, no tengo ni una sola llamada telefónica que me involucre. No tengo nada. Hay personas que han pagado con su tarjeta de crédito en un hotel y no están siendo procesados. Yo  no he hecho nada,  no tengo una sola llamada con Rózsa.
Han torturado gente en el proceso para tratar de involucrarme y hay cosas que no tienen sentido. Si este tema fue tan terrible, por qué el fiscal nunca fue a investigar al grupo La Torre, si en las declaraciones se señala dónde estaban. Con esto  vemos  que hubo un manejo político en todo esto.
A los opositores les digo que sigan adelante, que sigan luchando por el país para que en algún momento los que hemos sido exiliados podamos volver. 
Paciencia y valentía a los acusados. La unidad es buena en el país y en la política, ojalá se pueda dar.

El 16 de abril de 2009, en el hotel Las Américas, un grupo de la Policía disparó contra cinco extranjeros supuestamente armados y que llegaron a Bolivia a invitación del Comité Cívico pro Santa Cruz para “independizar” al oriente boliviano del resto del país. En la operación murieron Eduardo Rózsa, húngaro-boliviano; Arpad Magyarosi, húngaro-rumano, y Michael  Dwyer, irlandés. Fueron arrestados Mario Tadic, boliviano-croata, y Elod Toaso, húngaro.

HOJA DE    VIDA

Inicios  Marinkovic nación en Santa Cruz de la Sierra un 21 de agosto de 1967.
Estudios   Estudió ingeniería electromecánica y economía y finanzas en la Universidad de Texas, Estados Unidos.
Carrera  Trabajó en industrias oleaginosas y fue presidente del comité cívico cruceño.