La Paz: Autoridades deben explicar calidad del agua potable

0
47
Creditos Foto: El Diario

Hasta 2015 fueron renovados sólo 24 kilómetros de tuberías de agua potable entre La Paz y EL Alto.

Proyecto Kaluyo podrá sustituir, en gran medida, la demanda de agua para Achachicala.

Las autoridades responsables del manejo del agua deben dar una explicación a la ciudadanía acerca de la calidad del líquido que se está suministrando a la ciudad de La Paz ante los preocupantes resultados de la investigación efectuada por el Instituto de Ingeniería Sanitaria Ambiental (IIS) de la Universidad Mayor de San de Andrés (UMSA).

“Deberían darnos un informe respecto de la investigación realizada por la UMSA”, afirmó el alcalde Luis Revilla, a tiempo de remarcar que la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Agua Potable y Saneamiento Básico (AAPS), y la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (Epsas) deben tener algo que decir”, considerando que la operadora de agua tiene datos permanentemente actualizados sobre la calidad del agua y las condiciones de la red de distribución.

En criterio de la autoridad edil, el proceso de transición de la Epsas intervenida a la Unión Metropolitana por el Agua (UMA) debe efectuarse con la mayor celeridad y responsabilidad, debido a las actuales condiciones del servicio que se presta a la ciudad de La Paz.

PASIVOS AMBIENTALES

La presidente de la Comisión de Gestión Institucional y Administración, concejal Cecilia Chacón, señaló que el tema de los pasivos ambientales existentes en el sistema Achachicala, que aborda el estudio efectuado por Celeste Fernández (IIS – UMSA), en 1996 fue observado por el operador, entonces deslindando toda responsabilidad, se señaló que el Gobierno es el que debió ejecutar proyectos de mitigación ambiental.

“Desde la salida de Aguas del Illimani y la presencia de Epsas no se ha realizado ningún tipo de acciones para sustituir las fuentes de agua que tienen los pasivos ambientales mineros o la contaminación que recibe el Choqueyapu”, puntualizó Chacón.

En criterio de la munícipe, el proyecto Kaluyo podrá sustituir, en gran medida, la demanda de agua para Achachicala y que existe tanto sobre el río Choqueyapu como en la represa Milluni.

TUBERÍAS DESGASTADAS

Al problema de los pasivos ambientales se suma la deficiencia de las redes que efectivamente tiene tuberías que datan de hace más de 30 años y que demanda su urgente sustitución. “Esta situación genera contaminación sobre el agua una vez que han salido de la planta de tratamiento y es un agravante en la contaminación del agua y Epsas tiene un avance muy lento, no tiene un plan de renovación inmediato de estas redes”, apuntó Chacón.

EPSAS EN CRISIS

De acuerdo con la concejal, hasta el 2015 fueron renovados sólo 24 kilómetros de tuberías de agua potable entre La Paz y El Alto.

En este contexto, señaló que actualmente Epsas enfrenta un problema técnico y económico no por la falta de ingresos, sino por la mala administración de recursos, actualmente destina más del 51% de sus recursos en personal, lo que implica que la mitad de sus ingresos los gasta en sueldos.

“Esta mala administración hace que la calidad de ejecución de obras de Epsas sea bajísima, los últimos registros dan cuenta de 63% y en pasadas gestiones no supera el 40%”, refirió Chacón.

Independientemente de la actual situación que encara Epsas, las entidades públicas deben acatar la Ley de Autonomías que establece la obligatoriedad de los tres niveles del Estado y garantizar el acceso al agua potable como un derecho humano fundamental.

 

EtiquetasLa Paz