Respuestas de Solón y Archondo a la denuncia gubernamental

0
18
Creditos Foto: El Deber

Después de que se conociera la denuncia del Gobierno, Pablo Solón, exembajador de Bolivia ante las Naciones Unidas, dijo que resistirá “hasta el fin para que la verdad y la justicia resuciten en este anochecer”. Mientras que el periodista Rafael Archondo  sostuvo que la acusación, entre otros motivos, “tiene que ver con el 21 de febrero, pero también con  la defensa intransigente de Pablo Solón a los  derechos de la naturaleza”.

“Que a mí me lleven a la cárcel no hará rentables esas megahidroeléctricas”

Pablo Solón lamentó la actitud del Gobierno al intentar amedrentarlo a través de un juicio. Afirmó que seguirá manifestando sus opiniones sobre las hidroeléctricas de El Bala y el Chepete. “Resistiremos hasta el fin para que la verdad y la justicia resuciten en este anochecer”, escribió en Twitter.
Ayer, tras  conocerse  la denuncia,  Solón escribió lo que sigue: “Es muy lamentable  que en vez de refutarnos con argumentos busquen amedrentarnos a través de este tipo de acusaciones. Las hidroeléctricas del Chepete y El Bala no son rentables con los precios actuales de la electricidad, según el propio estudio de identificación de Geodata. Que a mí me lleven a la cárcel no va a hacer rentables esas megahidroeléctricas”.
Solón fue nombrado embajador de Bolivia ante Naciones Unidas en 2009, cargo que ocupó hasta junio de 2011, luego de que presentó su renuncia. 
En julio de 2012,   reveló a este medio que parte de su distanciamiento con el Movimiento Al Socialismo se debió a los proyectos como la  carretera a través del TIPNIS. 
En la actualidad, dirige la   Fundación Solón, en la que  trabaja con temas que van desde  el agua hasta el cambio climático y los derechos humanos y de la Madre Tierra. 
Ayer escribió que la noticia no le sorprendió, dado que ya le habían alertado de que algo así podría pasar. “A raíz de nuestro análisis crítico de las megahidroeléctricas de El Bala y el Chepete, varios amigos y amigas me habían advertido que buscarían debajo las piedras para acusarme de algo, intimidarme y hacerme callar”.
Agregó: “Donde quiera que nos encontremos no renunciaremos a nuestra capacidad de criticar y de decir lo que opinamos”. Y anunció: “Refutaré cada uno los supuestos delitos el día que vaya a declarar a la Fiscalía”.

“Escribí, antes del 21F,  que  Choquehuanca podría ser un perfecto candidato del MAS”

El periodista  Rafael Archondo considera que entre los motivos por los que    el Gobierno lo acusa está una razón  relacionada con un  artículo que redactó  antes del referendo del 21 de febrero de 2016. ¿Cómo tituló la columna? “David presidente”. 
Y es que antes de esos comicios,  en los que ganó el No a la reelección, Archondo escribió   que   David Choquehuanca podría ser un perfecto candidato del MAS para ganar las elecciones en 2019.    No obstante, el actual embajador   ante NNUU, Sacha Llorenti, escribió otro   artículo en el  que dijo que la argumentación  de Archondo era  “un ardid de la derecha”.
“Yo creo que esto tiene que ver con el 21 de febrero, pero también con  la defensa intransigente de Pablo Solón a los  derechos de la naturaleza”, comenta Archondo, quien fue  director informativo de ANF y, en su momento,   formara  parte también del personal de ERBOL. 
Sobre las acusaciones contra él y Solón,  indica:  “No hay ninguna prueba de que él (Solón) haya designado a nadie en su vida como embajador de nada”. Por lo tanto -dice- la acusación   en su contra cae por   peso propio.   “Mal puedo yo haber figurado como embajador si no tenía ninguna designación en la mano”. 
Entre las pruebas  que menciona están: que todas las cartas acompañan su firma con el cargo de representante permanente alterno; y   el libro de protocolo de NNUU, que  es cuando  Solón dejó sus funciones, nunca se le incluyó  en su sustitución. “Ese renglón queda absolutamente vacío”, dice.
Archondo  vive en Puebla (México), desde donde expresa: “Jurídicamente, la citación tiene que llegar hasta mi casa. Mi familia está en Puebla, mi vida está aquí,  no desde que comenzó esta acusación, sino muchísimo antes. Yo llegué a Puebla en 2015. Entonces, si tiene que haber alguna citación, tiene que ser acá. Eso es lo que determina la ley”, asegura el periodista   antes de sostener que por ello no le pueden juzgar en rebeldía.

 

EtiquetasONU