Un estudio establece que la contaminación del río Katari crece a la par de la urbanización

0
87

La contaminación en la cuenca  del río Katari “expresa las consecuencias del acelerado,  desordenado y desigual proceso  de urbanización” en los municipios asentados en su curso, pero en particular de El Alto, afirma el investigador Carlos Revilla H. en un estudio que revela las desigualdades socioecológicas entre  los municipios tributarios  del lago Titicaca.

El trabajo se encuentra en el texto denominado: “¿Somos nosotros mismos? Desigualdades socioecológicas y urbanización en la cuenca del río Katari”, desarrollado en el marco de los estudios de las desigualdades y la pobreza multidimensional concretados por el Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA), con el apoyo de la Embajada  de Suecia.

Los resultados  de este estudio se presentarán en el evento  virtual de diálogo: “Situación ambiental y causas de las desigualdades socioecológicas  en  la cuenca  del río Katari”, este 4 de mayo a las 17.00. Contará con la participación de Luis Flores, de la comunidad de Tiquipa (Chojasivi), Xavier Lazzaro (Instituto de Investigación para el Desarrollo – IRD), Guido Alejo Mamani (investigador independiente)  y Silvia Escóbar (investigadora del CEDLA).

Según un boletín de prensa, el trabajo identifica  la  existencia   de  una  desigualdad  socioecológica, entre los habitantes y las poblaciones de la cuenca  Katari, a raíz del vínculo entre  la expansión  urbana  y la explotación   de los recursos naturales de la cuenca y sus efectos  en  la  degradación del medio ambiente.

Según el Censo de  Población  y Vivienda  de 2012, El Alto y Viacha concentran a la mayor parte de la población urbana de la  cuenca Katari,  la  que  en  los  9  municipios  del  estudio   alcanzaba  a  915.646 habitantes,  frente a 105.896 en  el  área   rural.

En ese mismo año se reporta a El Alto con el 99,8% de su población urbanizada, Viacha  con  el  78%,  Collana  reporta el  56,4%   y Colquencha, el  31,2%.  Los  otros   cinco municipios  se presentan como  rurales,  con población dispersa.