Villena: Los políticos utilizan la violencia contra la mujer

0
0

El defensor del pueblo alerta por la indefensión de la mujer frente a la cultura patriarcal y la violencia machista. Demanda soluciones estructurales a estos males

El defensor del pueblo, Rolando Villena, alerta que los postulantes de los diferentes partidos políticos están utilizando los casos de violencia contra las mujeres para atacar a sus contrincantes y no plantean soluciones de fondo al problema estructural de la violencia y la cultura del machismo que está plenamente vigente en Bolivia.  Las organizaciones de defensa de los derechos de las mujeres reclaman no politizar su demanda. ¿Cómo ve a los políticos bolivianos en este contexto?

Desde la gestión 2012, la Defensoría del Pueblo, basándonos en las cifras y los informes de las instancias internacionales, nuestros propios datos de recepción de denuncias y los informes que presentamos sobre violencia sexual y feminicidio, alertó de manera permanente sobre la violencia como el principal eje de vulneración de derechos humanos, especialmente la que afectaba a niñas, niños y mujeres.  En ese tiempo tan solo algunas instituciones de la sociedad y algunos medios de comunicación coincidían con la gravedad del problema. Recién en 2013 y a raíz de la terrible muerte de Analy Huaycho, se promulga la Ley 348 como si esa medida fuera la solución. Después de más de un año, esta ley no tiene reglamento ni protocolos ni presupuesto, tampoco cuenta con la institucionalidad; es tan solo el trabajo meritorio pero insuficiente de la FELCV, que intenta combatir este flagelo.

En los últimos meses, muchos partidos y candidatos están usando el tema de la violencia contra la mujer como discurso de campaña y lo hacen solo para descalificar a sus rivales de turno. Esto nos parece irresponsable y nada ético, más al contrario oportunista, pero sobre todo tendencioso, ya que simplifica y reduce el tema a las acusaciones y contra acusaciones sobre comportamientos que, aunque sean condenables, su propósito no es luchar contra este mal, sino atacar y descalificar al otro para ganar más votos.  El tema es de por sí muy grave y los partidos deberían asumirlo replanteando el enfoque en la línea de buscar soluciones a este problema que, a todas luces, es estructural, transversal y creciente.

¿A qué atribuye el incremento de los feminicidios?

El feminicidio es la forma más grave de violencia contra las mujeres y normalmente es la última etapa en un proceso de maltratos, torturas, vejaciones, violaciones y conciliaciones. El feminicidio concentra en sí mismo lo más profundo de la ideología patriarcal, que asume que los hombres no solo son superiores, sino que son propietarios del cuerpo y el espíritu de las mujeres, por lo tanto se subrogan la potestad de disponer incluso de sus vidas a través del uso de la violencia extrema y despiadada.

Su incremento tiene que ver con tres aspectos: la impunidad, la naturalización social de la violencia contra la mujer y la indefensión en que se encuentran las mujeres por parte del Estado. Aunque no podemos desestimar el hecho de que ahora hay canales para visibilizar casos que antes permanecían en el silencio y el encubrimiento, sin duda que la cantidad de casos existentes nos muestra que la violencia feminicida continúa y se fortalece.

Sin embargo, es importante señalar que una mirada solamente al feminicidio en busca de disminuir la cantidad de casos como único objetivo, nos hará perder de vista que el problema subsiste mientras permanezcan y se incrementen las formas de violencia contra la mujer, que expresan la visión patriarcal y a veces misógina de la sociedad. Lo que se debe atacar es precisamente la violencia en todas sus formas y buscar mecanismos de protección, pero además sancionar de manera rápida y efectiva los casos a través de lo que determina la normativa.

Varios de los responsables forman parte de las instituciones policiales y militares, ¿qué está pasando en esas instancias?

Yo creo que el tema de la violencia contra la mujer es transversal a toda la sociedad y las instituciones. Recordemos que hay casos de violencia contra las mujeres cuyos autores han sido asambleístas, concejales, alcaldes, autoridades, empresarios, conductores de programas de televisión, profesionales, etc.  Es decir que donde veamos, en la sociedad boliviana, hay violencia contra las mujeres y el feminicidio no tiene espacios específicos donde presentarse.

Ahora bien, es cierto que entre miembros de la Policía y las Fuerzas Armadas se han dado casos muy graves que muestran que estas instituciones, además de su naturaleza patriarcal, fomentan la construcción de una mentalidad más proclive a la violencia y el uso de la fuerza, que de construir relaciones horizontales basados en el respeto y el diálogo, y principalmente el de reconocer que la mujer por su sensibilidad, como sus características humanas, frente a los conflictos que le afectan, se maneja con una inteligencia afectiva que le es inherente