Cambio de clima

0
19

No hay reunión social en la que no se hable sobre la situación del país. Las preguntas del momento son ¿cómo sigue la situación?, ¿qué se viene? Ambas podrían tener muchas respuestas, dependiendo del ángulo y la percepción con la que se las mire. Periodistas y sociólogos trabajamos en base a conjeturas sobre un clima social que es tan errático y volátil como el humor de un adolescente. La historia de las dos últimas décadas no nos preparó a los bolivianos para creer en un futuro promisor, tal como lo afirman quienes sucesivamente han estado al frente en funciones de Estado. Los pronósticos están influidos por los deseos. Los que no quieren a la actual administración no dudan en ver en la tragedia de la crisis del sector en salud, primero; la rebelión policial, después. y por último en la marcha de los “indígenas” del Tipnis el punto de inflexión que indica el comienzo de un descenso de la popularidad del presidente que se tornará con el tiempo en “irremontable”. Siguiendo la lógica amigo-enemigo, los antimasistas sostienen que Álvaro García Linera no le explicó al presidente que el problema detona cuando se juntan los enemigos. Y hacen la lista de los que se van agregando. Hace tiempo expresamos que el grupo Comuna que sustentó la columna vertebral del vicepresidente se alejó del Gobierno por diferencias irreconciliables. Y así, sucesivamente, muchos se han ido distanciando del esquema: los ecologistas, una importante fracción de los “indígenas”, los maestros, los médicos; los empresarios que advierten un estado de depresión y dolores de cabeza cada vez más agudos para sostener en su actividad  alguna proyección al futuro. Las posturas de Evo Morales, su cambio de actitud ya son un fin en sí mismo. Una puesta actoral que despierta tanta irritación entre quienes no lo soportan, como admiración entre los que lo idolatran.

Cuando escribo está editorial llevamos 1.987 días del segundo mandato del presidente. La pregunta que nadie se hace es ¿cuántos más tendremos por delante? En la presente edición trataremos de responder esta interrogante.