La otra dimensión a través de mi celular. Lo que nos deja el 2016

0
28

Como todos los años dat0s presenta a sus lectores una edición especial con el resumen de las noticias más destacadas y a sus  protagonistas. Es cierto que muchos personajes y temas quedaron fuera, pero entre los elegidos rescatamos su impacto en la vida de la gente. Es inevitable que el mundo está transitando a pasos gigantes por profundos cambios. Las sociedades en el mundo quieren más protección y líderes confiables, pero uno de los principales problemas es la inseguridad y la corrupción; la ciencia avanza y la tecnología toma control.

Las compañías puntocom pueden comprar a países enteros. Sus ganancias se han multiplicado de tal manera que se tasan a precios que jamás habríamos pensado 10 años atrás. La revolución tecnológica ha penetrado en el tejido de nuestra piel; dependemos de factores externos para tomar decisiones: actuar, comer, vestirnos. La tecnología es un reflejo de la configuración de elementos que se acuestan y se levantan todos los días con nosotros. Ha cambiado nuestros hábitos de vida, gustos, costumbres, realidades y deseos, no siempre con esperanza.

Las corporaciones dedicadas al desarrollo tecnológico están programando viajes a Marte y han invertido cifras astronómicas para conquistar el espacio cuando la tierra no de abasto. El futuro es promisor pero al mismo tiempo incierto. La población mundial ha crecido sobreabundantemente. Las provisiones de alimentos ya no alcanzan. Alianzas de sumas también siderales se conforman para producir alimentos transgénicos, desafiando la creación. Son tiempos para la inventiva y los negocios. Queda muy poco para pensar en la humanidad envejecida. La riqueza se ha concentrado en uno por ciento de la población mundial.

 

Asistimos cómodamente a la amenaza que es la destrucción del Medio Ambiente; las emisiones de carbono o la insania de liquidar la fauna y la flora de los bosques atemoriza en las condiciones aceleradas que se produce. Hay personas que están alucinadas en ganar de la noche a la mañana lo que un contingente de trabajadores no recibe en toda su vida. Pero no todo es malo. Política & Economía se han transversalizado abriendo oportunidades de desarrollo individual y colectivo, sin necesidad de robar. Hay quienes están en esa lógica privando el derecho a sus hijos de aprender, compartir y ser mejores.

El lector detenido encontrará en esta edición cambios y sabrá por qué. Uno de los diagnósticos más alarmantes es que las universidades se han convertido en un negocio para amasar fortunas y se olvidaron su misión fundamental de enseñar a los alumnos que salen de las aulas a incorporarse preparados a los retos que planteamos más adelante. Nadie por si solo avanza sin orientación y orden. Ese concepto acabará plasmando los desafíos de un mañana mejor.