Analistas: Cambio de reglas muestra que el MAS mantiene carácter autoritario

0
23
Foto: El Deber

El Movimiento Al Socialismo (MAS), con la anulación de los dos tercios e imposición de mayoría absoluta en los reglamentos de debates de las cámaras de Senadores y Diputados, muestra su “verdadero rostro” de autoritarismo, además vulnera principios constitucionales y se aleja de posiciones conciliadoras, consideran analistas políticos, constitucionalistas y dirigentes políticos.

Juristas aseguran que el MAS incurrió en al menos cuatro irregularidades y contravenciones a la normativa, mientras dirigentes políticos advierten con acciones legales y los colectivos ciudadanos anuncian protestas.

Entre el martes y el miércoles, los dos tercios del partido azul en las cámaras Baja y Alta impusieron modificaciones a sus reglamentos de debates con el objetivo de acallar a la oposición y aplicar el rodillo masista, que caracterizó las últimas gestiones de Evo Morales.

La analista Jimena Costa calificó de antidemocrática la actitud del MAS de modificar los reglamentos y aseveró que este partido manipula la institución para tomar decisiones de manera unilateral.

“Es una acción antidemocrática que va en contra de todos los intentos que se ha hecho en la construcción de la democracia boliviana para obligar a los políticos a establecer consensos”, indicó.

Dijo que la idea de los dos tercios busca que, más allá de quién tenga el control o la mayoría de la Asamblea, el oficialismo esté obligado a buscar consensos y a incluir en las decisiones a las minorías.

“Esto no sirvió de nada cuando el MAS se hizo de los dos tercios, pero retirar esto del reglamento, claramente aunque no sea ilegal, es una acción antidemocrática”, aseveró.

Explicó que el MAS realiza una manipulación institucional para asegurarse que va a poder imponer decisiones desde una mirada unilateral.

“Ésta es la prueba de que es falso el discurso de que se va a gobernar para todos, que quieren construir unidad, porque no puedes construir cuando al otro lo excluyes, incluso del debate, y solamente tomar decisiones con tu grupo, y además es una muestra de que es falso. No van a abandonar esas prácticas que tenía la cúpula de Evo Morales; probablemente la cúpula no vuelva, pero eso no significa que las prácticas sean distintas”, dijo.

Según constitucionalistas, estas modificaciones son anticonstitucionales porque van contra el espíritu de los artículos 8 y 9 de la Constitución Política del Estado (CPE), además que los legisladores salientes usurparon funciones y tomaron medidas antidemocráticas y autoritarias.

“Los nuevos parlamentarios ya han recibido sus credenciales y son ellos los que en realidad tienen la facultad de modificar en este momento ese reglamento, por lo cual estos dos tercios del MAS ya no tenían esa facultad, sus actos son nulos de pleno derecho, lo que están haciendo es cometer un delito”, sostuvo el abogado constitucionalista Williams Bascopé.

José Luis Santistevan, constitucionalista y analista en procesos electorales, asegura que la sentencia constitucional de la ampliación del mandato era hasta la elección y posesión de las nuevas autoridades.

“Los senadores y diputados ya están electos por el periodo 2020-2025, a partir de ahí el Órgano Electoral entregó las credenciales y lo que deberían hacer es estar funcionando; sin embargo, la Asamblea prorrogada sigue funcionando y aprobando leyes y modificaciones en el reglamento, algo que es ilegal, inconstitucional, que puede llevar a responsabilidades”, dijo.

Bascopé complementó que estos cambios, que para el MAS son meramente de procedimiento, en el fondo van contra los artículos 8 y 9 de la CPE, que refieren los principios ético-morales, valores de unidad, igualdad, inclusión, dignidad, libertad y transparencia.

“Con simple rodillo su mayoría que tiene lo aprobarían. Eso no es democrático; es un autoritarismo, y esos temas no son administrativos; son de fondo”, sostuvo.

Para la aprobación de un proyecto, por ejemplo, con su mayoría cierran la sesión y evitan debatir con la oposición. “No les van a dar opción a debatir a los de la oposición.