Con nueva ley, ven que el MAS busca someter políticamente a la Policía

0
152
Foto: Marka Registrada

El Movimiento Al Socialismo (MAS), mediante una ley aprobada en Diputados, pretende someter políticamente a la Policía Boliviana, pese al rechazo de sectores pasivos y activos de la institución, según analistas y los propios efectivos.

Los proyectistas de la norma denominada “Ley de Carrera de Generales” la defienden porque devolvería a Policía la dignidad que presumiblemente habría perdido en 2019.

Los juristas adelantan que recurrirán a una acción de inconstitucionalidad en caso de que se apruebe el proyecto, que pone la autoridad del ministro de Gobierno por encima de la del comandante de la institución.

Un análisis técnico, dogmático, doctrinario de la futura norma denominada como Ley de Carrera de Generales, refiere que “es inadmisible” por la vulneración de la Constitución Política del Estado (CPE).

Policías del sector pasivo y abogados de profesión observan que la CPE, en su artículo 172, determina las atribuciones del presidente del Estado y “en su numeral 18 no presenta atribuciones extraordinarias tales como designar al subcomandante general, al inspector general y otros”.

“De hacerlo, ingresa automáticamente en la inconstitucionalidad, por lo que puede ser objeto de una demanda de acción de inconstitucionalidad conforme al artículo 132 y siguientes de la Carta Magna”, refiere en su análisis el coronel de Policía Erick Millares.

En tanto, el coronel Fernando Mercado afirma que no se oponen a la carrera de generales ni al ascenso de suboficiales, pero que no está de acuerdo con que a nombre del proyecto se quiera imponer a una autoridad del Ejecutivo como parte de la estructura del Alto Mando Policial.

“A nombre del proyecto se está cambiando 29 artículos de la Ley Orgánica de la Policía Boliviana, cambiar el Mando Policial cuando tenemos un mando único vertical y real; la función del comandante general sería desplazada por el artículo 11, donde se refiere que este mando está conformado por un ministro de Gobierno por encima del comandante general”, asegura Mercado.

Agregó que “prácticamente a la Policía la están volviendo un instrumento político del partido. Aquí va a venir el control político (…), como sucedió en Chaparina, instrucción directa al jefe policial encargado del operativo e indicarán se rompió la cadena de mando”.

Devolver dignidad

Durante la sesión del pleno, una gran mayoría de los diputados del partido azul manifestó la necesidad de este cambio en la fuerza del orden para devolverle su dignidad, toda vez que la perdieron en los hechos sucedidos en noviembre de 2019.

“No podemos permitir que vuelva a suceder lo que pasó en noviembre de 2019. Nunca más podemos permitir que vuelva a suceder en manos de un Gobierno de facto. La institución del verde olivo tiene que estar al servicio de su pueblo, de su gente, de los transportistas, de las organizaciones sociales”, mencionaron.

Agregaban que esta norma es para castigar a los funcionarios policiales a los que consideran malos, sancionar a quienes objeten algunos aspectos.

 

Observaciones

El proyecto de ley tiene como base el Decreto Supremo 29894 del 7 de febrero de 2019 e incorpora artículos como el que dice que “el ministro de Gobierno tiene a su cargo la dirección de la Policía Boliviana”.

De acuerdo con los análisis, a través de este proyecto se cercena las atribuciones de los mandos policiales, además de confundir que son específicas del reglamento del personal.

El coronel Millares asegura que se pretende que toda disposición emanada del mando institucional deba ser homologada por el ministro de Gobierno, “evidenciándose la intromisión e injerencia del sistema político”.

“La aprobación de la mencionada ley daría como resultado un peligro hacia la población y sus derechos constitucionales”, finalizó.

 

Artículos observados por inconstitucionales

Asambleístas de oposición en la Cámara de Diputados sostienen que el Movimiento Al Socialismo (MAS) nuevamente mete de contrabando artículos para someter a la Policía Boliviana al poder político.

Entre las observaciones, se cuestiona el artículo 4 del documento, que establece que “las convocatorias de ascensos para todos los grados serán aprobadas mediante resolución administrativa emitida por el Comando General de la Policía Boliviana homologada por el Ministerio de Gobierno”.

Otro artículo observado es el 11 en su inciso II, sobre “el Mando Policial está conformado por las siguientes autoridades: Ministra o Ministro de Gobierno, Comandante General de la Policía Boliviana, Subcomandante y Jefa o Jefe de Estado Mayor de la Policía Boliviana, Suboficial de Estado Mayor”.

 

Críticas

“Con esta nueva ley, el comandante general de la Policía pasaría a ser un simple estafeta al servicio del Gobierno, estará sometido a un poder político que va a definir qué es lo que tiene que hacer”, señaló el diputado Erwin Bazán de Comunidad Ciudadana (CC).

“El comandante general es la máxima autoridad y es responsable del accionar de la Policía, tanto en el campo técnico, operativo y directivo (…). Lo más grave es que el comandante general no va a tener la atribución de designar a la gente que tiene que trabajar y, lo peor, no va a poder designar comandantes departamentales; toda esa atribución va a ser del Ministro. A la Policía lo están volviendo como un instrumento político del partido”, aseguró el coronel en servicio pasivo Fernando Mercado.

 

MAS con mayoría aprueba proyecto

La mayoría del Movimiento Al Socialismo (MAS) nuevamente impuso su “rodillo”para aprobar una norma que es rechazada por sectores pasivos y activos de la Policía Boliviana.

El documento fue remitido a la Cámara de Senadores para efectos de revisión y sanción respectiva.

Pese a las manifestaciones y repudio de representantes de la fuerza del orden, el oficialista azul en la Cámara Baja no prestó atención a las demandas asegurando que el proyecto fue consensuado con las bases.