Desenfreno electoral

0
32
Foto: El País

Las elecciones subnacionales han estado marcadas por una seguidilla de hechos que no se habían visto desde la recuperación de la democracia. Si el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE) nos regala una cara tal de indiferencia antes, durante y después de los comicios es como si nos invitara a degollar lo poco que queda de entusiamo electoral. Después de las elecciones de 2019 y las de 2020, las del pasado domingo 7 de marzo fueron desmotivantes. La culpa no es de Salvador Romero, pero contribuye a la indiferencia. Los analistas invitados a los paneles de las principales redes de televisión no mencionaron la impresionante capacidad de la política en fabricar candidaturas, generando múltiple confusión. Los postulantes a cargos públicos no le dicen nada motivante al elector, contribuyendo a la apatía y el nerviosismo; la inquietud de la sociedad agita tiempos que hacen a su día a día en el que no ve salidas por la vía de la representatividad política.
Una vez conocidos los resultados, las sorpresas que podrían hacer pensar algo en que soñar son Eva Copa por su contundente victoria, Manfred Reyes Villa que vuelve con bríos, José Luis Camacho aupado por las logias del oriente, y uno que otro menos genuino que se hará esperar por algo.