EEUU repuso la prestación de asistencia al país y habla de designar embajadores

0
66

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, levantó la restricción al suministro de asistencia a Bolivia, al considerarla “vital” para los intereses de su país; y el encargado de negocios habló de “contactos con el Gobierno boliviano”, para la reposición de embajadores.

“No puedo adelantar, no tengo respuesta en este momento, vamos a estar en contacto con el Gobierno boliviano”, dijo ayer el representante diplomático de EEUU, Bruce Williamson cuando fue consultado sobre las gestiones para la reposición de embajadores entre los dos países. El diplomático asistió a la inauguración del año electoral, acto al que no acudía un representante de ese país desde hace diez años.

Consideran que las tareas encomendadas a los diplomáticos Jaime Aparicio y Óscar Serrate, tuvieron resultados. El trabajo consistió en explicar lo que pasó en Bolivia entre octubre y noviembre; la búsqueda de mercados y buenos socios.

Óscar Serrate, que es el embajador en misión especial en EEUU, afirmó que la más clara señal de reposición de negociaciones es el anuncio que lanzó el presidente de ese país, Donald Trump, que repuso la prestación de asistencia para el año fiscal 2020. “Después de muchos años levantó las restricciones a la asistencia técnica a Bolivia, esa es una novedad y avance; creo que la Cancillería debe felicitarse porque está abriendo una relación amplia con el país del norte, al que respetamos mucho y que ahora nos respeta como debió ser desde hace mucho tiempo”, dijo Serrate.

Para Serrate, la reposición de embajadores es “la parte formal” que vendrá en la medida que exista un parlamento elegido, pero dijo, que ese afán no obstaculiza ni está limitando los avances que realizaron en este tiempo y reiteró que la declaración presidencial es una muestra de que hay una puerta abierta y confianza mutua.

Trump

“Por la presente resuelvo que la prestación de asistencia de Estados Unidos a Bolivia en el año fiscal 2020 es vital para los intereses nacionales de los Estados Unidos”, fue el texto con el que el presidente Donald Trump, otorgó facilidades al Gobierno boliviano.

La nota fue dirigida al secretario de Estado, Mike Pompeo que es la persona encargada de canalizar esta asistencia. El año fiscal estadounidense empieza el 1 de octubre de 2019 hasta el 30 de septiembre de 2020.

Desde 2017 que EEUU descertificó a Bolivia por su “fracaso demostrable” en la lucha contra las drogas. Fue el único país junto con Venezuela que no recibían ayuda estadounidense y la ayuda antidroga era mínima. Algo que al Gobierno de Evo Morales parecía no interesarle por la política propia antidroga que tenía el país.

El Gobierno de Barack Obama designó a Bolivia, Venezuela y Birmania como países responsables de una “política fallida” en la lucha antidrogas y ese calificativo implicaba sanciones, pero, en el caso de Bolivia, Washington no llegó a plasmar alegando “interés nacional” por lo que la asistencia se limitó a la humanitaria.

Al margen de las gestiones de dos diplomáticos, en diciembre pasado, el ministro interino de Gobierno, Arturo Murillo, viajó a EEUU y logró acercamientos con autoridades de ese país. Producto de esas gestiones se habló de la ayuda de Usaid para la reconstrucción de las sedes de los tribunales electorales departamentales que fueron saqueadas y destruidas en los conflictos después del 20 de octubre.

La imagen

Mientras, el embajador de Bolivia ante la OEA, Jaime Aparicio, afirmó que en este tiempo no solo se trabajó en el nuevo relacionamiento con EEUU sino principalmente en desmontar las versiones de golpe de Estado y Gobierno de facto que había construido la representación diplomática de Bolivia en esa organización, que estaba a cargo del expresidente de la Cámara de Senadores, José Alberto Gonzáles.

“Buscamos que no tengan una visión equivocada de ignorar las normas y violación de la Constitución Política del Estado, donde se empezó a hablar de un golpe de Estado. Nuestro principal objetivo fue que se valore el ejemplo que dieron los ciudadanos de recuperar su proceso democrático. Entonces, el mundo se da cuenta que todas esas historias negras que construyeron no son ciertas”, relató el diplomático Aparicio que llegó brevemente al país.

Relató también que las gestiones de Óscar Serrate reflejan que está renaciendo la intención de acercamiento de los dos países y que la convocatoria a elecciones que lanzaron fue una señal poderosa para la comunidad internacional, y que el propio Gobierno de EEUU se mostró dispuesto a cooperar con las tareas que están encarando las autoridades nacionales.

“Se pronunció no solo el Secretario de Estado sino el presidente; hubo visitas del subsecretario, entonces estamos avanzando en estas relaciones”, graficó.

Los cuatro pilares

De acuerdo con la explicación que brindó la canciller boliviana, Karen Longaric, son cuatro pilares que sustentan el nuevo relacionamiento. Afirmó que la cooperación transparente y alineada a las estrategias y prioridades de desarrollo del país es el primer eje; luego, la reposición del Sistema Generalizado de Preferencias (SGP) que permitirá la exportación de productos a mercados estadounidenses.

La protección de la propiedad intelectual; el patrimonio intelectual; la lucha contra el lavado de dinero y la corrupción, son parte del tercer pilar que propone el Gobierno boliviano.

Narcotráfico y trata y tráfico de personas, son parte del cuarto pilar y en este capítulo se tiene la propuesta de un trabajo multinacional en la que participen las naciones que están comprometidas en estos dos flagelos. En este momento, el trabajo se desarrolla de la mano de la Unión Europea que tiene un presupuesto de 50 millones de euros para un lustro; con esos recursos se trabajó durante todo este tiempo como contraparte al presupuesto que destinaba el Gobierno de Evo Morales.

Los políticos

Los masistas lanzaron todos sus argumentos para censurar este nuevo relacionamiento que existe con Estados Unidos. El diputado Remberto Calani recordó que Washington nunca buscó solamente relaciones diplomáticas con los países y que siempre hubo toma de recursos naturales como ocurrió en el pasado.

Alertó sobre la explotación del litio y dijo que como MAS ellos están seguros que los conflictos de octubre y noviembre fueron alentados por EEUU que financió las movilizaciones y que por esa razón ahora los nuevos gobernantes buscan un “excelente relacionamiento”. También recordó que la reposición de embajadores pasa por el Senado y que el MAS tiene su propia visión sobre este tema.

En el otro frente, el diputado Amilcar Barral aseguró que las relaciones con EEUU y otros países con los que la gestión de Evo Morales se peleó deben normalizarse, “el próximo paso tendría que ser la vuelta de la DEA al Chapare”.