El oficialismo busca el retorno de los disidentes

0
5
Foto: Abecor Amoarte

El oficialismo trabaja en el retorno a sus filas de los divergentes. Dialogan con Félix Patzi y Lino Villca, que ponen condiciones. Evo conformó comisiones para lograr las reincorporaciones

Evo Morales quiere que la mayoría de los disidentes del Movimiento Al Socialismo (MAS) regresen a sus filas. El mandatario conformó comisiones para que el plan logre resultados. Y ya tiene dos aciertos; Justa Cabrera, dirigente indígena de tierras bajas, y Abel Mamani, exministro de Aguas y dirigente vecinal de El Alto, harán campaña para que Morales sea relegido. Ahora, el oficialismo trabaja en una ofensiva para que el ex senador paceño Lino Villca y el exministro Félix Patzi retornen al masismo, aunque estos ponen algunas condiciones. Los que dan la espalda en definitiva son Román Loayza, Filemón Escóbar, Rebeca Delgado y Adolfo Chávez.   

Las comisiones trabajaron arduamente. Visitan a los disidentes a sus hogares y hasta llegan a sus fuentes laborales. Así se logró que Cabrera y Mamani regresen al MAS, aunque de por medio hubo una invitación pública del propio mandatario. 

“Decidimos aceptar la invitación del presidente para que podamos fortalecer y engrandecer el proceso de cambio. Ahora trabajaremos con el MAS”, remarcó Mamani.   

Es dirigente y amigo de Evo
Mamani fue el primer ministro de Aguas de Evo Morales. Luego de un escándalo sexual se  alejó del MAS. De ahí pasó al Movimiento Sin Miedo y ahora decidió retornar al oficialismo. 
Dijo que abandonó el MSM porque no logró acuerdos con Juan del Granado. “No somos patio trasero de nadie”, reclamó el dirigente alteño, que tuvo una fricción con el líder del MSM porque no fue incluido en la plancha legislativa. 

Se conoció que Mamani será recibido por Morales “en los próximos días” y que el objetivo es potenciar la presencia del MAS en El Alto, tanto para los comicios de octubre como para los departamentales y municipales de abril de 2015. 

Cabrera trabaja para que Evo Morales sea relegido. Lo hace en su población y relató que fue a través de una comisión que recibió la invitación para que retorne al MAS. 

Ahora el oficialismo busca el retorno de dos disidencias: Félix Patzi y Lino Villca. El primero fue ministro de Educación y el segundo, fundador del MAS y exsenador. Patzi puso condiciones para volver al oficialismo; quiere que Álvaro García y Juan Ramón Quintana se aparten del proyecto. “Una comisión me propuso volver, yo puse las condiciones”, reconoció Patzi.  
Villca evalúa la invitación de Morales, pero también pone condiciones para su regreso

Hay cuatro que dan la espalda al MAS

Hay disidentes que a pesar de la invitación de Evo Morales no aceptan volver al Movimiento Al Socialismo (MAS). Es el caso de Román Loayza, Rebeca Delgado, Adolfo Chávez y Filemón 
Escóbar. Los cuatro coinciden en que el presidente Evo Morales los busca con afanes electorales. 

“No busco pegas, yo quería volver para reformar el proceso, pero esta invitación solo es por tema electoral, luego todo será igual”, criticó Loayza, que es uno de los fundadores del MAS y que ahora es parte del Movimiento Sin Miedo (MSM). 

Delgado, por su parte, afirmó que seguirá en el MSM y Chávez apoya la candidatura presidencial de Fernando Vargas. Escóbar dijo que “Evo nos quiere utilizar”. 

ANÁLISIS

El MAS busca ser un frente de apertura
Marcelo Silva – Politólogo
Se establece un viraje en el imaginario colectivo transmutando la imagen del MAS como un partido altamente sectario, pero además de gente muy radical con un amplio castigo a los que estén fuera del esquema, a una imagen de partido amplio, a un partido reconciliador, a un partido que expresa la capacidad de perdón, y también a un partido capaz de aglutinar a sectores rebeldes. Es decir, con esta imagen el MAS busca perfilarse como un partido de apertura, donde todos los sectores del país, incluso algunos diferentes en el plano ideológico, pueden acercarse. Claro que esta es una estrategia eminentemente electoral. 

Por otro lado, el retorno de Abel Mamani y de Justa Cabrera establece un mensaje de fondo hacia ciertas estructuras políticas, especialmente al Movimiento Sin Miedo (MSM) y al Partido Verde de Bolivia (PVB), porque estos dos partidos estaban trabajando en la idea de reconducir el proceso de cambio, pero Cabrera y Mamani, al parecer, tienden a seguir los pasos del MAS y dicen que no hay mejor conductor del proceso que el MAS. En ese sentido, cualquier otra perspectiva política que trate de cambiar el proceso de cambio está destinada a fracasar