Elecciones 2019: El voto oculto que podría favorecer a Evo y Álvaro

0
51

Qué es un voto oculto? Cuando te preguntan por quién vas a votar y respondes por uno por el que en realidad no vas a votar. Una breve consulta de dat0s entre empresarios de todos los rubros, léase construcción, cultura, actividad independiente, empresarial, profesionales, comerciantes y varios otros ítems, señalan que si las elecciones fueran hoy respaldarían a Carlos Mesa pero no votarían por él. Dicen en off que el candidato del FRI no garantiza la estabilidad en los siguientes cinco años. ¿Votarían por Evo Morales Ayma? Cualquier otro candidato tendrá un camino plagado de piedras para el ejercicio del cargo. Además, destacan los logros en lugar de hurgar los factores adversos que suman críticas por la forma “autoritaria” de manejar el aparato estatal, del que se le acusa al actual partido de Gobierno. Banqueros consultados por este medio acerca las posibilidades que asuma el mando del país un candidato de la oposición, observan que si bien hay motivos para adscribirse a una de las fórmulas opositoras, ninguna ofrece propuestas alternativas que conduzcan ni siquiera en un mediano plazo a una gestión de resultados. Varios sectores empresariales han sido favorecidos por las medidas aplicadas en la presente administración. El caso de la banca es el claro ejemplo. Nunca habían sumado beneficios tan sustanciales como en la era Morales. En una reciente entrevista el gerente general de uno de los bancos más importantes, dijo que la colocación de créditos productivos y los incentivos para la vivienda social rompieron todos los récords estos últimos años. Haber logrado una democratización en el sistema que devino en un sorprendente ingreso de sectores antes marginados a la red, ha fortalecido la cartera de las instituciones. Por lo tanto, no tendrían para qué cambiar de rumbo.

En el sector de la construcción ocurre algo parecido. Este sector ha absorbido una importante mano de obra y el crecimiento se ha hecho constante en los últimos 10 años. No ven con buenos ojos un cambio de timón en la conducción de la nave estatal. Lo mismo sucede en el comercio. Ni que decir de los resultados sorprendentes de las importaciones que han vuelto a superar año tras año aún en desmedro de la industria nacional. Sin embargo, las cámaras de la industria han observado con ojo crítico la falta de apoyo del Gobierno para promover el crecimiento con políticas públicas que favorezcan la industrialización. Apuntan al contrabando como un factor negativo porque impide colocar al país en proyección. Dicen que aportarán con iniciativas durante el proceso electoral y esperan ser tomados en cuenta. Adelantándose a estas iniciativas -en la última reunión de embajadores celebrada en la sede de Gobierno- el presidente Morales ha pedido a sus representantes diplomáticos promover el comercio de Bolivia al mundo estableciendo oficinas para abrir el comercio de Bolivia al mundo.

 

El voto útil

Otro tanto ocurre con el voto útil. En la última reunión de la mesa opositora celebrada en Santa Cruz con presencia de varios líderes que patrocinan candidaturas alternativas a la del MAS, han vuelto a mendigar una unidad que parece otear las mismas adversidades de siempre. No han conseguido definir propuestas claras para enfrentar en las elecciones a Evo Morales. “Es más de lo mismo, siguen reclamando la ilegalidad de la postulación de Evo y Álvaro, en defensa del referéndum del 21F, pero más allá no han sido capaces de presentar propuestas que definan con claridad un programa que oriente su postulación a la presidencia”, opinan desde el MAS.

Este factor jugará otro rol fundamental en la estrategia por la reelección. El voto disperso o fragmentado va a ser útil en la estrategia de la reelección de Evo Morales en la medida que resta posibilidades concretas al bloque opositor. En los últimos días circularon rumores que las candidaturas de UCS y el MNR, encabezadas por Víctor Hugo Cárdenas y Virgilio Lema, respectivamente, podrían unificarse en torno al FRI de Carlos Mesa o al PDC de Jaime Paz Zamora. Sin embargo, esta posibilidad ha sido descartada en otras fuentes de las agrupaciones mencionadas, confirmando la tesis sobre el complejo camino a la unidad que adolecen las agrupaciones que terciarán en las elecciones de octubre.

En estas circunstancias la dispersión del voto va a favorecer la reelección del presidente Morales. Las elecciones primarias articuladas por el oficialismo han sido la primera maniobra de muchas que se vienen este año electoral. “Vamos a dar más sorpresas”, afirman fuentes en el MAS. Una de ellas ha sido el nombramiento de los nuevos presidentes de las cámaras de la Asamblea Legislativa. Desde el Gobierno, consideran que la ´igualdad de género´ será un factor clave en la estrategia para la reelección. Un grupo nutrido de mujeres ha sido escogido a puestos claves en la recta final de la administración del presidente Morales. “Vamos a taparles la boca a quienes dicen que la mujer no ha ocupado el lugar que le corresponde en la composición del aparato estatal”, señalan en el masismo.

 

La falta de credibilidad en las encuestas

Las encuestas han caído en una espiral descendente y falta de credibilidad. Los datos que arrojan los sondeos han dejado de ser creíbles. En esta ola que no es nueva, la oposición ha interpuesto duras acusaciones contra la exministra de Comunicación por promover sondeos pagados por el Gobierno, en las que Morales saca una ventaja de más de 10 puntos porcentuales al principal candidato de la oposición. Hay otro frente abierto de encuestas comandadas por un medio de comunicación que según el Gobierno opera desde las sombras fabricando datos en los que Carlos Mesa lleva una cómoda ventaja a la candidatura oficialista. La línea no es clara. Si bien unas y otras tiran hacía arriba o abajo según sus conveniencias, lo cierto es que en los sondeos más serios Evo Morales gana por alrededor de seis puntos porcentuales al segundo ubicado Carlos Mesa (35% para el primero – 29 para el segundo). Muy por debajo se encuentran Oscar Ortiz de los Demócratas con 7, más atrás con 4 de apoyo Víctor Hugo Cárdenas (UCS) y Jaime Paz Zamora con el mismo nivel de aprobación.

Los nuevos ministros en la recta final

El recientemente posesionado gabinete de ministros que acompañan la recta final de la cuarta administración de Evo Morales, son conocidos como los “gladiadores” que fueron escogidos después de que en 2008 se presentaron los momentos más duros de la actual administración. Se trata del equipo de mayor confianza del presidente. El retorno de Juan Ramón Quintana ya era solicitado por varios cuadros del oficialismo. Si bien la imagen que se ha ganado Quintana en la línea dura, consolida la agenda de la administración cuando los dos candidatos estén en campaña. El ministro de la Presidencia garantiza la oxigenación del Poder Ejecutivo en las tareas del día a día.

El retorno de Luis Arce es otro de los pliegues de ajuste en la línea de la gestión. Se trata de un economista comprometido desde 2006 con el diseño del modelo productivo aunque conocido por su poca flexibilidad, que genera solvencia a la hora de la negociación y cierra la brecha de los objetivos económicos del Gobierno. Gabriela Montaño también es apuntada como pieza fundamental en el cumplimiento de la agenda desde del Ejecutivo. Su presencia en el Ministerio de Salud servirá para consolidar la grieta que se ha abierto en el sistema de salud, uno de los más críticos en el Gobierno. Su nominación se adscribe en la línea de efecto de las deudas pendientes que se le reclaman a la administración. Debe ser un pilar articulador con el sector de la salud, como Quintana en el cumplimiento de la agenda política y Arce Catacora en la economía.