Enfrentados Romero y Guerrero

0
5

Alguien podría esperar una batalla campal entre el Ministerio de Gobierno y el Ministerio Público. El ministro Romero que pidió privilegios para declarar sobre la muerte (asesinato) de su viceministro Illanes, luego dio un paso al costado y decidió imbuirse en su calidad de abogado sin prerrogativas ni fueros fuero para atender la convocatoria del Ministerio Público; se volcó descontrolado a exigir al Fiscal General Ramiro Guerrero que pare de polemizar y se dedique al papel que le corresponde, esto es, investigar las circunstancias de la muerte de Illanes. El enfrentamiento verbal -sin ninguna importancia ni efecto legal-se produce en momentos de alta tensión que han dejado la imagen del titular de la cartera de Gobierno en entredicho por las circunstancias que precedieron la muerte del viceministro de Régimen Interior y Policía en manos de un grupo de cooperativistas mineros, cuando se encontraba solo negociando la pacificación de las protestas del sector.