Evo denuncia golpe y Conade exige anular los comicios

0
61
Creditos Foto: ABI

Por segunda vez en la misma semana, el presidente Evo Morales alertó que la oposición alista un golpe de Estado y que pretende ejecutarlo esta semana. De manera inmediata, las organizaciones sociales afines al Gobierno iniciaron ayer un bloqueo nacional en rechazo a la supuesta medida de la oposición.

En tanto, el comité de Defensa de la Democracia (Conade) planteó la anulación de las elecciones del pasado 20 de octubre ante evidencias técnicas y jurídicas de un fraude electoral. El candidato por Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, destacó las movilizaciones en Santa Cruz y pidió continuar con las medidas para evitar el robo del voto.

En un acto realizado en Vila Vila, Cochabamba, Morales llamó a sus simpatizantes a defender el triunfo en las elecciones y anunció: “¿Saben cuál es el plan que tienen? Intentarán un golpe de Estado, ya estamos escuchando, distintos sectores sociales se preparan para golpe de Estado la próxima (esta) semana”.

Al respecto, el secretario ejecutivo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores de Bolivia (Csutcb), Jacinto Herrera, anunció que este sector determinó entrar en un “bloqueo general a nivel Bolivia” en rechazo al supuesto golpe de Estado y en defensa del voto indígena que -según el Movimiento Al Socialismo- consolidó la victoria de Morales en las elecciones.

Asimismo, el ejecutivo de la Confederación Sindical de Comunidades Interculturales de Bolivia, Henry Nina, informó que este sector también se declaró en bloqueo general de caminos en contra del golpe de Estado.

Precisó que las bases tienen la instrucción de hacer un cerco en todos los departamentos a partir de las 9:00 horas de hoy y no descartó tomar medidas más radicales en caso de que los sectores de oposición mantengan el paro cívico indefinido que asumen desde hace seis días.

Al respecto, el presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, ratificó anoche que la medida continuará hasta recuperar la democracia y concretar una segunda vuelta electoral.

Además, cuestionó a Morales por la decisión de cercar el país al considerar que esa medida será contraproducente, ya que el 73 por ciento de los alimentos que se consumen en Bolivia sale de Santa Cruz. Dijo que el bloqueo, que se inició ayer en el Chapare, surge a raíz de un sentimiento de odio e ignorancia de Morales y que perjudicará al pueblo cochabambino.

Por otro lado, el Conade, propuso ayer la anulación de las elecciones generales al considerar que el fraude es una realidad y la conformación de un nuevo e imparcial tribunal electoral.

“El fraude electoral denunciado y evidenciado técnicamente y jurídicamente inviabilizan la segunda vuelta”, dice un comunicado emitido ayer por esta entidad. El documento también llama a la población a mantener el paro indefinido y continuar con movilizaciones pacíficas.

Un similar pedido hizo ayer Mesa: “Tenemos que recuperar la democracia y evitar que nos roben una elección por segunda vez; no va a volver ocurrir como con el 21 de febrero de 2016”, dijo, a tiempo de destacar las movilizaciones que se llevan a cabo en Santa Cruz, calificándolas como un ejemplo de compromiso con la patria.

“Seguimos adelante, seguimos con toda la fuerza del mundo y estamos absolutamente seguros de que esta causa va a triunfar”, agregó.

 

10,57 por ciento es la diferencia entre Evo Morales y Carlos Mesa en los resultados de las elecciones. La cifra es calificada como fraudulenta.

 

DATOS

Crece el pedido de anular las elecciones. Al margen del Conade, las instituciones cívicas piden anular el proceso ante una nueva posibilidad de fraude.

Susceptibilidad por anuncio de cerco. El anuncio desató la preocupación en Santa Cruz por la posibilidad de evitar el ingreso de alimentos.

Indígenas cuestionan victoria de Morales. La Contiocap cuestionó al mandatario por asumir una falsa identidad indígena y señaló que logró un “triunfo fraudulento”.

 

CRITICAN A ROMERO Y A JEFE POLICIAL

En una multitudinaria concentración realizada en los alrededores del monumento el Cristo Redentor de Santa Cruz, el presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, declaró al ministro de Gobierno, Carlos Romero, y al comandante departamental de la Policía, Igor Echegaray, como enemigos de Santa Cruz.

Apoyado por la multitud, Camacho señaló que ambas autoridades son enemigas de Santa Cruz, de la democracia, de Bolivia y de la juventud. “No podemos tener en casa a un tipo que quiere reprimir al pueblo que vive en democracia”, dijo, refiriéndose a Echegaray.

El líder cívico indicó haber tenido acceso a chats y audios que hacen referencia a una supuesta orden de Echegaray a los policías de Santa Cruz de devolver sus armas reglamentarias. Camacho dijo que los uniformados están del lado del pueblo y que no necesitan estar armados para defender el voto y la democracia.

Camacho pidió a los uniformados sumarse a las medidas de presión y evitar confrontaciones con el pueblo.

 

ROMERO: PROTESTAS BUSCAN PROVOCAR ODIO RACIAL Y CRISIS

ANF

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, aseguró ayer que el país vive un escenario de conspiración en contra del “proceso de cambio” ocasionado por sectores sociales que se sienten incómodos porque el país alcanzó una autonomía económica. Además, dijo que la derecha opositora busca muertos con las movilizaciones en Bolivia, además de provocar odio racial y crisis de Estado.

“Estamos en un escenario de conspiración contra la democracia, contra las elecciones y contra el proceso de cambio (…). Los conspiradores se sienten incómodos con que Bolivia haya alcanzado autonomía económica, de democratización social y que haya reducido los índices de inequidad y que haya profundizado significativamente sus niveles de democracias”, explicó.

Dijo que la “derecha opositora” busca muertos con las movilizaciones generadas en el país desde hace seis días, pero no mencionó que en las movilizaciones está la sociedad civil organizada; universitarios, amas de casa, estudiantes, profesionales y personas de varias clases sociales.

El titular de Gobierno no tampoco mencionó el hecho de que la Policía a su cargo se puso a disposición de las federaciones cocaleras y organizaciones sociales afines al MAS al punto de ofrecer escolta, pero tildó de violentos a manifestantes.