Exembajador Alpiri se declara perseguido político

0
1
Foto: EFE

El exembajador de Bolivia en Paraguay, el indígena Rosendo Alpiri Nominé, decidió refugiarse en Calama, Chile, luego de declararse perseguido político por el caso del Fondo Indígena.

“Estoy analizando pedir asilo”, declaró Alpiri al blog Rimay Pampa, del periodista Andrés Gómez.

Según dijo, no presentó sus descargos porque estaba de embajador y, por el contrario, acusó al presidente Evo Morales de haber estado al tanto de la corrupción en el Fondo Indígena desde el año 2013.

“Denunciamos que había corrupción en 2013, había malversación de fondos y mala ejecución de proyectos, muchos técnicos pedían coima para agilizar las firma de aprobación de los proyectos, eso se informó al Presidente”, afirmó Alpiri, indígena del pueblo ayoreo.

En diciembre del año pasado, su madre, la exdiputada del Movimiento Al Socialismo (MAS), Teresa Nominé, informó a ANF que su hijo se había internado en la selva para evitar ser detenido.

“No salió del país. De acá nomás de Santa Cruz (se fue) a una selva, donde no llega nadie, ni la Policía, no entra ni vehículo. Lo hemos llevado al campo lejísimos, para su seguridad. En la audiencia de la Fiscalía no hay seguridad, si él se presentaba lo detienen y se va directo a la cárcel”, dijo Nominé en esa ocasión.

Alpiri firmó en 2011 como responsable legal de un proyecto de “Capacitación en Saberes de Pueblos Indígenas y Conocimiento en la Gestión de Proyectos”. En ese entonces, el Fondioc hizo un desembolso de Bs 633.686,00 de un total de Bs 985.482,00.

A mediados del año pasado, apareció en la lista de proyectos fantasmas de la Interventora del Fondioc y renunció al cargo de Embajador, al que juró en 2014.

Señaló que no presentó descargos porque “estaba ejerciendo como embajador en Paraguay” y añadió que los que manejaban el proyecto, Jorge Tomichá y Juan Salvador García, le decían que “todo estaba tranquilo. Sin evaluar mis descargos”, indicó.

“Y cuando sale mi nombre, ni siquiera me habían notificado, sabiendo que yo formaba parte de la estructura del Estado; consigo mis informes, pero ya había una orden de aprehensión”.

 

EL MAS CONTRA INDÍGENAS

Rosendo Alpire Nominé, indígena de tierras bajas que también fue dirigente de la Coordinadora de Pueblos Étnicos de Santa Cruz (Cpesc), considera que el MAS destruyó el movimiento indígena de tierras bajas, persiguió y tomó presos a los principales dirigentes y arremetió contra las instituciones.

“El movimiento está descuartizado, apresaron a los dirigentes para poner gente del MAS, una estrategia bien hecha”, manifestó

La Contraloría General del Estado estableció en febrero del año pasado un daño económico al Estado de al menos 71 millones de bolivianos en 153 proyectos que nunca fueron ejecutados, pero que sí recibieron recursos públicos como parte de pagos anticipados.

También se estableció que 100 proyectos no fueron concluidos y que 169 proyectos no tenían el cierre correspondiente, pero que recibieron el 100 por ciento de los recursos.

Dirigentes indígenas y dos exministras del Movimiento Al Socialismo, Nemesia Achacollo y Julia Ramos, fueron enviadas a prisión por este caso.