Gob. admite bajo número de pruebas Covid-19 en medio de crecientes críticas

0
17
Foto: Ministerio de Salud

 

El ministro de Salud, Marcelo Navajas, en entrevista con Página Siete reconoce que no tenemos las suficientes pruebas para aplicarlas de forma masiva, pero que pronto llegarán muchas más.

“Así me cueste mi cabeza, (las pruebas) la vamos a usar primero en las personas que más necesitan”, asegura. Reconoce que las críticas del personal de salud “son reales, no podemos negar que nos hemos atrasado”. Pero, también señala que por primera vez el país está comprando una gran cantidad de equipamiento médico.

¿Cuál es la figura actual del instructivo para realizar pruebas?

Lo importante es que toda persona que necesite la prueba, la va a tener. Tenemos que ser concientes que nosotros como país hemos entrado al final en la cadena de compras. El país tiene toda la intención,  la Presidenta ha priorizado la lucha contra el coronavirus. No es solamente  tener el dinero para comprarlo, sino que los países no estaban produciendo la suficiente cantidad de pruebas y eso hace que nosotros, al haber entrado en una cadena, estamos esperando que nos lleguen más pruebas y poder iniciar las pruebas masivas. Con lo que tenemos aguantamos, pero aguantamos priorizando a las personas que más necesitan y es solamente temporal.

¿Hay una fecha para la llegada de las pruebas?

Estas pruebas irán llegando de a poco. No nos pueden dar las cantidades que necesitamos y sí nos están dando proporcionalmente. Fechas exactas no las tengo, pero sabemos que en las próximas tres semanas vamos a tener pruebas, no para duplicar o triplicar las pruebas. No quiero que se interprete que esto va a ser masivo. Van a seguir teniendo prioridad las personas sintomáticas, los policías, los médicos, la gente que esté en primera línea.

¿Por qué no se tomó esta previsión antes?

Al principio, en diciembre y en enero, Estados Unidos no estaba queriendo vender estas pruebas porque ni ellos tenían. No son pruebas que vienen desde hace muchos años y que el país podría haber estado guardando. Estados Unidos recién libera la producción de estas pruebas en noviembre del año pasado. Los proveedores están saturados y tratan de complacer a todos, pero no tienen. El país más grande no puede cumplir con sus ciudadanos, imagínese nosotros que estábamos al final de la cadena, con toda la autorización de la Presidenta que a cualquier costo se consiga lo que necesitamos. Dentro de todo no hemos podido conseguir tiempos de entrega menores.

Existe un consenso  en el sentido de que entre más pruebas se hagan más posibilidades hay de contener la pandemia

Indudablemente, mientras más pruebas hagamos, más fácilmente podemos contener. Pero volvemos al punto. No es que no queremos hacerlo. Estamos limitados en las cantidades que teníamos, pero no estamos desabastecidos. La población tiene que saber que nosotros tenemos las pruebas para la gente que necesita, pero así me cuente mi cabeza las vamos a usar primero en las personas que más necesitan y después vamos a ir paulatinamente haciendo los test que la población necesita. Además que vamos a necesitar durante mucho tiempo.

En otros países están usando hidroxicloroquina o heparina para el tratamiento ¿Cuál es el instructivo del tratamiento para  enfermos en Bolivia?

Indudablemente que hay fármacos, antibióticos,  hidroxicloroquina, hay retrovirales, hay otra serie de corticoides que se ha ido usando. Pero nadie tiene la receta única y el instructivo a los centros es que los profesionales que tienen a su disposición todos estos medicamentos los utilicen en función de su conocimiento y de la evolución del paciente.  La heparina es muy reciente. 70 autopsias que se han realizado sobre todo en Italia han mostrado la presencia de una coagulación intravascular diseminada en el pulmón y por lo tanto da un enfoque de tratamiento diferente y que esto no solamente se trataría de una neumonía porque no hay una destrucción del neumocito, que es la parte más chica del pulmón.   En algunos casos se está empleando el tratamiento con anticuagulantes, con el caso de la heparina.  No queremos dar y menos a través de un medio una receta exacta porque corremos el riesgo de la automedicación y lo que es importante recomendar que ninguna persona se automedique. La automedicación en el caso de la hidroxicloroquina es peligrosa. Puede dar arritmias en asociación a ciertos antibióticos, da paros cardíacos, da trastornos oculares,  trastornos epáticos…

¿Cada médico tendrá que tomar la decisión del fármaco que le proporciona a su paciente?

Así es, pero no tan aleatoriamente. No es que cada médico se va a disparar con tratamientos que no  den algún resultado. Nosotros tenemos que acoplarnos a lo que hacen los países grandes con una casuística que gracias a Dios nosotros no la tenemos y ojalá nunca la tengamos si mantenemos las medidas.

¿Se debe o no usar