Gobierno acusa a EEUU de pretender enfrentar a cocaleros

0
24

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, afirmó hoy que sectores conservadores y la Embajada de Estados Unidos en Bolivia, buscan enfrentar a los cocaleros de Yungas y Chapare a través de los cuestionamientos sobre la superficie de cultivos de hoja de coca que se pretende legalizar mediante un proyecto de ley que el Ejecutivo impulsa.

“Observar superficies de cultivos en el Chapare es sencillamente entrar a un juego político para enfrentar a los cocaleros de los Yungas y Chapare, que siempre han buscado los sectores conservadores y particularmente la Embajada de Estados Unidos”, aseveró Romero.

Agregó que para el Gobierno es “catastrófico” que algunos dirigentes de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) sean “guiados y orientados” por asesores que pertenecen a fuerzas políticas conservadoras de la derecha.

“Se están equivocando en pretender enfrentar a los cocaleros de Yungas y Chapare. Eso sí es equivalente a una traición al proceso de cambio”, manifestó.

Señaló que en el pasado, cuando los cultivos de la hoja de coca (cerca al año 2000) alcanzaron una superficie de 37 mil hectáreas en el país, de ese total de cultivos, 25 mil hectáreas correspondía al trópico cochabambino y en los últimos 10 años el Gobierno apuntó a la reducción de esos sembradíos.

“Lo que se hizo es afectar drásticamente esos cultivos en el trópico de Cochabamba aplicando una política de reducción neta de cultivos de coca, que (significó) hasta 10 veces más de erradicación en Cochabamba con relación a Yungas”, remarcó.

En este contexto, según la autoridad, pretender que no se reconozca en el trópico cochabambino los cultivos legales de coca es sencillamente buscar un enfrentamiento interno de “hermanos de la misma sangre, de la misma cultura, de los mismos campesinos originarios y ancestrales del proceso de cambio”.

El proyecto de Ley del Gobierno contempla la legalización de 20 mil hectáreas de coca, es decir, 13 mil para Yungas y 7 mil para el Chapare.

Registros falsos

Por otro lado, la autoridad gubernamental alertó sobre posibles registros falsos de cocaleros de Yungas.

“Adepcoca es una organización que se fue estructurando en el último tiempo y tuvo mecanismos de potenciamiento económico, que hay que analizar. (En ese sentido) y en el último tiempo, Cofecay (Consejo de Federaciones Campesinas de los Yungas) ha recaudado 13.8 millones de bolivianos aplicando los procesos de registro, de carnetización y recarnetización de sus productores, (pero) estamos pidiendo a SEGIP si esos registros realmente corresponden a personas que están registradas en el Servicio General de Identificación Personal porque tenemos motivos para sospechar de hay registros que son falsos”, expresó.

Intervención policial

La madrugada de hoy, la Policía Boliviana ejecutó una sorpresiva intervención al cerco que realizaban los cocaleros de La Paz a la plaza Murillo, centro político del país, desde el pasado viernes en protesta contra el proyecto de Ley de coca que impulsa el Gobierno.

Romero dijo que no hubo detenidos en esa intervención y justificó la acción policial.

“Se ha procedido, a través de un operativo policial, a despejar (la protesta de cocaleros) porque un cerco a la plaza Murillo es equivalente a un secuestro del Palacio de Gobierno y de la Asamblea Legislativa Plurinacional”, indicó.

Según Romero, algunos integrantes de la movilización han procedido a lanzar cachorros de dinamita y piedras contra vehículos y transeúntes.

Por tanto “se está desvirtuando la movilización, (esta medida) adquiere connotaciones políticas, estos intentos de enfrentar a los cocaleros de Yungas y Chapare, de secuestrar el Palacio y la Asamblea, además de apedrear a transeúntes y vehículos en La Paz, reflejan actitudes intolerantes que están siendo impulsadas seguramente con finalidades políticas”, apuntó.