La derecha ha pervertido el concepto de democracia

0
15

El vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, atacó con términos duros a la oposición política, calificada de manera genérica como “derecha”. El discurso fue pronunciado por García Linera al inicio del acto de conmemoración del cuarto aniversario de la creación del Estado Plurinacional.

“La derecha ha pervertido el concepto de democracia”, sentenció después de contraponer, a su manera, las formas antagónicas de comprender dicho sistema político por parte del oficialismo y la oposición.

García Linera dijo que los “nostálgicos neo liberales” no entendieron a Aristóteles para quien un tirano es aquel que solo se ocupa de sus intereses, ni comprendieron a Voltaire quien pensaba que bajo una tiranía, el déspota se apodera de los bienes de sus vasallos.

De ese modo, el Vicepresidente dijo que es una “impostura intelectual” llamar déspota a quien ha nacionalizado los recursos naturales y los distribuye entre el pueblo u7boliviano. Del mismo modo, sería una “falacia” llamar demócrata a quien privatiza y se enriquece con los recursos públicos.

De ese modo, García Linera equiparó democracia con redistribución de la riqueza, colocando así a quienes impulsaron la llamada “capitalización” de los años 90 en el espacio semántico de la ausencia de democracia. Por otra parte, el Vicepresidente calificó a los privatizadores como “un puñado de vende-patrias”, sobornados por el poder transnacional.

“Indignos”, “retrógrados” “mediocres”, “derrotados por la Historia”, “ideólogos frustrados”, “portadores de eslóganes perdidos”, fueron algunas de las definiciones del segundo hombre del Estado aplicadas a sus adversarios. Recordó que en el pasado, los políticos se disfrazaban de “vaqueros” para obtener su “cajita feliz” en la embajada extranjera.

Antes, se practicaba, dijo, un “servilismo presidencial” para acceder a créditos extranjeros a fin de pagar aguinaldos. Remarcó que el palacio de gobierno era antes “una cueva de negociados familiares”.

“Atrás han quedado los tiempos en que ministros pobres abandonaban sus funciones convertidos en dueños de mansiones y fabulosas cuentas bancarias llenadas con gastos reservados”, ilustró. Ese panorama fue calificado como la “democracia fosilizada de pocos”, que hace ocho años habría sido reemplazada por “una democracia de todos”.

La perversión del concepto de democracia se habría dado, según García Linera, por el hecho de que un triunfo electoral del 30 o el 22% era considerado como legítimo por la derecha, porque su beneficiario era un pariente de la casta gobernante; mientras una victoria por el doble de sufragios era vista como autoritarismo solo porque el presidente electo era un trabajador o un indígena.

“No aceptan que un indígena pueda estar en condiciones de dirigir”, afirmó, calificando a la oposición derechista como un núcleo racista y discriminador.

Aludiendo aunque sin mencionar directamente a Jimena Costa, dirigente del llamado “Frente Amplio” del que participa el empresario Doria Medina, García Linera dijo que el triunfo por más del 60% de los votos es para la derecha un “voto auquénido, un voto animal”. Costa señaló en radio Fides hace dos meses que ojalá en 2014, los bolivianos no votemos como “guanacos”, dando a entender que en el pasado se dio un voto bajo la lógica de rebaño.

El Vicepresidente aseguró que hoy hay más y mejor democracia en Bolivia, porque el traje y la pollera valen lo mismo en un país en el que el racismo y la discriminación han sido superados por la plurinacionalidad.