La granja de los Animales

0
70

Todos los Animales son iguales, pero unos son más iguales que otros. George Orwell

Tuvo que ser un periodista veterano y valeroso el que denunció en la última asamblea de la Asociación de  Periodistas de La Paz, que los constantes afanes desestabilizadores de un pequeño grupo están instigados por el Gobierno, a quien le irrita sobre manera la defensa de la libertad de prensa y expresión que hace el actual directorio. La consigna es tumbarlo para que la asamblea plurinacional apruebe de una vez, una ley de prensa copiada de la que ha decretado en el Ecuador, el presidente Correa.

* * *

El complejo de víctima acosa al presidente Morales, quien de pronto y sin avisarle al canciller  Choquehuanca, expresó en voz alta, que en la cancillería, ¡a siete años de Gobierno!, todavía hay informantes que venden documentos a la embajada de Estados Unidos. Choquehuanca aguantó el insulto impertérrito, porque peores cosas ha oído y soportado y diluyó la cosa, asegurando que en todos los ministerios hay informantes. De manera que éste es un país de soplones que buscan unos pesos, tocando las puertas de las embajadas.

Pero más le habría valido a S.E., ocuparse en esa oportunidad de las fichas que  manda la Cancillería al exterior,  como el señor Reynaldo Cuadros, ex embajador del MAS, ante la OEA.

* * *

Para no dejar a Cuadros sin empleo, la Gobernación de Cochabamba, le creó un puesto de Director de Relaciones Internacionales, a sabiendas de que esa gobernación no mantiene vínculos con ningún país ni organismo internacional. Como el hombre no tenía nada que hacer, se dedicó a darle palizas a una  funcionaria, quien cansada del mal trato y de que nadie le creyera, dejó una cámara escondida, mientras el sujeto la agredía con patadas y puñetes. Ahora el tipo está en la cárcel por algunos días, hasta que le busquen acomodo en otra ofi cina. La cancillería lo mandó a Washington, no obstante que era pública su afiliación a los Hare krishna, una secta de origen hindú de bobitos que cantan en los aeropuertos.

* * *

Hubiera hecho muy bien el presidente Morales en referirse a la denuncia del embajador de Alemania, que al dejar el país señaló que Bolivia va a perder US $90 millones de ayuda de ese país por los obstáculos y demoras que provoca la burocracia, no sólo en la cancillería sino también en otros ministerios y gobernaciones. Ese brillante embajador al no poder desarrollar labor alguna durante tres años por esa causa, se dedicó a conocer el país y escribir cuatro obras sobre Bolivia que ha dejado como excelente recuerdo de su paso. Recibió de la cancillería, el Cóndor de los Andes, mucho más merecido por supuesto, que el que le dieron a Maduro que no ha hecho nada por el país, pero que sigue hablando con el pajarito.

* * *

Y a propósito de diplomáticos, también hubiera sido interesante  que el presidente ordene una investigación más a fondo de la que se ha hecho sobre las barcazas chinas, por las que se pagaron ya, antes de su fabricación, US $30 millones, negociado por el que hay un solo preso, pero en los medios militares se alega que un monto así deja por lo menos una comisión de US $6 millones y algo de eso debe haber quedado en nuestra Embajada en la China a cargo, naturalmente, de un coronel de ejército. Por supuesto que las tales barcazas nunca llegaran a Bolivia.

* * *

Entre los animales que son más iguales que los otros, en Bolivia, fi guran por supuesto  los cooperativistas, cuyos dirigentes constituyen una oligarquía más poderosa que la antigua rosca. Ahora se han apoderado de la mina Himalaya, mediante Decreto Supremo. Los trabajadores de esa mina han denunciado en carta pública que cada uno de los 500 avasalladores aportó con US $600, (US $300.000), para obtener el Decreto. Valía la pena el gasto pues ese yacimiento de wólfram tiene reservas de US $6.000 millones y el propietario hizo una inversión durante varios años por US $11 millones, que ahora los ha perdido para siempre. Excelente ejemplo para atraer la inversión extranjera en minería que no  aparece desde hace 7 años y que se desvía al Perú y Chile, creando enormes fuentes de empleo y pagando impuestos al día, lo que no sucede con nuestros cooperativistas, a los que se ha liberado de obligaciones tributarias.