La lucha por el poder sin escrúpulos

0
45

No dejan de sorprender las revelaciones que se han apoderado del ambiente político tras las denuncias de tráfico de influencias que mermaron el apoyo de la ciudadanía al partido de Gobierno. Pero así como este tipo de detalles engorrosos de la vida del primer mandatario, llama la atención la noticia que fue revelada por el jefe de Unidad Nacional Samuel Doria Medina fustigado en un debate promovido por el diario El Deber en Santa Cruz en el que reconoció que hay gente que trabajó con el oficialismo y que hoy se ha puesto a disposición en tareas de asesoramiento muy cercanas a su partido. Se trata del peruano Walter Chávez que hace poco menos de seis meses se alejó del Gobierno después de protagonizar un duro enfrentamiento con altos funcionarios gubernamentales.

Chávez fue uno de los principales asesores del MAS durante la campaña de 2005 y se lo consideró el principal estratega de comunicación política durante meses previos a la elección de Evo Morales. Posteriormente, la oposición exigió la cabeza de Chávez por considerar que estaba viviendo en Bolivia encubierto por el MAS en su calidad de prófugo de la justicia peruana al haber alternado sus faenas con el terrorismo como miembro del MRTK.

Tras el reconocimiento del jefe de Unidad Nacional de que Chávez trabaja actualmente en una agencia de publicidad, se descifran nuevas revelaciones de quienes en su momento condenaron la presencia del peruano y hoy trabajan con él para derrotar a sus enemigos políticos. Las contradicciones que nos regaló la política en la recta final del Referéndum para modificar la Constitución Política del Estado acaba siendo un juego de ida y vuelta en la que nadie parece tener escrúpulos para infringir derrotas arteras a sus adversarios.