La votación municipal del MAS bajó de 61% a 33,58%

0
37

En la votación municipal  el MAS no consiguió el mismo apoyo que obtuvo el presidente Evo Morales en octubre de 2014, cuando logró un 61% de respaldo. El voto para candidatos oficialistas en los 339 municipios del país apenas llega al 35,58%, según los resultados de las elecciones subnacionales.

Aún así, el partido oficialista tiene el control de 227 de las 339 alcaldías. Además, fue el único partido que presentó candidatos en todos los municipios.
Esta reducción de 25,66% de la votación del MAS en relación a los comicios presidenciales es motivo de preocupación en el Órgano Ejecutivo y el MAS.
En los comicios subnacionales, este frente político consiguió seis de nueve gobernaciones, con un total de 1.945.337 votos, que representan el  37,63%.   
De 5.163.630 personas que fueron a sufragar el domingo 29 de marzo para elegir a alcaldes y otras autoridades, 1.837.721 votaron por  candidatos del  MAS, es decir un apoyo del 35,58%.  
En los 339 municipios el MAS registró 2,04 puntos menos que el porcentaje logrado por sus candidatos a las gobernaciones; y si se compara el  35,58% -logrado en  los municipios- con el resultado obtenido por el líder del partido oficialista, Evo Morales, cuando fue candidato a la Presidencia el 12 de octubre de 2014  la diferencia es de 25,66 puntos.
El vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, manifestó el 20 de abril, en una entrevista con  El País, que el masismo  tiene problemas  frente al evismo. 
“El evismo como proyecto es muy fuerte, pero el masismo tiene problemas. En las elecciones municipales se ponen en juego personalidades locales conocidas y con trayectoria. Somos un partido muy joven que no ha logrado la construcción de liderazgos en el ámbito nacional,  municipios y  gobernaciones”, explicó entonces la autoridad.
Del 35,58% logrado en los municipios, el mayor puntaje del MAS se registró en Pando con 50,59% de respaldo a los candidatos a alcaldes; y el más bajo se reportó en Santa Cruz con un 28%, y el departamento que le expresó más resistencia al oficialismo es Tarija con 28,96%. 
En las gobernaciones, La Paz mostró su rechazo a la candidata del  partido oficialista, Felipa Huanca, quien logró  el  30,68%; en contraste, los electores de  Pando apoyaron al aspirante masista Luis Flores con 65,73%, el mayor porcentaje registrado por el MAS en las subnacionales. 
En los comicios de 2014, el MAS obtuvo 61,01% de respaldo en todo el país; en 2015 el apoyo a las gobernaciones y municipios no supera el 37,62%, un porcentaje muy bajo comparado con el resultado logrado por Morales.

Ahora el MAS abrió el debate para habilitar al Presidente para una tercera reelección.

Punto de vista
Ludwig Valverde
Analista político
MAS, presencia de occidente
Hay una diferencia de candidatos a elegirse en la elección nacional y subnacional, ahí prima la presencia de un candidato de la talla de Evo Morales a nivel nacional y candidatos locales nuevos. El MAS intentó replicar los datos obtenidos en 2014 en esta elección 2015, se explica a partir de la presencia de Morales en las candidaturas de los gobernadores, pero no le ha ido bien porque la ciudadanía tiene muy clara la diferencia entre votar para presidente y para  los candidatos a los gobiernos subnacionales y municipales.
La gente tiene mucha claridad de a quién apoyar realmente cuando se trata de los municipios, porque se manejan  temas muy concretos, de resolución de vida cotidiana, servicios básicos y demás competencias municipales.
Si registra niveles bajos en los municipios de los departamentos de Santa Cruz y Tarija es porque el MAS no tiene una presencia totalizadora porque la construcción del perfil de liderazgo  responde a otros códigos mucho más culturales, más próximos a su idiosincrasia. Se necesitan líderes que se identifiquen con la región, para atender demandas muy propias, pero el MAS sigue siendo una presencia muy de occidente, no llega a las identidades muy marcadas e históricamente diferentes. Hay una identidad muy fuerte que no permite una incursión total de la presencia del lado occidental.