Las nuevas derechas en América Latina: si Pinochet estuviera vivo votaría por mí

Pablo Stefanoni | El País
0
116
José Antonio Kast, candidato ultraderecha, Chile
Foto: Ivan Alvarado | Reuters

La frase es de José Antonio Kast, un candidato con posibilidades de pasar a la segunda vuelta el próximo domingo en Chile y competir, en principio, con Gabriel Boric, el joven postulante de la izquierda de 35 años.

Sin duda, la imagen de una figura de extrema derecha disputando la presidencia genera múltiples rechazos en la opinión pública, pero también visibiliza la reacción de una parte de Chile, un país que en estos años puso patas arriba varios consensos de la dictadura y la transición. Y Kast no está solo. El principal país de la región, Brasil, sigue gobernado por un presidente que coquetea con el autogolpe y está vinculado, mediante su hijo Eduardo, con varias redes internacionales de extrema derecha.

Política en América Latina

En Argentina el descontento social tiene algún aire de familia con la crisis de 2001, cuando el estallido social de hace 20 años se sintetizó en la consigna “Que se vayan todos”. Solo que hoy, con un peronismo que no encuentra el rumbo, esa indignación rima más con la derecha. En Perú, Keiko Fujimori quedó este año a escasos votos de la victoria y logró apoyos como el de Mario Vargas Llosa.

En un newsletter del sitio Cenital, el periodista Juan Elman se preguntaba ¿dónde está la centroderecha? En efecto, los avances de las derechas “duras” tienen como una de sus condiciones de posibilidad la crisis de las derechas moderadas. Las derechas “noventistas” parecen haberse quedado en el mundo precrisis de 2008 y sin proyectos para hacer frente al fin del optimismo en la globalización.

Macri nunca logró encontrar un rumbo en sus cuatro años de gestión, a Piñera el país le resultó ingobernable en su segundo mandato y Lasso gestiona Ecuador con el Parlamento y las calles en contra y sin poder desplegar su proyecto. Solo Luis Lacalle Pou parece algo más tranquilo en el apacible Uruguay.

El ascenso de Kast en Chile se vincula directamente con el desplome de la candidatura de Sebastián Sichel, que buscó liderar una derecha menos ideológica y terminó siendo víctima de sus propios errores y del desgaste del gobierno de Piñera. Pero, además, Kast expresa una respuesta a una experimentación social que incluye una Asamblea Constituyente en pleno funcionamiento, llena potencialidades pero también de incertidumbre, en un país poco acostumbrado a ella.

Con tono moderado y mucho Tik Tok, Kast se presenta com