Los 5 autos para el Presidente cuestan Bs. 6.221.000

0
5

El automóvil del Mandatario y una vagoneta son blindados. El Gobierno dio tres razones para adquirirlos: la seguridad del Presidente, “soberanía” y “dignidad”.

La nueva caravana de cinco vehículos de seguridad  para el presidente  Evo Morales  -dos de ellos  blindados- costó más de 6,2 millones de bolivianos. 
El Gobierno usó tres argumentos para esta adquisición: que la vida del Mandatario está en riesgo permanentemente, por soberanía y dignidad del país. “No era digno  que el Presidente se movilice en autos donados por la cooperación internacional”, informó el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana.
La caravana cuenta con  cinco vehículos: un Lexus LS 460L modelo 2013 (blindado) y cuatro vagonetas Land Cruiser VX V8, una de ellas  blindada y otras tres sin blindaje, todas modelo 2013.
“Después de 35 años, hemos adquirido nuestros propios vehículos blindados, como lo estamos haciendo con los aviones o los helicópteros”, explicó la autoridad gubernamental.
Fue el Ministerio de la Presidencia que hizo la adquisición mediante licitación pública a un costo de 6.221.000 bolivianos.
La autoridad manifestó que los anteriores motorizados en los que se movilizaba el Jefe de Estado sufrieron varios percances mecánicos, por lo que era necesaria una renovación.

“Necesitamos proteger la vida del Presidente”, cuya vida está en permanente riesgo porque no todos comparten las transformaciones que se realizan en el país, dijo Juan Ramón Quintana. “Alguno desearía que este proceso se frene en seco”, comentó al justificar la compra.
El Gobierno adquirió en 2010 un avión Dassault Falcon 900Ex Easy francés  de uso exclusivo de Morales a un precio de 38,7 millones de dólares; el año pasado, por decreto supremo  se autorizó la    compra de un Falcon francés 50EX y dos Beechcraft King Air estadounidenses para el uso del vicepresidente, Álvaro García Linera, y los ministros.
Para Morales, los aviones y helicópteros son instrumentos de trabajo y no un lujo, como cuestionaron opositores.

Morales estrenó los motorizados ayer, luego de  cumplirse el cuarto año del Estado Plurinacional, al promediar el mediodía. Tras cumplir sus  actividades, el Presidente salió de Palacio de Gobierno, saludó a la gente y -acompañado del vicepresidente Álvaro García Linera- abordó el vehículo presidencial y se dirigió a  la zona Sur, donde en el restaurante La Castela participó de un  almuerzo de camaradería y de una reunión del gabinete ampliado, el primero de este año, en el que participaron sus ministros, viceministros y también directores.

Oposición critica la compra de los   vehículos

La oposición criticó la adquisición de los cinco vehículos para la seguridad del presidente  Evo Morales  y  calificó esa compra de “ostentación”, y una ofensa haber destinado seis millones de bolivianos, cuando en el país hay varias necesidades.
“Ahora el Presidente utiliza un vehículo similar al de Bill Gates. ¿Dónde quedó la austeridad que pregona? Creo que están equivocando el camino, pero que el pueblo dará una respuesta a esto en los comicios electorales. Nunca se ha visto algo como esto”, declaró el diputado de Unidad Nacional Jaime Navarro.
El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, confirmó la compra y detalló que el Primer Mandatario hasta ahora usaba autos que fueron de donación de la cooperación internacional, asimismo, explicó que su vida está en permanente riesgo.
La senadora Centa Rek cuestionó el discurso contradictorio de austeridad del Gobierno. “Lo indígena ya está sólo para el recuerdo. Vemos que no hay ninguna diferencia, ¿qué diferencia hay entre las actitudes que tomaba Goni y el Presidente actual? Ninguna”, afirmó.
Su colega Germán Antelo dijo que existen problemas estructurales que el Gobierno debe atender con prioridad, como la desnutrición. Criticó el discurso del Órgano Ejecutivo y lo que en los hechos practica.
“Casi el 20% de los bolivianos está desnutrido y el presidente Evo Morales, el que dice ser representante indígena, (está) consumiendo los vehículos del imperio. Yo creo que esto es una aberración, no hay consecuencia”, sostuvo.