Los gurúes que inspiran a los líderes de América

0
30

Detrás de cada Gobierno fuerte hay un ideólogo que marca el rumbo

 

Con la asunción de Jair Bolsonaro en Brasil, Iván Duque en Colombia y Sebastián Piñera en Chile se terminó de consolidar el giro a la derecha en la política latinoamericana. Los nuevos liderazgos critican el modelo socialista o de izquierda, que fue hegemónico en la región. Se habla recurrentemente del despilfarro, la falta de seguridad y las políticas orientadas a reducir la desigualdad a través de impuestos y de la intervención estatal. En este contexto, sobresalen las propuestas políticas menos tolerantes a la diversidad, y que apelan a sentimientos nacionalistas. “No queremos ser el día de mañana como Venezuela”, dice el recién posesionado presidente de Brasil Jair Bolsonaro, tras emitir su voto en la segunda vuelta de las pasadas elecciones celebradas en el gigante latinoamericano el pasado mes de octubre. Y él no fue el único en usas el modelo venezolano como un arma en su campaña electoral.

Ya se había visto en los Estados Unidos, con Donald Trump esta lógica discursiva de lucha contra el comunismo. Pero, en realidad lo que se está marcando es un rechazo a la ´ideología de género´, a los inmigrantes, a los trabajadores, los negros e indígenas. Con más o menos ideología. “El fenómeno de la derecha en América, incluyendo a los Estados Unidos, se divide en dos grandes grupos. Por un lado, países donde el cambio a la derecha es menos ideológico. Es decir, luego de años de un Gobierno más de izquierda, hay agotamiento y la sociedad tiene la necesidad de un cambio de rumbo. Entre estos casos, estarían Argentina y Chile. Por otro lado, el fenómeno que tuvo lugar en Brasil o en los Estados Unidos muestra una reacción de clase al Gobierno anterior. Pero detrás de cada candidato hay quienes se han convertido en un poder bajo la sombra en los países en los que ha sucedido este fenómeno. Veamos:

Estados Unidos

Steve Bannon fue jefe de campaña de Donald Trump y uno de los hombres clave de la Casa Blanca. Si bien, ya no tiene un cargo en el Gobierno, su influencia es indiscutida. Él se caracteriza por un pensamiento económico nacionalista y promueve ideas paleoconservadoras. Algunas de sus propuestas fueron vetar la entrada en los Estados Unidos a los inmigrantes musulmanes o cerrar la frontera a los refugiados sirios. Además, está asociado con el abandono del acuerdo comercial con México y Canadá. Breitbart News, su sitio de noticias, se posicionó como uno de los medios favoritos de los conservadores, cargado de teorías conspirativas y un marcado tono de desilusión hacia los políticos tradicionales.

Después de dejar la Casa Blanca, Bannon ayudó a varios movimientos políticos europeos de derecha y extrema derecha. También, Jair Bolsonaro mostró su interés por las ideas del estratega. De hecho, su hijo Eduardo se reunió con él y en noviembre del año pasado twitteo: “Bannon es un ícono en el combate del marxismo cultural”.

 

Stephen Miller, en los Estados Unidos, el joven, uno de los pocos sobrevivientes del círculo original de Donald Trump, fue identificado como el impulsor de la política de cero tolerancia, que tiene que ver con la propuesta de separar a los niños inmigrantes de sus familias en la frontera entre los Estados Unidos y México. Se convirtió en una figura clave para definir la posición de la Casa Blanca sobre la política de inmigración estadounidense.

América Latina

El resto de los líderes de la región no parecen contar con figuras con ideologías tan profundas, sino que eligen ser aconsejados por estrategas más pragmáticos.

Argentina

Jaime Duran Barba, por ejemplo, el asesor personal de Mauricio Macri, es un consultor de imagen, un publicista y asesor político, de origen ecuatoriano. Cuenta entre sus clientes con importantes figuras de la región. La influencia que tiene sobre el mandatario argentino se relaciona con que él lo ayudó a ocupar el poder en el país, cuando las encuestas presidenciales en 2015 no lo veían como ganador.

 

Chile

Cristián Larroulet en Chile. Se dice que todo pasa por él; cumple un rol clave en las nominaciones del aparato público y logró una capacidad de articulación e influencia muy por encima que la que tenía en la administración anterior. El jefe de asesores del gobierno de Sebastián Piñera tiene a su cargo un verdadero think tank con la misión de llevar a puerto el programa presidencial.

 

Colombia

Luigi Echeverri acompañó al presidente de Colombia Iván Duque desde que comenzó su campaña. El incide en temas estratégicos y orientó a Duque en las agendas y en los discursos. Su trayectoria no tiene que ver con la política, sino que fue empresario privado, intermediario comercial, consultor independiente en negocios internacionales, y directivo de la Cámara de Comercio Colombo-Americana.

Perú

César Villanueva en Perú, el presidente del Consejo de Ministros, es una de las personas que más influyen en las decisiones del presidente Martín Vizcarra. Fue gobernador regional de San Martín entre el 2007 y el 2013 y presidente de la Asamblea Nacional de Gobiernos Regionales en 2012. De las últimas elecciones presidenciales en América Latina, la única excepción a la oleada de candidatos liberales fue la de Andrés Manuel López Obrador, que ganó en julio en México. En Bolivia y Uruguay permanecen dos partidos muy de base, como el Movimiento al Socialismo y el Frente Amplio.

 

Bolivia

Álvaro García Linera, vicepresidente boliviano, ocupó el cargo durante el primero, segundo y el tercer Gobierno del presidente Evo Morales Ayma. Se caracteriza por transmitir su corriente ideológica, el llamado marxismo comunal. Se trata de uno de los articuladores políticos del régimen que aunque con ideas que casi siempre hacen eco entre sus detractores, se ha convertido en un poder factico de gran influencia en los círculos de poder. Había señalado que dejaría el camino a gente nueva, pero Evo lo necesita en la medida que defiende a rajatabla desde el rol de intelectual que desempeña en la conyuntura electoral. De hecho en su último discurso ante el cuerpo diplomático acreditado en el país el vicepresidente defendió dos principios elementales que han servido para la ampliación de su base electoral. El segundo en mando pidió a los diplomáticos que dejen al Gobierno boliviano construir su propio destino, basado en principios sólidos postergados a la “globalización” de las fuerzas del mercado en lo económico, propugnando una nueva democracia en el orden de los valores morales para ampliar el Estado de Bienestar. Dejó sentado que la democracia está más allá de las instituciones. Una de las demandas del bloque opositor desarticulado es el respeto irrestricto a la institucionalidad democrática. Quien sino García Linera para defender otra de sus nuevas teorías que congela a la oposición. Él ha señalado que el ejercicio de la democracia va más allá de lo institucional.