Pacto Secreto

0
72

Santa Cruz cae a los pies de Evo. Pactos políticos y un frente acuerdista trazan la agenda electoral entre el Gobierno del MAS y líderes cruceños.

Para conquistar Santa Cruz hay que tener fundamentos de new rich, o sea, billetera, propuestas y poder. Acostumbrado al calor sofocante del trópico de Cochabamba, el presidente Morales, camisa manga corta al estilo tiwanacota, apenas toma un poco de agua se sacude como si hubiera ganado una de sus más difíciles peleas y vuelca toda su fisonomía para sujetar la mano de uno de sus operadores políticos. Se encuentra en Santa Cruz y está rodeado por un centenar  de empresarios que le han organizado un ágape en los salones de un hotel 5 estrellas. Hay un ambiente de fiesta.

Es la tarde del 20 de septiembre de 2013. Uno de los asesores del jefe de Estado dice que estos días pasarán a la historia. “Se ha conseguido”, se refiere al Gobierno, “la agenda de desarrollo más completa…” Piensa unos minutos y sin dudarlo dos veces sigue: “…la agenda más completa de desarrollo desde la fundación de la República”.

Luego corrige: “bueno, desde la fundación de la República en el Estado Plurinacional”. El benefactor: Santa Cruz de la Sierra.

La parafernalia de medios del Gobierno lanza la propaganda para promover el impacto. En realidad, para ser objetivos, para arrasar en las elecciones venideras. Morales llegó a la capital cruceña para gobernar desde la región durante una semana completa. Millones de millones para Santa Cruz: carreteras, plantas, trenes, centrales, inversiones en el agro, ganadería,  aceiteras, algodoneras… ¿qué más? Verdaderamente se trata de un plan de desarrollo nunca antes pensando. Diseñado para el Siglo XXI. Una lista de proyectos que hace estremecer las piernas de la oposición después de la pelea con un peso pesado. No hay comparación posible.

El polo de desarrollo de Santa Cruz les interesa a todos, pero sobre todo a los cruceños. “Todos estamos felices”, dice el operador cruceño dirigiendo su mirada -antes ácida pero hoy complaciente, pérdida y feliz- al hombre que está sentado a unos metros de él: el presidente Evo Morales Ayma.

El eje acuerdista

El empresariado cruceño ha sellado un pacto de largo aliento con el presidente Morales. El eje acuerdista cruceño acaba de borrar las perturbadoras diferencias que antes los separaba del Gobierno con balas y hasta con sangre; acuerdo que tiene una cabeza  articuladora y descansa en dos ejes centrales que asentarán tierra los pies del gigante.

La cabeza articuladora del diseño de la Nueva Bolivia o la Bolivia del Futuro tiene nombre y apellido: Álvaro García Linera.

El vicepresidente paso largas horas armando el plan. Antes con mazo en la mano, hoy distribuye rosas que al tocarlas se convertirán en millonarios proyectos para el desarrollo de la próspera Santa Cruz.

Uno de los pies que hará moverse al gigante está conducido por el presidente de la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz (FEPSC), Gabriel Dabdoub, de quien apenas se recuerda su huelga de hambre en San Francisco contra el autoritarismo del MAS; el otro, articulado por el presidente de la Cámara de Industria y Comercio (CAINCO), Luis Barbery. No importa lo que mañana digan de ellos. Lo que interesa es buscar que Santa Cruz sea eso: el motor del desarrollo nacional.

Se suman de perfil bajo un importante grupo de personalidades y empresarios cruceños. El pacto, que a un año de las elecciones ya tiene nombres y el compromiso de apoyar la candidatura del binomio presidencial.

Los juicios por terrorismo que todavía se ventilan en los tribunales cada vez con menos impacto en los medios son parte de una historia encapsulada en el pasado que se relata por capítulos para no bajar la moral de quienes todavía creen que podrán enfrentar a este peso pesado de la política en igualdad de condiciones, cuando en 2014 concurran a las urnas de votación.

Evo Morales quiere ganar en las elecciones de 2014 de la mano de Santa Cruz. “Todo para Santa Cruz, todos  con el MAS”, es la consigna. “¡Viva Santa Cruz!”, al fi n de cuentas son

203 años de una historia que quieren comenzar a escribir. “¡Viva!”. “¡Viva Bolivia!”.

La oposición sin miedo

La conformación del Frente Amplio no ha concitado mayor interés en el oficialismo. El presidente Morales no se ha pronunciado al respecto como suele hacerlo con declaraciones de aprobación o condena. Esta actitud, contrasta con la estrategia electoral del Movimiento

Sin Miedo (MSM) que a través de sus máximos representantes manifiestan a viva voz que a partir del 2014 cambiará el estado de cosas imperantes en el país. “Cuando asumamos el

Ejecutivo”, añaden. Es decir, arrebatan anticipadamente la continuidad del esquema, sin poner en el tapete referencias concretas de cómo piensan alcanzar la máxima representación nacional. Si bien la posición de liderazgos en esa agrupación parece clara, con Juan del Granado a la cabeza, en el papel de buitre político, desdoblando acusaciones contra sus ex aliados, la fi gura preponderante en el MSM es el alcalde de La Paz, Luis Revilla.

Al burgomaestre paceño, que aprovecha un exceso desmedido de popularidad, lo muestran junto a su novia, una periodista cruceña que trabaja en un canal de televisión como conductora de un programa de entretenimiento.

Se los ha visto en la última versión de la Expo Feria y para que no queden dudas de sus intenciones, han aprovechado  para aparecer en las fotos junto al gobernador Rubén Costas. Da la impresión que la unión de la pareja tiene el alcance de una estrategia política.

Una peligrosa arma de doble filo: Revilla excelente papá o Revilla excelente novio.

Haciendo a la inversa, en su fugaz visita a La Paz -para abrir una casa de campaña-, el gobernador cruceño ha derramado elogios al alcalde paceño. La aparición de Costas es insipiente en la sede de Gobierno No dice nada y sugiere poco al electorado. El mismo  Costas ha reconocido que La Paz es una dura plaza en sus aspiraciones nacionales y cree que una alianza con  el partido sin miedo podría eventualmente abrirle espacios. Lo que de verdad parece cierto es que Del Granado ha rechazado cualquier alianza con otros partidos y sus dirigentes han descartado de hecho integrar frentes para disputar la silla presidencial. Se  dice que es una posición suicida sobre todo después de los resultados de  la última votación en el Beni donde el candidato que recibió apoyo del MSM en esa justa rosó apenas el 2%.

Cuánto le debe Revilla a Del Granado

De acuerdo a varios sondeos de opinión, la gestión del alcalde paceño es aprobada por una gran mayoría en la sede de Gobierno. No cuenta con que el Gobierno está dispuesto a sacarle tajador al lápiz; además, por una serie de argumentos que lo ponen entre la cruz y la espada a la hora de rendir cuentas sobre su gestión. La fi gura no parece muy fácil para las aspiraciones de Del Granado y las del propio Revilla. Si en las elecciones para alcalde programadas para el 2015 el MSM pierde la elección, habrá perdido prácticamente todo su piso electoral y será una fuerza residual sin opciones reales de alcanzar más adelante resultados favorables en cualquier elección venidera.

El armado electoral del MSM para encarar los dos procesos que se vienen uno detrás del otro es complejo. Si bien es cierto que Luis Revilla ha alcanzado vuelo propio en la política, sus alas no alcanzan a levantar por si solas la envergadura de una disputa nacional. Costas no le asegura esa potencia; lo condena a perder el refugio que ha conquistado en el reducto paceño.

A la hora de la verdad, la gestión del alcalde tampoco es un dechado de virtudes, como la imagen que se quiere construir de él. La Paz es una ciudad cansada con cientos de necesidades y ese factor pesará en la elección (ver nota “Los 10 Pecados Capitales de La

Paz”). Y el MAS está dispuesto a todo para recuperar la alcaldía paceña, no solo por el control de los fondos, sino porque le garantizará mayor desestabilidad y enfrentamiento. Un estilo muy peculiar de gobernar que hasta ahora le ha rendido excelentes resultados. A no ser que se escondan cartas bajo la manga -los ex socios se conocen-, la candidatura del MSM podría estar comenzando el camino hacía su incierto futuro. Juan del Granado ha comenzado denunciando la represión en Chaparina y señala la cárcel para los responsables. El caballo de Troya de esta agrupación política para sobrevivir indemne en la política es abriendo el paraguas de una guerra sucia en la que tiene muchas más posibilidades de perder que de salir airoso.

El Frente Amplio

La única reacción de los voceros de tercera línea del Gobierno a la conformación del frente hacen prever que la actitud del MAS es la indiferencia. Como “juntucha” han calificado la unión de varios líderes regionales y políticos dispuestos a erguirse como una verdadera opción electoral. Pero tampoco la tienen fácil. El camino está plagado de desencuentros. Y denotan orfandad de iniciativas. Resulta incomprensible su posicionamiento en la vitrina de la

Expo Feria, así como muy sugestiva la ausencia en el acto de lanzamiento de quien fue su principal gestor. José Antonio Quiroga, prefirió observar detrás de bambalinas amortiguando el cronograma de pasos a seguir.

Quizá siga pensando que el lanzamiento del frente fue demasiado prematuro y exigía al menos un par de esfuerzos  para verdaderamente trazar una expectativa en el electorado. Por el  momento, sin embargo, ha conseguido al menos aparentar que detrás de su capacidad de juntar, el gran reto consiste en seguir ampliando el frente. El camino fue incierto, difícil y a momentos hizo pensar en fracaso. Pero hay un marcado optimismo en algunas de sus facciones de que el frente se convertirá poco a poco en el real escenario para disputarle al MAS algunos curules y arrebatarle los dos tercios en el Congreso. De ahí en más, las cosas podrían presentarse favorables. Nadie quiere repetir la experiencia de Convergencia

Nacional, agrupación que se gestó como una deformación histórica y fracaso después de dos petardos.

Es innegable que sobre el eje temático de su propuesta, alcanzar una primaría que defina al candidato, se han juntado muchas esperanzas y varios desencantados que durante estos años pasaron  adversidades en la sombra de la tragedia personal más que política; cuadros de profesionales que fueron borrados por la perversidad y la dureza política del MAS.

Desde comienzos de año comenzaron los contactos para darle cuerpo de unidad al Frente Amplio. La cabeza  articuladora, José Antonio Quiroga, mantuvo contactos con líderes regionales en todo el país. En el lanzamiento del acto no se encontraban varios de ellos. Pese al entusiasmo y las interminables reuniones, aun se teme por su limitada capacidad de despliegue orgánico y fortaleza.