Rousseff y Morales sellaron agenda de gas y tren bioceánico

0
0

Los presidentes Dilma Rousseff y Evo Morales acordaron este martes en Brasilia relanzar las relaciones bilaterales entre Brasil y Bolivia, con una agenda que abre paso a la ampliación del contrato de venta de gas, incorporación de Bolivia al proyecto del Tren Bioceánico, Mercosur y la integración energética con inversiones conjuntas.

Morales fue recibido en el palacio de Planalto, donde junto a Rousseff, ofrecieron una conferencia de prensa, en la que la mandataria brasileña respaldó el proyecto de hacer de Bolivia el centro de la integración energética, tomando en cuenta que Brasil es el primer destino de las exportaciones bolivianas y el segundo proveedor al mercado boliviano.

Rousseff anunció que trabajarán sobre las iniciativas conjuntas relativas a la venta de Bolivia de Gas Natural Licuado (GNL), Gas Licuado de Petróleo (GLP), provisión de fertilizantes, energías complementarias, así como el proyecto de corredor ferroviario bioceánico, para complementar la ferrovía transcontinental.  La agenda también incorpora temas de infraestructura, defensa, comercio, inversiones y cooperación técnica sobre la gestión de recursos hídricos.

Dijo que es necesario ampliar la cooperación de seguridad fronteriza por el bien de los ciudadanos que viven en la extensa frontera, estimulando la conformación de comités de integración para encarar la lucha contra el narcotráfico.

Rousseff aseguró que la adhesión de Bolivia al Mercosur¸ cuenta con el firme y determinado apoyo de Brasil, porque aumentará la competitividad del bloque regional y ampliará el permanente diálogo en el ámbito de Celac y Unasur.

Informó que acordaron también realizar esfuerzos conjuntos para enfrentar la expresión del mosquito transmisor del zika, impidiendo la proliferación y desarrollando vacunas, una tarea que debería ser compartida con todos los países de América Latina.

Los mandatarios, dijo Rousseff, analizaron la coyuntura económica nacional y su impacto sobre países exportadores de commodities. “Brasil y Bolivia, seguirán siendo socios en la consolidación de un espacio de crecimiento, de paz, de democracia, justicia social e inclusión de América Latina y América del Sur”, dijo en sus palabras finales.

Por su lado, el presidente Morales sostuvo que ambos países son socios y aliados económicos, y en ese marco, ratificó el interés boliviano por la transferencia tecnológica brasileña que será tratado a nivel de una comisión de ministros.

Bolivia  transmitió su interés de adquirir 800 tractores que serán entregados a las alcaldías para a los agricultores bolivianos. En materia energética, dijo que el Gobierno realiza grandes inversiones para impulsar proyectos de manera conjunta.

“Estoy muy feliz señora presidenta, por la integración energética, territorial, de economía. Es una responsabilidad. Puedo decir que nunca me he sentido abandonado, ni por (Inácio) Lula y por la nueva presidenta”, declaró, agradecido por el apoyo de Brasil para desarrollar la actividad, ganadera, pesquera y agrícola.

Morales señaló que gracias al apoyo de Brasil, su Gobierno puede ofrecer resultados de una revolución democrática, con paz social, paz cultural y crecimiento económico.