Tras pacto con la COB, sectores del MAS quieren más curules

0
33
Creditos Foto: El Deber

El 17 de abril, en el acto de celebración del  66 aniversario de la COB,  el presidente Evo Morales contó que Juan Carlos Huarachi lo visitó luego de jurar como secretario ejecutivo y le solicitó “reivindicaciones urgentes”.  “Ahí tenemos…”, dijo Morales en referencia a las 10 movilidades que entregó a los cobistas ese día. “Y vamos a seguir aportando más”, agregó.

Esta semana, la Central Obrera Boliviana (COB) resignó la candidatura a la vicepresidencia de un obrero en el binomio masista  y proclamó a la fórmula Evo-Álvaro.

No obstante, después de la  “alianza” Gobierno-trabajadores, representantes de otros sectores afines al masismo -gremiales y microempresarios- afirmaron que  quieren más curules en el Legislativo; aunque también   hay otras organizaciones  que dijeron  que apoyan al oficialismo “sin condicionamientos”.

La “Vice” que no fue

El 20 de noviembre, la fórmula Evo Morales-Álvaro García Linera fue proclamada en el ampliado nacional de emergencia de la COB. “Ya está consensuado el binomio”, expresó el Primer Mandatario.

“Necesariamente debemos ser parte de las decisiones en la estructura Ejecutiva y Legislativa, asimismo de la estructura de las gobernaciones departamentales y municipales, con presencia activa y física de los mejores cuadros de los trabajadores”, se lee en el   artículo tercero de la resolución de ese ampliado.

El secretario de organización de la COB, Nicanor Baltazar, reveló que la organización matriz de los trabajadores apunta a  tener presencia en los ministerios de Trabajo,  Salud, Minería, Educación e Hidrocarburos.

En la citada  resolución, los cobistas también expresaron que “aceptaron” la sugerencia de Morales  de que García Linera sea el candidato  a la vicepresidencia del binomio azul.

Otros sectores, más curules

El diputado Álex Mamani,   que  representa a  la Confederación Nacional de Micro y Pequeña Empresa, mencionó que ese sector pedirá al masismo más curules, dado que en la actualidad los microempresarios tienen “sólo” dos delegados en la Cámara de Diputados, su colega Víctor Ramírez y él.

“Yo quisiera que  (los representantes) salgan de cada departamento y   ocupen los próximos espacios”, puntualizó.

El asambleísta, además, reclamó  a la directiva  cobista por querer “acaparar”  espacios de poder.  En cambio, la ejecutiva de la Confederación Sindical de Mujeres de Comunidades Interculturales de Bolivia, Angélica Ponce, argumentó que la COB está en todo su derecho de pedir espacios. “Las organizaciones sociales queremos tener espacios. Hemos  venido trabajando,  es justo y necesario”, indicó.

El ejecutivo de la Confederación Nacional de Trabajadores Gremiales de Bolivia, Juan Carlos García, reveló que su sector tiene un acuerdo con el masismo para contar con cupos en la Asamblea Legislativa.

En la actualidad -explicó García- los gremiales tienen 12 representantes en la Cámara de Diputados y cuatro en el Senado. “Hubo ese acuerdo con el Presidente”, mencionó.

El dirigente agregó que los gremiales apoyan al binomio del MAS para las primarias y los comicios generales de 2019  y anticipó que solicitarán ampliar la cantidad de cupos que detentan. “Vamos a solicitar que  (los gremiales de) las provincias e indígenas, de  lugares alejados,  como de Riberalta, Porvenir, Yacuiba y otros, estén en la Asamblea Legislativa”.

Jesús Vera, presidente de la Federación de Juntas Vecinales afín al masismo,  dijo que ese sector no busca cargos o espacios de poder en las instituciones,  sino que trabaja  “sin condicionamientos”, porque así lo determinaron sus bases.

El 25 de octubre del año en curso  el Gobierno atendió  el pedido de los gremiales y autorizó -por medio de un  decreto supremo- que se amplíe el capital máximo para ser parte del régimen impositivo simplificado (de 37.000 a 60.000 bolivianos).

Esa jornada, ese sector, de forma inmediata, proclamó  “Evo presidente”.

Punto de Vista

Jorge Dulon,  Analista político

“Se podría llamar el perfeccionamiento de la ‘corporativización’ del Estado”

La decisión de la COB de apoyar la candidatura a vicepresidente de Álvaro García Linera, sacrificando el cupo de poder que había sido previsto en su asamblea y, en contrapartida, pedir espacios en el Legislativo y en el Ejecutivo, muestra que los “movimientos sociales” y las organizaciones corporativas afines al Movimiento Al Socialismo han optado por seguir la forma tradicional de hacer política bajo la lógica: “Me aseguras espacios de poder dentro del Estado para que desde ahí pueda garantizar recursos a mis bases y yo te aseguro buenos niveles de gobernabilidad”.

Algo similar sucede con otras organizaciones sociales que, según su nivel de importancia, piden más o menos espacios de poder en el posible futuro gobierno del MAS.

Tal es el caso de los gremiales, la Conamype y algunas juntas vecinales. Evo Morales y García Linera comprenden muy bien los esfuerzos que deben realizar a favor de las organizaciones sociales para lograr niveles mínimos de gobernabilidad en caso de continuar en el Gobierno.

En sus textos, García Linera lo dice de manera directa: (se debe) “controlar y neutralizar el conflicto entre fuerzas políticas y sociales para ‘esperar’ condiciones favorables que permitan avanzar nuevamente”. Ese acto de controlar, implica necesariamente realizar y perfeccionar lo que se ha hecho hasta ahora, garantizando espacios de poder en el Estado para los movimientos sociales y así dejarlos “inmovilizados” en las calles para que no reivindiquen absolutamente nada que tenga que ver con las verdaderas demandas y necesidades de la sociedad.

Eso se podría llamar el perfeccionamiento de la corporativización del Estado. Para que esto pueda ser realizable, hoy aprovechando el poder debe completarse la cooptación del Estado y, por lo tanto, su desinstitucionalización. Mientras más instituciones del Estado se encuentren controladas por el poder político del MAS, mayor cantidad de gente desde las organizaciones sociales podrán acomodarse y, de esa manera, se podrá asegurar mayor gobernabilidad.

Desde esta perspectiva, nuevamente queda en segundo plano o invisibilizada la posibilidad “ideal” de tener a servidores públicos profesionalizados para darle calidad y calidez al servicio de la gente desde la gestión pública.

Barrientos: El MAS “lotea” el poder

El diputado de oposición Gonzalo Barrientos calificó   de  cuoteo político  la solicitud de los sectores afines al Gobierno de espacios  y dijo que aquello que ocurría en la llamada  época neoliberal ahora el masismo lo  replica  y lo consolida   en coordinación con la COB   y dirigentes de algunas organizaciones.

“Es lamentable los intereses personales de los dirigentes, la angurria que se estén loteando todo el poder para beneficio personal y no del país”, puntualizó.

Ramos: La  COB tendrá espacios

El diputado del oficialismo David Ramos afirmó que la dirigencia cobista tendrá más presencia en el Legislativo y Ejecutivo para que forme  parte de la toma de decisiones.

“La COB no será la que  reivindique una vez que se formalice (el acuerdo),  sino que en la próxima legislatura será  parte del Órgano Ejecutivo,  como también de la  Asamblea Legislativa para que pueda ser parte en la toma de decisiones”,  indicó el  jefe de bancada del masismo en Diputados.