Tuto candidato, mientras prevalecen pugnas en la oposición

0
14

El expresidente Jorge Tuto Quiroga oficializó ayer su anunciada candidatura presidencial  apoyado por el Partido Demócrata Cristiano (PDC). El también vicepresidente de Hugo Banzer se convierte en el cuarto aspirante opositor en las elecciones 2014.

Antes ya oficializaron su candidatura Rubén Costas por el Partido Demócrata Social (PDS); Samuel Doria Medina por el Frente Amplio (FA) y Juan del Granado por el Movimiento Sin Miedo (MSM).

En días pasados se han acentuado los ataques verbales entre los dos últimos partidos y varios analistas ven improbable  una alianza entre opositores para hacer frente a Evo Morales.

Del Granado, a tiempo de anunciar que definirán a su postulante a vicepresidente el 28 de junio, dijo que su candidatura puede cambiar porque depende de la decisión de un congreso.

“Somos serios, no somos irresponsables, no vamos a hacer 2.500 boletas pagadas por un empresario para que se defina mediante una encuesta. Tenemos que tocar elementos objetivos”, dijo en alusión al procedimiento del FA para elegir a Doria Medina como candidato.

Tuto candidato

En conferencia de prensa, Quiroga aseguró que su candidatura es parte de un proyecto alternativo al (MAS) y pidió a la oposición unidad.

“Tenemos hasta el 14 de julio para inscribirnos y estructurar un proyecto alternativo. En el curso de las próximas semanas vamos a presentar propuestas a los que se dicen ser opositores para garantizar un camino diferente”, dijo Quiroga.

Pidió a los partidos de oposición y sin posibilidades de ganar las elecciones 2014 “bajarse”, para evitar dispersar el voto de la ciudadanía y posibilitar una segunda vuelta en la contienda.

Quiroga planteó la fórmula de la concentración del voto electoral y una candidatura con posibilidades “reales” de llevar al presidente Evo Morales a una segunda vuelta.

El candidato por el PDC dijo que está dispuesto a declinar  su postulación a la presidencia de Bolivia en caso que exista  una candidatura viable que garantice una segunda vuelta.