Una misteriosa visita

0
47

En una entrevista con la red de televisión “CADENA A”, el ex presidente de Bolivia Jaime Paz Zamora no quiso revelar los motivos de una larga visita del presidente Evo Morales Ayma a su propiedad del Picacho en Tarija. El ex mandatario se limitó a señalar que caminaron cerca a una hora y media por su propiedad campestre y que la caminata le hizo recuerdo a los que Platón sostenía con sus discípulos. Los medios locales manifestaron muy escuetamente que la visita del actual mandatario tuvo como punto culminante un probable acuerdo para elegir a Oscar Montes como futuro gobernador de Tarija, aunque el aludido dijo no conocer nada sobre los trascendidos.

La crisis de gobernabilidad tocó fondo en ese girón patrio el año pasado cuando Mario Cossío decidió buscar asilo político en Paraguay luego de que fuera apuntado por la justicia por el manejo irregular de fondos de la gobernación. El hermano de la ex autoridad fue detenido y ese hecho sirvió como detonante para que el ex gobernador decida “ponerse a buen recaudo” antes de correr la misma suerte. Junto a su hermano fueron detenidas varias autoridades que acompañaron su gestión. Cossío recibió el incondicional apoyo de varios legisladores paraguayos y hasta se supo que uno de ellos estuvo en persona en Tarija para sacarlo del país. Las versiones señalan que Cossío salió del país escondido en la maletera de un auto de uno de los empresarios paraguayos más influyentes.

Según trascendió entre voceros al ex mandatario, la reunión de Evo y Jaime Paz fue sorpresiva para el ex presidente Paz Zamora. “Un día sonó el teléfono para comunicarme que Evo vendría al Picacho”, reveló el ex presidente que tras cumplir su gestión en 1993 fue acusado por la embajada de los Estados Unidos por sus “vínculos con el narcotráfico”. Uno de sus hombres de confianza y alto dirigente del MIR, Oscar Eid Franco pasó cuatro años recluido en la cárcel de San Pedro en La Paz acusado en el mismo proceso. La embajada  norteamericana le quitó a Paz Zamora su visa de ingreso a los Estados Unidos, aunque en 2002 condicionó su restablecimiento si aceptaba una alianza con el entonces candidato por el MNR Gonzalo Sánchez de Lozada. A poco más de un año en el Gobierno, una insurrección popular selló la suerte de ese Gobierno. Sánchez de Lozada se resignó a abandonar Bolivia faltando poco menos de cuatro años para cumplir su gestión presidencial.

Fuentes cercanas al ex mandatario informaron que la reunión en el Picacho se produjo a pocas horas de que se realizará la VI Cumbre de las Américas, marco que sirvió de referente para que los Estados Unidos asuma posición sobre varios temas de la política latinoamericana. Entre ellos incluida la lucha contra las drogas. Se cree que Evo pidió consejos a Paz Zamora y se habló en la reunión sobre lo complejo que fue enfrentar acusaciones por supuestos vínculos con el narcotráfico.

El 22 de enero de 2006 en su discurso de posesión al asumir la Presidencia de Bolivia, Evo Morales señalando con el dedo a Paz Zamora que se encontraba en uno de los palcos del hemiciclo parlamentario, dijo que se acababa un periodo plagado de corrupción en la historia contemporánea de Bolivia. Paz Zamora sólo atinó con gesto adusto a recibir el señalamiento.