Proyecto Cerebro Humano de Europa y BRAIN de Norteamérica en busca del mapa del cerebro humano

0
18

Europa y Estado Unidos se han propuesto descubrir los secretos que guarda el cerebro humano. Los logros pueden ser impresionantes y el tiempo que transcurrirá para que toda la humanidad pueda acceder a ellos un misterio.


La Comisión Europea proclamó a fines de enero a los ganadores de un concurso europeo de Tecnologías Futuras y Emergentes (FET), dotado de varios miles de millones de euros. Las iniciativas ganadoras, Grafeno y el proyecto Cerebro humano, recibirán cada una mil millones de euros para realizar durante diez años investigaciones de primer rango mundial en ámbitos donde se cruzan la ciencia y la tecnología. En cada iniciativa participan al menos quince Estados miembros de la UE y casi doscientos institutos de investigación.

El proyecto Cerebro Humano creará la instalación experimental más grande del mundo para elaborar el modelo más detallado del cerebro a fin de estudiar cómo funciona el cerebro humano y, en último término, desarrollar un tratamiento personalizado de las enfermedades neurológicas y afines. Esta investigación sienta las bases científicas y técnicas de un progreso médico que podría cambiar radicalmente la calidad de vida de millones de europeos.

Como resultado de esta iniciativa, en los ámbitos de la neurociencia y la neuroinformática, la simulación del cerebro recogerá e integrará datos experimentales, identificando y llenando lagunas en nuestros conocimientos. En medicina, los resultados del proyecto facilitarán los diagnósticos, combinados con una simulación de las enfermedades y los medicamentos. En la informática, nuevas técnicas de supercomputación interactiva, impulsadas por las necesidades de simulación cerebral, incidirán en un conjunto de industrias, al tiempo que los dispositivos y los sistemas, modelados de acuerdo con el cerebro, superarán los límites fundamentales de eficiencia energética, fiabilidad y programabilidad de las tecnologías actuales, abriendo el camino a sistemas con inteligencia semejante a la del cerebro.

Por otra parte en Washington El presidente estadunidense, Barack Obama, no quiso quedarse indiferente y dio a conocer el martes pasado un ambicioso proyecto, incluido en su proyecto de presupuesto para 2014, que pretende revolucionar la comprensión del funcionamiento del cerebro humano.

El nuevo proyecto, bautizado como BRAIN (Brain Research through Advancing Innovative Neurotechnologies, en español “Cerebro”), debería acelerar el desarrollo y la aplicación de nuevas tecnologías que permitirán producir imágenes de las interacciones entre las células cerebrales y la complejidad de circuitos neuronales a la velocidad del pensamiento, explicó la Casa Blanca.

La iniciativa, para la que se destinarán 100 millones de dólares, apuntaría a ayudar a los investigadores a descubrir nuevos tratamientos para curar o prevenir las enfermedades cerebrales actualmente incurables, como el Alzheimer, el Parkinson o la epilepsia, así como para hacer frente a traumatismos craneoencefálicos y patologías psiquiátricas.

“El proyecto sobre el cerebro dará a los científicos las herramientas necesarias para obtener una imagen del cerebro en acción y permitirá al menos comprender cómo pensamos, aprendemos o memorizamos”, declaró el mandatario en la Casa Blanca, señalando que el cerebro “es aún un enorme misterio que queda por dilucidar”.

Estas tecnologías abrirán nuevas vías para explorar el modo como el cerebro memoriza, procesa, almacena y recupera enormes cantidades de información, ofreciendo un nuevo panorama sobre los complejos vínculos entre las funciones cerebrales y el comportamiento humano.

Sin lugar a dudas los avances y logros de ambas potencias darán  importantes contribuciones a la medicina, la neurociencia, tecnología, etc. Lo que no se sabe es el tiempo que transcurrirá para que toda la humanidad pueda acceder y beneficiarse de  tales adelantos  científicos.

Europa.eu – Milenio