Arrestan a 29 twiteros en Turquía por incitar la sublevación

0
50

“Esa cosa que llaman redes sociales no es más que una fuente de problemas para la sociedad actual”Recep Tayyip Erdogan, primer ministro

En un país en el que los canales de noticias son criticados por la escasa cobertura de la protesta, Twitter y Facebook son los principales medios de comunicación de los manifestantes.


La policía turca arrestó en Esmirna a 29 tuiteros a los que acusó de incitar a la sublevación y de difundir propaganda, mientras que los manifestantes antigubernamentales prometieron continuar las protestas.

Hasta ahora, se desconoce qué tipo de comentarios de los tuiteros provocaron oficialmente su detención.

Ali Engin, presidente regional del opositor Partido Republicano del Pueblo (CHP), dijo que los arrestados apoyaban al movimiento de protestas que desde hace días se extiende en Turquía y que “se comprometieron por un país libre”.

“Si eso es un crimen, todos lo cometimos”, dijo Engin tras reunirse con la policía para recibir información sobre los arrestos.

El fin de semana, el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, había adelantando su rechazo a Twitter.

“Esa cosa que llaman redes sociales no es más que una fuente de problemas para la sociedad actual”, dijo.

En un país en el que los canales de noticias son criticados por la escasa cobertura de la protesta, Twitter y Facebook son los principales medios de comunicación de los manifestantes.

Allí se divulga rápidamente información sobre los movimientos de la policía y sobre nuevas protestas, y también algunos rumores e insultos.

Las detenciones provocaron una gran repercusión en Turquía y son consideradas un nuevo ejemplo de la arbitrariedad de las autoridades en el manejo de las críticas.

Los detenidos son todos jóvenes, dijo Sevda Erkan Kilic, abogada y política del CHP.

Kilic visitó a los detenidos junto a una delegación y dijo que las acusaciones son exageradas.

Según relató, habían publicado mensajes en Twitter como “Llega la policía” o “Resistencia, no dejemos que desocupen la plaza”. En otros se pedían médicos o se advertía sobre el humo de los gases lacrimógenos.

Los activistas reclamaron que se prohíba el uso de gas pimienta y gases lacrimógenos y demandaron el despido de todos los funcionarios responsables de la violenta represión de las protestas.

Protestan por derribo de árboles

Las protestas en Turquía comenzaron como una protesta por el derribo de unos árboles, pero creció hasta convertirse en la manifestación contra el gobierno de Turquía más grande y violenta en años.

Las movilizaciones empezaron cuando hace algunos días grupos ambientalistas se reunieron en el parque Gezi, cerca de la céntrica plaza Taskim de Estambul, después de que el gobierno cortara unos árboles en el marco de un plan de desarrollo urbanístico.

A los ambientalistas se les sumaron jóvenes, opositores y diversos ciudadanos indignados con lo que consideran un gobierno autoritario, encabezado por el primer ministro Recep Tayyip Erdogan, del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), una agrupación de centroderecha con raíces islamistas.

Las movilizaciones volvieron la mirada del mundo hacia un país considerado un bastión de estabilidad en una región convulsa y volátil.

Con información de agencias internacionales – La Nación – BBC Mundo –