Cómo ganan millones los juegos de preguntas

0
12

“¿Cuántas veces ha ganado el Mundial la selección?”, la voz de mi hija llega desde la otra punta de la casa. Respondo dubitativo, el fútbol no es mi fuerte. “¿Y qué elementos son los mejores conductores de la electricidad?” Un momento, ¿de dónde surge de repente esta sed de conocimiento tan variopinto? Y ahí está, con el móvil en la mano echando una partida con una compañera de clase a Preguntados.

Les suena, ¿verdad? Es el último grito entre los más jóvenes, un furor que no sabe a nuevo a la jovencísima firma argentina Etermax, que está nadando sobre millones gracias a una fórmula, por el momento inagotable, de hacer dinero a partir de los juegos de preguntas.

Si Preguntados no les suena en exceso, seguro que lo hará Apalabrados, otro título que arrasó en nuestro país y de hecho, fue el responsable de catapultar a la firma al Olimpo de los desarrolladores de apps con más éxito. Y no sólo el juego, sino nuestro país, que con una elevadísima tasa de penetración de móviles disparó los registros haciendo de oro a esta, entonces, pequeña startup.

Pero de pequeña ya no tiene nada. La firma argentina no termina de crecer y tal y como confiesa a Teknautas su responsable de prensa, Débora Nara, a fin de año se llegarán a los 130 trabajadores. No está mal para una firma que se dedica única y exclusivamente al desarrollo de aplicaciones para móviles (aunque también se extienden a Facebook).

Pero se trata sin duda de un crecimiento, pese a lo explosivo, sostenido. Etermax presenta sus cifras: Preguntados cuenta ya con más de 150 millones de usuarios activos y durante 66 días consecutivos fue la aplicación gratuita más descargada en la mismísima App Store estadounidense. Hagan números, porque aquí el dinero se cuenta en grandes fajos. Este juego además contribuye de alguna manera a que los más jóvenes sepan un poco más, en dosis muy pequeñas, de diferentes ámbitos de la vida e historia. Tanto es así que el propio gobierno argentino galardonó al título “bien de interés cultural de la nación” por parte del Ministerio de Cultura del país.

Y su influencia llega todavía más lejos: tiene ya hasta un programa de televisión en la cadena argentina Telefé, en la que los participantes pueden jugar desde el estudio, o desde sus casas, claro está.

‘Open Office’, ‘Scrum’ y el ‘Big Data’

Etermax es en realidad la marca comercial tras la cual se oculta un genio. Cómo no. En este caso nos referimos a Máximo Cavazzani, un informático bonaerense que todavía no ha cumplido los treinta y ya se erige como una de las grandes referencias en el panorama del desarrollo de las aplicaciones.

¿Para iPhone, para Android? Este emprendedor comprendió rápido que para conseguir que la rueda del dinero girara rápido tenía que echar el cebo en el mayor número de caladeros posibles, y sí, uno puede jugar a Preguntados en cualquier plataforma y también, por supuesto, en Facebook. ¿Qué tiene de especial esta empresa que logra que prácticamente todos sus productos arrasen? Lo cierto es que la firma se ha mantenido fiel a una fórmula que parece tener dominada al extremo: sus juegos son todos de preguntas o de concursos.

De esta forma, los usuarios juegan con otras personas mediante retos, y uno de los ingredientes absolutamente necesario es sin duda su capacidad adictiva. Uno empieza a jugar y aquello no parece terminar nunca. Pero la principal ventaja es que se puede pausar la partida y continuar cuando se tenga un hueco.

La firma se ha mantenido fiel a una fórmula que parece tener dominada al extremo: sus juegos son de preguntas o de concursos

En el caso de Preguntados, Etermax reconoce que su núcleo de usuarios es muy joven, pero amplio: “Oscila entre los 12 y los 35 años”, explica Nara. Esta precisión en la respuesta nos invita a formular una pregunta siempre incómoda. ¿Qué información maneja realmente Etermax de sus usuarios? Lo cierto es que la firma conoce la nacionalidad y gracias a la información cruzada con Facebook (posible en el momento del registro), sabe también el género y edad. Aunque la firma no comercia con esta información y se usa “únicamente con fines estadísticos”, para saber qué funciona y qué no dependiendo de los grupos de edad.

Una de las claves del éxito de Etermax y sus productos es sin duda su capacidad de trabajar siempre en tiempo real con los clientes y en grupos de trabajo reducidos por producto. Sorprende que una empresa tan joven emplee métodos ágiles de productividad (conocidos como scrum) en los que, como explica Nara, cada equipo se centra en exprimir a diario las posibilidades del juego y las variaciones necesarias. Todo ello en un entorno de trabajo distendido, pero no tanto. Que nadie piense en balones de fútbol por el suelo y mascotas campando a sus anchas.

La responsable de comunicación explica que en la empresa “hay que cumplir un horario” y es contraria a la tendencia de trabajar desde casa. Puede ser por un intento de Cavazzani por supervisar de primera mano el trabajo de su equipo, o más posiblemente para facilitar la comunicación en tiempo de real de los empleados. Y no hay paredes. Etermax se ha entregado de lleno al formato de oficina abierta y el CEO está siempre disponible para quie