Qhantuy: La startup boliviana que busca democratizar los pagos móviles

0
269
Qhantuy app
Foto: Qhantuy App

Uno de los mayores desafíos actuales es la digitalización y la inclusión financiera. Qhantuy, una startup boliviana, busca construir un ecosistema entre pagadores y cobradores creando pilares sólidos de digitalización en Bolivia. Ya opera en La Paz y proyecta incursionar el próximo año en los mercados de Santa Cruz –como segundo landing dentro del país–, y Cochabamba. Inició operaciones en mayo del presente año y consiguieron más de 5000 descargas y más de 1000 transacciones. Qhantuy apunta al segmento de mercado del día a día, es decir, transporte, mercados, tiendas de barrio y comercios minoristas.

Dat0s conversó con el gerente general de la empresa, Roberto Delgadillo, quien ha señalado que la experiencia familiar lo enorgullece ya que el retorno de la inversión está garantizado para la sustentabilidad del negocio y su crecimiento en los siguientes años.

¿Cómo funciona?

A diferencia de una billetera virtual, en Qhantuy uno no maneja cuentas virtuales o dinero virtual. El funcionamiento de Qhantuy es a través de una pasarela de pago conectada con Linkser y Cybersource, donde uno coloca sus datos bancarios una sola vez. Posteriormente ya se habilita a realizar pagos con el número de teléfono o a través de código QR.

¿Es seguro?

La app maneja el servicio de tokenización de Cybersource para los datos bancarios, encriptación de datos y encriptación de mensajería para todas sus comunicaciones. En este sentido manejamos estándares internacionales de seguridad en todo momento.

¿Cómo puedo utilizar?

Simplemente descargando la app y registrándose con sus datos.

¿Dónde quieres llegar?

Nosotros nos manejamos con una visión importante para Bolivia: Que uno pueda salir de su casa, tomar el bus, comprar su almuerzo, comprar una gaseosa en la tienda de barrio y volver a su hogar sin la necesidad de sacar su billetera o efectivo.

Esperamos que a medida que avancemos, podamos agrandar nuestro territorio y poder tener un mismo lenguaje de pagos y cobros digitales en Latinoamérica.