Periodismo sin valor
Por: Carlos Rodriguez San Martín
Septiembre 2018

 

Muchos factores a veces juegan contra las intenciones de los protagonistas. Si se trata de una Entrevista que refleje lo que estoy diciendo o si el Reportaje no incluirá datos que pueden volcar la información que estoy proporcionando. Aspectos que resumen el temor al fracaso de ser franco, de decir lo que uno piensa sin cargar sensaciones interpretativas. La revista dat0s nació con un criterio de amplitud que probablemente no haya sido el adecuado en una sociedad con perjuicios cuando se escribe la verdad.

Cuando escribo estas líneas, pienso: ´no sé si es mejor simplificar el periodismo a un conjunto de situaciones sobresalientes o si es peor escribir detalles una investigación´. El periodismo se ha vuelto en una especie de tacho de basura. Su labor se ha simplificado a lo más simple. A la facilidad de distribuir ejemplares para tirarlos en un café, en el lobby de un hotel o para justificar un fin comercial. Hace un par de semanas sentado en un restaurante concurrido, mientras tomaba un café expreso, conté 15 formas de simplificar el periodismo objeto sin propósito. Quince revistas y periódicos de circulación gratuita -sin contar claro los que tienen precio de tapa- de diferentes formatos amontonados en un escaparate que aguanta todo; sin claridad, contenido y sin ningún propósito.

El papel aguanta todo. La frase cruda al punto. No es bueno generalizar, pero nos enfrentamos a una situación que bordea el límite, ante el que no puedo callar. En una de las entrevistas que incluye esta edición uno de los artistas entrevistado dice: "no soy mercenario, soy artistas". Lo que ocurre con el periodismo basura es exactamente lo contrario.

-----------------------------------------------------------------------------

Deficitis

El modelo Macri

La vecina República Argentina está atravesando uno de sus momentos severos de crisis que de tiempo en tiempo les hace pensar a sus habitantes que son de otro planeta. Después de un periodo de estabilidad cambiaria en el que la divisa norteamericana permaneció fluctuando en los 12 pesos argentinos, la nueva política económica del presidente Mauricio Macri; reanudó furtivas relaciones con los organismos de financiamiento internacional a las que el anterior Gobierno les había declarado la guerra. En poco menos de dos años desde su posesión los ajustes han disminuido la capacidad de compra y la crisis instalada ha tirado por los suelos la popularidad de la actual administración. La fiebre del dólar alto que ha pasado la barrera de los 40 pesos es un síntoma que podría traer consecuencias en los países de la región, según prevén algunos analistas financieros. El mal parece de fondo, ha publicado Noticias en su última edición en la que además apuntan que el déficit avecina una tormenta aun peor como una enfermedad aguda del Modelo Macri. ¿Qué le pasa a la Argentina?, se pregunta y más allá ya de corolario se plantea: ¿Hay remedio?

 

 

Imprimir
Enviar Articulo