Bolivia se nos muere (II parte)
Edición "dat0s 234"
Por: Redacci贸n dat0s
Noviembre 2020

La versi贸n de ese concepto en 1985 tras la ca铆da de la UDP. Hoy 35 a帽os despu茅s el pa铆s herido que parece en su agon铆a para comenzar una y otra vez de cero.

Bolivia se encamina a un nuevo periodo presidencial tras unas elecciones sorprendentes en las que el candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS IPSP) Luis Arce Catacora, result贸 ganador absoluto repitiendo un resultado similar que su partido obtuvo en las elecciones de 2005, las primeras en la era democr谩tica en las que el vencedor Evo Morales, no requiri贸 alianzas pol铆ticas con otras fuerzas en disputa para asumir el cargo, que tras 14 a帽os se fue desti帽endo por su af谩n prematuro de hacerse eterno en el puesto de mando del Estado Plurinacional. El pasado domingo 18 el MAS ha recibido el voto oculto de un porcentaje del electorado que se hab铆a declarado indeciso en los estudios de percepci贸n y no expresaba abierto apoyo al binomio Arce - Choquehuanca. Un factor determinante ha sido que el partido jefaturizado por Evo fue la 煤nica fuerza pol铆tica con estructura y apoyo en todo el territorio, en cambio el resto de los postulantes a la presidencia recogieron simpat铆as de varias organizaciones sin mando 煤nico y disperso.

Adem谩s de este fen贸meno, que a la hora peso en la fuerza del voto, el MAS vincul贸 su aparato electoral con las grandes mayor铆as nacionales, cosa que no alcanzaron los otros candidatos. De lejos, la identidad cultural y los desequilibrios que se agudizaron este 煤ltimo a帽o dieron un sacud贸n que se fideliz贸 con el MAS en las urnas.

De esta manera se derrumbaron en las elecciones del pasado domingo varios mitos. Uno de ellos, quiz谩 el principal, el abominable ambiente antimasista que se hab铆a generado en torno a tres ejes articulados que se convirtieron en el principal argumento de ataque contra el binomio ganador, a saber, el fraude, el narcoestado y la corrupci贸n. Elementos constitutivos desbordantes de una campa帽a err谩tica hilvanada en torno al apoyo en las redes sociales que sustentaron la cultura de la cancelaci贸n que se derrumb贸 a la hora del recuento de los votos v谩lidos en la elecci贸n.

As铆, cae otro mito, el uso de la tecnolog铆a gravitante para los candidatos de centro y de la derecha empe帽ados en demostrar un fantasma que no lleg贸 a incidir el grado de atenci贸n del votante, m谩s preocupado en la crisis econ贸mica y sanitaria que en los ataques y golpes de opini贸n que se construyeron en las redes como principal motivo de campa帽a. Basta recordar un hecho. El candidato por Comunidad Ciudadana (CC) Carlos Mesa, experimentado periodista y h谩bil comunicador social, despertaba adusto en las redes sociales cada ma帽ana indicando el d铆a y la hora, acomodando un discreto mensaje sin mayor trascendencia ni capacidad cognitiva de incidencia en el electorado periurbano de la poblaci贸n y menos en las 谩reas rurales donde merced a un trabajo de hormiga el MAS consolid贸 un cerrado apoyo de catarsis emocional.

A estos factores antropol贸gicos indiscutibles en la sociedad boliviana, que no fueron percibidos por los estrategas de campa帽a de los candidatos del antimasismo, se conjug贸 una t贸nica de descalificaci贸n racial que los alej贸 del electorado, pensando que ese voto duro era imposible de pelear, se articularon en la base de una parte de la poblaci贸n que aliment贸 la ofensa y polariz贸 el electorado. Un dato curioso es que el MAS result贸 segundo en uno de los departamentos m谩s adversos de obtener apoyo. Santa Cruz no le dio la espalda al binomio ganador. No se puede decir que el voto del MAS en esa regi贸n, la que m谩s ha crecido en su composici贸n integradora en esencia conformada por vigorosas migraciones de Occidente, se debe ese resultado. Hay sin duda un sector del empresariado en ese departamento que valor贸 ese esfuerzo y el crecimiento regional que permiti贸 la articulaci贸n de megaproyectos que se discutieron en la administraci贸n Morales. El HUP de Viru Viru, la expansi贸n de la frontera agr铆cola o la infraestructura para mirar al Atl谩ntico luego del resultado adverso en La Haya, fueron un aporte decisivo en las relaciones de la pasada administraci贸n que sustentaron esa relaci贸n.

El temor por los fantasmas del pasado

Los miedos, el detonante inspirador que emplearon algunos sectores de la prensa para da帽ar la construcci贸n consistente de esos y otros ejes de pol铆tica p煤blica dise帽ados en los 煤ltimos 14 a帽os; insistiendo encima del merengue como el despilfarro, la corrupci贸n y de a帽os perdidos, se escucharon en un铆sono desde diversas plataformas medi谩ticas, sin capacidad de an谩lisis y s铆ntesis, escupiendo arriba para la desventura del receptor que no recib铆a mensajes sino una interminable cadena de oprobios con los que es imposible una construcci贸n de identidad con sus audiencias.

Estas y muchas cosas m谩s primaron en una campa帽a que como resultado arroj贸 la extrapolaci贸n de conceptos de la cultura de la cancelaci贸n que en los hechos acabaron pulverizando a sus propios actores en un escenario cargado de detonantes. As铆 tambi茅n, el triste papel de las autoridades del Gobierno transitorio desdibujado, han sido responsables del resultado favorable a los candidatos del MAS en las urnas.

Jeanine A帽ez acaba una gesti贸n descoronada. Ya lo dijo un analista internacional. "La presidenta A帽ez retorno a la nada de la nada de donde sali贸". No estuvo a la altura de un momento hist贸rico tan importante, no se dio cuenta de que su papel era m谩s que una candidatura construida en la orfandad a la que lleg贸 su intrascendencia.

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Pol铆tica
Especiales
Personajes
Gobierno