50 sombras de Grey. ¿Qué del éxito erótico mundial?

0
13

A casi tres años de su publicación en 2011, ya se vendieron 31 millones de copias en todo el mundo traducidas a 50 idiomas, estableciéndose además, el récord como la edición de bolsillo de venta más rápida de todos los tiempos, superando el conocido fenómeno de la serie “Harry Potter”.

El 1 de agosto de 2012, la enorme empresa de ventas por Internet amazon.co.uk, anunció que había vendido más copias de “50 sombras de Grey” de las que se vendió en la serie completa de Harry Potter, por lo que E. L. James se convirtió en la autora más vendida en Amazon.co.uk, superando a J.K. Rowling. La película de reciente presentación en las principales capitales del mundo, tuvo preventas agotadas antes de su estreno y sus derechos ya se vendieron también en 37 países con otro record mundial. ¡Menuda tarjeta de presentación!

¿Quién es la autora?

Nacida en el Reino Unido, su verdadero nombre es Erika Mitchell, historiadora de profesión con un título de la Universidad de Kent en Inglaterra; trabajó como ejecutiva de una estación de televisión por varios años.

Bajo su actual pseudónimo, la desconocida J.L. James comenzó escribiendo libros para foros web de “fan fiction”; declaró que su primera obra se inspiró en la conocida saga erótica de vampiros “Crepúsculo – Dueño del Universo” tan popular entre los adolescentes y cuando surgieron severas críticas acerca de su explícita naturaleza sexual, James retiró la historia de los sitios web y comenzó a publicarla en su propio página web: fiftyshades.com”

El primer esbozo de su obra “Master of the Universe”, fue convirtiéndose a fuerza de varias modificaciones en su contenido, en “50 sombras de Grey”, seguida de otras dos obras, “50 sombras más oscuras” y “50 sombras liberadas” que constituye la trilogía que terminó conformando un éxito a nivel mundial que evidentemente constituye un fenómeno comercial sin precedentes.

En abril de 2012, E. L. James fue considerada por la revista TIME, como una de las “100 cien personas más influyentes del mundo” y se ha convertido también, en una mujer inmensamente rica.

¿De qué se trata este verdadero “boom” erótico mundial?

Narra la relación de una estudiante de Literatura en la Universidad de Washington -Anastasia “Ana” Steele de 21 años- y de un también joven e intimidante millonario, sumamente exitoso en su ocupación de empresario independiente, Christian Grey, del que Ana se ve inmediatamente atraída y turbada en una entrevista de trabajo originalmente planificada para su amiga periodista Katherine a la que ésta no puede asistir por culpa de un fuerte resfriado.

Desde el primer momento, Grey descubre en Ana ciertas cualidades físicas y culturales especiales que terminan obsesionándolo y obligándolo a enviarle regalos y a buscarla permanentemente, mientras que Ana no termina de creérselo, cómo un señor tan importante y poderoso, pueda fijarse e interesarse en alguien como ella.

Ana es presionada por Katherine para que llame a Grey y organice una sesión de fotografías destinada a un artículo periodístico sobre los éxitos empresariales del audaz emprendedor. En compañía de un común amigo fotógrafo, la sesión se lleva a cabo en las habitaciones del hotel donde se hospeda el entrevistado, ocasión que éste aprovecha para invitarla a tomar un café que a su vez, sirve también para  ratificar la gran atracción física y emocional que mutuamente siente la pareja.

Concluidos los exámenes de Ana en la universidad, recibe un paquete de Grey conteniendo la primera edición de una voluminosa novela. A título de festejar la finalización de sus estudios, Ana sale con sus amigos y obsesionada por Grey, termina emborrachándose y llamándolo por teléfono para saber por qué le envió los libros. Grey le pregunta dónde está y le avisa que pasará a recogerla debido a su evidente estado de ebriedad.

Al despertarse a la mañana siguiente, Ana se encuentra en la habitación del hotel de Grey, quien la reprende por no cuidarse y por beber en exceso, solicitándole a continuación para sorpresa de Ana, una especie de permiso para tener relaciones sexuales con ella aunque previamente, ésta  debía llenar cierto documento a guisa de un contrato; entran al ascensor y él la besa, escena que precipita toda la trama erótica del libro que permanentemente destaca la extraña forma de ser y de actuar de Grey y el lado sensible de Ana que la impele a enamorarse perdidamente de aquel.

Nos enteramos que estamos frente a una novela erótica del “género” BDSM (Bondage, Dominación, Sumisión y Masoquismo). Es la propia Ana que narra en primera persona y proporciona al lector su perspectiva personal de lo que le va sucediendo con Grey. Procura explicar sus motivaciones aunque continuamente termina confundida por su involuntario y permanente cambio de criterios y a cada momento, termina también escandalizada y dolida. Ana tiene dos voces claras en la cabeza: su conciencia y su belleza, -destaca la escritora y crítica literaria del “American Library Association”, Deborah Caldwell-Stone- que sin éxito procuran explicarle el gran dilema que la afecta.

La crítica literaria benigna y demoledora

Como todo lo que concierne al espíritu humano, el libro generó ante su inédito éxito comercial mundial, toda clase de críticas y comentarios favorables y demoledores, poniéndose de moda en varios círculos sociales que miran con malos ojos o con una gran interrogante, a quienes no la han leído o que simplemente no tienen una opinión definida sobre la polémica trilogía erótica.

Veamos algunas: La critica literaria Deborah Caldwell-Stone agrega que en “50 Sombras de Grey”, el protagonista masculino es un monstruo, extremo que él lo sabe y Ana también, no necesariamente por las prácticas sadomasoquistas que el libro describe de manera explícita en varios pasajes, “…sino porque el provocar dolor a otras personas no es para él (Grey) algo meramente excitante sino puramente necesario…”, conducta más propia de un enfermo mental que de un amante.

Caldwell-Stone dice que Grey tiene evidentemente, cincuenta sombras que marcan su pasado -su madre lo creía homosexual o impotente- su extraño presente y seguramente su oscuro futuro, pero “…como buena Bestia tiene un lado sensible del que Ana se enamora perdidamente. El problema es: ¿Se puede cambiar a un hombre? ¿Está ella dispuesta a aceptarlo cómo es?”

Por su parte, Ana también se da cuenta de la condición de Grey y de las consecuencias que la amenazan; se describe en el libro como una polilla volando hacia una vela encendida; sabe que se quemará, que sufrirá -Ana sólo tiene 21 años- “…que le dolerá física y emocionalmente y aun así no puede evitar mantenerse a su lado. Pese a sus celos, a la violencia, a no poder hablar de ello con sus amigos ni con su familia, no puede alejarse de Grey. Llora por él y se debate una y otra vez por comprender en qué momento se convirtió en un monstruo pero, aunque le tiene miedo, sucumbe a sus deseos cuando lo tiene delante. No lo puede evitar”.

A esta novela le sobran varias páginas sobre todo en la larguísima exposición del contrato que los protagonistas terminan suscribiendo en su extraña relación sexual, “…pero aún así se lee de un tirón. No puedes evitar engancharte en la necesidad de saber más, descubrir los secretos e intentar comprender las motivaciones de los protagonistas…y es que el morbo es inherente al ser humano…”, concluye Caldwell-Stone.

En un reciente artículo titulado “¡Doble Disparate!: Identidad abusada y lastimada publicado en el”Journal of Women’s Health, tres investigadoras de la Universidad Estatal de Ohio, llegan a la rotunda conclusión de que simplemente en “50 sombras de Grey “…se idealiza la violencia sexual y el abuso emocional de la mujer…” y por supuesto, no la recomiendan. El escritor boliviano Pedro Basaure autor de novelas que entre realidad y ficción, combinan encuentros furtivos de extorsión y chantaje, señala “…que el sexo es inherente a todos los ámbitos de la sociedad y que por lo tanto, no sólo se debe descargar la pluma crítica por las características que existen en la pareja, sino también, cabría preguntar de dónde sale el dinero del excéntrico millonario, historia que sin embargo, no viene a cuento en esta oportunidad”.

Una conocida agencia internacional de noticias, afirma que “…la naturaleza erótica del libro y la percepción de su base demográfica de lectores -conformada en gran parte por mujeres casadas de más de treinta años-  llevó a que la obra sea tildada como ‘pornografía para mamás'”. La misma agencia concluye que “…el libro también ha sido popular entre las adolescentes y mujeres universitarias. Con el aumento de esta popularidad de la literatura erótica femenina, su éxito se debe también a la naturaleza discreta de los dispositivos de lectura electrónica que hoy existen…”, a disposición del consumidor. Una joven universitaria del tercer curso de Psicología de la UCB dice que no hay nada de que sorprenderse con el libro, ya que cualquier historia de amor termina en relaciones carnales. En su empeño por minimizar el efecto dice que no ve ninguna sumisión en el uso de componentes sadomasoquistas: “cuando la relación es consentida”, aclara. En los contados sex shops de una galería de la Pérez Velasco en La Paz, el propietario no cree que la venta de artículos sadomasoquistas se incremente por la película: “Hay un público heterogéneo que clienteliza la tienda”, afirma.

La crítica Soraya Chemaly del matutino “The Huffington Post”, argumenta que “…el interés en la serie no es una tendencia, pero encaja directamente dentro de la tradición y el éxito del género romántico que es motivado por relatos de doncellas, hombres trastornados y temáticas de sumisión y dominación”. Añade que estos libros no destacan por su contenido sexual transgresivo, sino por el hecho de que las mujeres ahora utilizan la tecnología para vencer la vergüenza de género, mediante la exploración de contenido sexual explícito en privado a través de lectores electrónicos. “En lugar de fantasías de sumisión que representan un malestar pos-feminista con el poder y el libre albedrío, el libro es un éxito porque impulsa el consumo abierto de las mujeres en el intercambio y la discusión de contenido sexual”.

Christine Sheehy del “The New Zeland Herald” afirma que el libro no ganará ningún premio por su prosa ni por su contenido: “Algunas descripciones son sumamente atroces…”, pero que también es de lectura fácil y si el lector “puede disimular su incredulidad y sus ganas de dar una buena bofetada a la heroína por tener tan poco respeto por sí misma, es posible que lo disfrute”.

Jessica Napier del “Metro News Canada”, afirma que “fue una verdadera tortura soportar 500 páginas del cursi diálogo interno de esta heroína y no de la forma atractiva que se preveía. El texto no es para nada gran literatura y la novela está abundante y repetitivamente salpicada de frases estúpidas. Es una novela realmente deprimente”

¿Espiritualidad y emocionalidad?

Un criterio que no puede pasar por alto fue insertado por la doctora en psicología Carmen Wilde que el autor de esta nota consultó entendiendo que llamaba poderosamente la atención, una virtual ausencia de comentarios y opiniones referidas al efecto que esta novela y otras similares o parecidas, causan en la psiquis y en la vida mental de la juventud que está cotidianamente expuesta a sus efectos sin contar con los equipos espirituales y emocionales necesarios para manejarlos. La doctora Wilde opina: “Se hace necesario emplear todos los medios que uno tiene a su alcance para salvar una vida y más aún salvar a este grupo tan incomprendido, frágil y desamparado que es la adolescencia que tiene que luchar con una sexualidad que lo avasalla día y día, aún más, enfrentando a una sociedad que sólo le propone la comercialización de su intimidad. Muchos de ellos han venido a la consulta con este libro -el primero- y he tenido la oportunidad de comentarlo en la terapia porque no lo podía hacer con sus padres, y desde el marco del respeto a su individualidad, construir lo que se estaba destruyendo en ellos”. Como el lector puede apreciar hay comentarios para todos los gustos en la frágil línea que separa el mundo de las relaciones interpersonales.

 

 

EtiquetasMachismo