Estética de la Chola Paceña y su Influencia en diseño de moda en Bolivia

Por Brissia Benavente
0
220
Desfile de moda. Chola boliviana

La chola es una mujer mestiza, mezcla de la cultura aymara y española, que históricamente asumió la vestimenta impuesta por la corona para las mujeres de esa época de fines del siglo XVIII. La vestimenta actualmente consiste en un sombrero borsalino sobre las dos trenzas largas atadas con un par de tullmas, zapatos bajos, blusa cubierta por una manta de flecos largos y decorados con la técnica del macramé y la pollera a la altura de los tobillos, una amplia falda que requiere de más de seis metros de tela que al moverse deja entrever las cuatro o cinco enaguas de encaje que le brindan ese volumen particular. Este atuendo se complementa con los aretes, un prendedor también llamado topo, para cerrar la manta y un ramillete para el sombrero, todos de oro, plata o bisutería.

Antigua chola paceña

Cortesía: Brissia Benavente

Este ícono de la cultura paceña se ha convertido en los últimos años en fuente de inspiración para muchos diseñadores bolivianos debido a la complejidad de los detalles de su construcción, desde las interpretaciones más fieles al diseño original, hasta deconstrucciones y guiños de su estética.

El 2013 la chola paceña fue declarada patrimonio cultural intangible de la Sede de Gobierno y con esta distinción llegaron muchas propuestas que pusieron a este icónico traje sobre las pasarelas, no solo a nivel nacional sino también internacional.

Varias diseñadoras centran sus colecciones en resaltar elementos de la chola, entre ellas están: Rosario Aguilar, Eliana Paco, Ana Palza, esta última enfocada también en las joyas y accesorios que acompañan el traje.

Rosario Aguilar, Bolivia Moda, Santa Cruz 2019

Presentó en la pasarela más importante de Bolivia identidad y sofisticación en cada uno de sus diseños, representando a La Paz en el BOMO cada prenda incluía un elemento de la chola paceña: la manta, los largos flecos, el macramé, el sombrero borsalino entre otros.

Cortesía: Brissia Benevente

Eliana Paco, Uptown Fashion Week, Nueva York 2016

Presentó en la gran manzana su colección de vestimenta típica de la mujer de pollera, a la que llamó Pachamama. Doce conjuntos de prendas vieron la luz en las figuras de modelos profesionales del evento.

Ana Palza, Nomadic Night, Fundación Cartier, París 2018

En el salón de eventos de la Fundación Cartier en París diseñado por el arquitecto boliviano Freddy Mamani, la Chola Paceña de Ana Plaza muestra su ropa tradicional, dando testimonio de su historia y celebrando su cultura.

Apreciación cultural vs. Apropiación cultural

Debido al reconocimiento y la tendencia que se ha generado en torno a la chola a lo largo de estos años es importante familiarizarse con términos como apropiación cultural y apreciación cultural, ya que pueden fácilmente ser mal interpretados.

Apropiación cultural es la adopción de ciertos elementos de otra cultura sin el consentimiento de las personas que pertenecen a ellas. Y en la última década ha habido muchas demandas de pueblos indígenas reclamando a grandes marcas de la industria de la moda por casos de apropiación cultural. Generalmente involucra a miembros de un grupo dominante que explota elementos culturales de grupos menos privilegiados y es aún más controversial cuando el objeto de apropiación es particularmente sensible, como objetos sagrados, siguiendo en su mayoría, líneas raciales y étnicas sin o con poca apreciación y cómo su utilización retribuye beneficios a las comunidades portadoras”.

Desfile de modas, chola boliviana

Cortesía; Brissia Benavente

Poniendo en mesa de debate en qué punto la apreciación, difusión y divulgación cultural puede convertirse en apropiación y ¿Cómo evitamos llegar a este punto? Inicialmente podemos empezar por hacernos esa pregunta.

El Aguayo un caso de apropiación cultural

Tejido milenario de las culturas indígenas del occidente andino, tiene un inmenso valor tradicional y cultural, el cual hoy en día ha sido despojado de todo su significado y banalizado a tal punto que Bolivia importa de manera informal miles y miles de metros de tela de aguayo sintético desde China a través de la frontera con Perú.

Los aguayos artesanales cada vez son menos requeridos en los comercios por su elevado costo y por la morosidad de su factura. Sin embargo, estas piezas tienen diseños únicos con incluye la flora y fauna, simbolismos geográficos y astronómicos de nuestro país; además tienen una mayor resistencia que los importados de China o los que llegan por contrabando desde el Perú.

Entonces nuevamente ¿Cómo evitamos la apropiación cultural de elementos de las culturas milenarias de nuestro país? ¿Qué rol desempeñamos como consumidores de moda? ¿Podrá ser la estética de la chola paceña el siguiente caso de apropiación cultural en nuestro país?

Trascendencia de la estética de la chola en las artes

Así como este ícono estético ha ido penetrando el mundo de la moda, también ha despertado interés en otras artes como la fotografía, pintura y escultura.

Estética de la chola en el arte

Cortesía: Brissia Benavente

En esta serie fotográfica el fotógrafo Manuel Benavente destaca el porte señorial de la chola en un estado de luto, que pocas veces es retratado y menos apreciado.

 

Apreciado lector, suscríbete a la Revista dat0s digital para obtener la edición completa aquí