La vida según Eduardo Galeano

0
2
Foto: Debora Calicchia

Una introducción sugerente

San juan Crisóstomo decía”cuando la primera mujer habló provocó el pecado original” y San Ambrocio concluía “si a la mujer se le permite hablar de nuevo volverá a traer la ruina al hombre”

La iglesia católica les prohíbe la palabra, los fundamntalistas musulmanes les mutilan el sexo y les tapan la cara, los judíos muy ortodoxos empiezan el día agradeciendo “gracias Señor por no haberme hecho mujer”

Saben cocer, saben bordar, saben sufrir y cocinar, hijas obedientes, madres abnegadas, esposas…resignadas.

Durante siglos o milenios ha sido así, aunque de su pasado sabemos poco, ecos de voces masculinas, sobras de otros cuerpos, para elogiar a un proser se dice “de tras de todo gran hombre hubo una mujer” reduciendo a la mujer a la triste condición de respaldo de silla…

 

EtiquetasReligión