El ex ciclista Lance Armstrong aseguró que La UCI conocía de su doping

0
2

Según Armstrong, el ex presidente de la UCI sabía acerca de su consumo de drogas y le animó a cubrir su dopaje.

Lance Armstrong asegura en una entrevista en el diario ‘Daily Mail’ que el presidente de la Unión Ciclista Internacional (UCI) entre 1991 y 2005, Hein Verbruggen, estaba al corriente de las prácticas del corredor americano.

Según Armstrong, el ex presidente de la UCI sabía acerca de su consumo de drogas y le animó a cubrir su dopaje.

De hecho, Verbruggen habría sido cómplice en el entramado que le permitió continuar en el Tour de Francia en 1999 a pesar de un control antidopaje positivo.

Dichas acusaciones contradicen la insistencia de Verbruggen en los últimos años de que nunca ha estado involucrado en el encubrimiento de dopaje.

En su primer Tour victorioso, el de 1999, se dio un positivo por corticoides del tejano. A este respecto Armstrong manifiesta que “me acuerdo que Verbruggen tuvo un problema con esto. No sé si era un positivo en toda regla o si sólo descubrieron trazas. Técnicamente hablando no sé si en esa ocasión se traspasó la línea.

Tampoco recuerdo con precisión quién más estaba presente pero Verbruggen dijo: “Es un problema grande el que tengo; es un puñetazo para nuestro deporte después del ‘caso Festina’ y hay que buscar una salida”. Fue entonces cuando ordenó el certificado médico con fecha anterior al análisis”, ha detallado Armstrong al ‘Daily Mail’, que reunió al tejano y a su ex masajista Emma O’Reilly, que le había acusado de doparse mucho antes de que Armstrong fuese condenado por la USADA primero y por la UCI después.

El ex ciclista calificó a O’Reilly de “puta alcóholica”. “Cuando dije lo que dije sobre ella, estaba luchando por proteger muchas posiciones, pero no tuve excusa, fue vergonzoso y fue totalmente humillante para ella. Si hubiese visto a mi hijo hacer eso, habría habido una jodida guerra en nuestra casa”, ha reconocido el ex ciclista.

Armstrong justificó la presencia de corticoides a una pomada que utilizó para curar un quiste perianal. Pero según O’Reilly, se había inyectado corticoides dos o tres semanas antes del Tour.

Armstrong especula con una reducción de su sanción si coopera con las autoridades antidopaje. Además, está decidido a no ocultar nada sobre quienes les delataron.

“Pensar que estoy protegiendo a alguno de estos chicos después de la forma en que me trataron, es ridículo. No voy a protegerlos a todos. No tengo ninguna lealtad hacia ellos. Yo no voy a mentir para proteger a estos chicos. Los odio. Me tiraron debajo del autobús. Ya he terminado con ellos”, ha dicho en el diario británico.

El juicio de Landis contra Armstrong

Ayer se inició, tres años después de que el menonita acusase al tejano de doparse. Los abogados de Landis se han acogido a la ‘Wartime Suspension of Limitations Act’, ley que entró en vigor durante la guerra con Afganistán y que permite ampliar la prescripción del delito aunque el mismo no tuviese nada que ver con el conflicto bélico.

Tony Anikeeff, abogado especializado en casos de fraude, señala que “la justicia se acoge a esta ley porque, en tiempo de guerra, el gobierno no pierde el tiempo erradicando el fraude”. La defensa de Landis reclama a Armstrong algo más de cinco millones de euros en daños y prejuicios de su ex compañero de equipo. Información el ‘Daily Mail’

 

EtiquetasCiclismo