Una tragedia personal enloda al Tigre de Achumani

0
0

Kurt Reintsch, la Cooperativa San Luis, The Strongest y 16.000 ahorristas que se sienten estafados.

 

Los hinchas del popular equipo de fútbol The Strongest, que a lo largo de tres títulos ligueros consecutivos, saborearon la dulzura de la victoria, hoy están derrotados y tristes no por los resultados de su equipo en la cancha, sino por las acciones que la justicia tomó preventivamente contra su actual presidente Kurt Reintsh, detenido hace más de dos meses en el PC-4 de la cárcel de Palmasola en la ciudad de Santa Cruz, acusado de estafa múltiple, asociación delictuosa y principal sospechoso de la quiebra técnica de una entidad financiera que generó cerca de 16.000 víctimas: la gran mayoría de ahorristas de la Cooperativa de Ahorro y Crédito, San Luís Ltda. (CSL) de esa ciudad oriental.

No se trata de una historia reciente, puesto que la endeble institución financiera ya había sido advertida hace más de 10 años, al determinarse que un acumulado de US $11 millones en créditos, no podrían ser recuperados por diversas razones, pero básicamente por la falta de calidad y la ausencia de garantías adecuadas en su cartera, combinación tóxica que elevó su índice de mora a más del 20%. Intervenida en el año 2012, fue posteriormente declarada en quiebra por la Autoridad del Sistema Financiero (ASFI), tras comprobarse que sus principales ejecutivos -hoy presos o prófugos de la justicia- habían aprobado con resultados negativos que elevaron la pérdida acumulada de 171 millones de Bolivianos, varias extrañas operaciones por más de US $6 millones y cuatro millones en moneda nacional, aceptando la subrogación de parte de su cartera, a cambio de 2.367 Certificados de Aportación valuados a US $2.600 cada uno, del Complejo Deportivo The Strongest de la zona de Achumani de La Paz, operación que propuesta por Kurt Reintsch, habría sido aceptada por el Consejo de Administración y Vigilancia y autorizada en una asamblea extraordinaria de socios de la CSL, realizada el 15 de abril de 2011.

Los hechos según la Cooperativa San Luis.

La abogada presidenta del Comité de Liquidación de la cooperativa, María Isabel Carrasco declaró a nombre de los asociados, que si bien la institución enfrentaba problemas administrativos, operativos y financieros desde hace varios años, el colapso final se presentó en la persona de Kurt Emmil Reintsch que apareció en escena el 6 de mayo de 2011, cuando el Consejo de Administración presidido por María Katia Maturana, le concedió un poder amplio, pleno y suficiente para que se encargue de cobrar de forma directa e independiente, una porción de cartera de la CSL por US $15 millones con una comisión frontal del 30% a descontarse de las respectivas recuperaciones, comprobándose empero, que los dineros provenientes de la cartera cobrada por Reintsch, no fueron reembolsados a la cooperativa, obligándola el 29 de diciembre de 2011, a revocar el poder e iniciar por prensa, las respectivas conminatorias para que se presente a rendir las cuentas del caso, que sólo fueron respondidas mediantes notas también públicas con contenidos inexactos, ofensivos y evasivos, ahondando sus diferencias hasta llegar a los tribunales de justicia con dos procesos en curso.

La profesional añade que además de no rendir cuentas, Reintsch se benefició con créditos blandos a través de su esposa Rommy Mayra Paniagua por US $600.000.- a 15 años plazo con una tasa del 8% anual, a algunos familiares, amigos y al propio club The Strongest cuya deuda acumulada actual según Juan Carlos Díaz abogado de los ahorristas, asciende a más de US $10 millones por concepto de capital (US $6.3MM) e intereses devengados (US $3.7MM). Esta deuda fue acumulándose en las gestiones de Reintsch, pero también en aquellas de Jorge Pacheco y Sergio Asbún, “… todo esto por las amistades que Kurt mantenía con los ejecutivos de San Luis…” Pese a que no se dio -añade el abogado- se esperaban reciprocidades de liquidez mediante depósitos a la cooperativa “…por las ganancias que significa clasificarse a un torneo internacional como la Copa Libertadores o la Sudamericana…”. Daniel Fernández Daza Gerente General de la CSL, corrobora cuando sostiene que evidentemente, la cooperativa arrastraba pérdidas desde hace un lustro, “pero la crisis que provocó el desfalco se profundizó el 2011, cuando se otorgó un poder a Kurt Reintsch para que cobre las deudas crediticias atrasadas; sin embargo, el intermediario no entregó a la institución el dinero cobrado…”

La abogada Carrasco, añade que se pretende cerrar el círculo conformado por Reintsch y sus colaboradores, (su esposa Rommy Mayra Paniagua, Dina Mallón Párraga, sus suegros, la empresa IMAL representada por Rodrigo Illanes Mendoza y su amigo Toño Zacarías Illanes), que según la ASFI, habrían retirado de la cooperativa contra los ya mencionados Certificados de Participación en el complejo de Achumani, recursos por más de 42.4 millones de Bolivianos que habrían servido parcialmente para ampliar las instalaciones del complejo en Achumani, afirma la abogada Carrasco,  cuyo monto exacto no se conoce hasta la fecha.

Al margen de las explicaciones que anteceden, cabe preguntarse por qué existe en el último balance de la cooperativa presentado al mes de abril, un desfase de 106 millones de Bolivianos (US $15MM) entre sus activos (Bs. 224 millones) y sus pasivos (Bs. 330 millones). El abogado Fernández Daza es concluyente y enfático: “La diferencia que oscila los US $ 15 millones de las cuentas por cobrar, es responsabilidad del intermediario Kurt Emmil Reintsch…”

 

Kurt Emmil Reintsch niega todo y se defiende.

“No he tenido ninguna participación en el tema administrativo de la cooperativa San Luís; por lo tanto, no puedo recomponer ninguna quiebra…” alega el imputado al cabo de más de dos meses de su detención en Palmasola. Refiriéndose al club de fútbol, añade “la institución como tal, tenía deudas anteriores las cuales he subrogado y he pagado con acciones del complejo y las cuales la gente de Santa Cruz no las acepta; por lo tanto, es una total y completa injusticia lo que me están haciendo…”. En explicaciones anteriores a su detención al matutino EL DEBER en Santa Cruz, Reintsch y su abogado Iván Roncal, afirmaron que los administradores de la cooperativa, lo quieren utilizar “como un chivo expiatorio para hacerlo ver como el culpable de la virtual quiebra de la entidad…”

Reintsch manifiesta que se involucró con la CSL, debido a que sus ejecutivos lo fueron a buscar para que ayude a diseñar y poner en marcha un plan de salvamento que entre otras cosas, implicaba la cesión de un terreno para aliviar la situación patrimonial de la CSL y así mejorar su imagen ante las entidades fiscalizadoras pertinentes, operación que se habría llevado a cabo con la cesión en Santa Cruz, del 50% de un predio de 450 hectáreas.

“Yo vivo del negocio inmobiliario y mi fuerte es la compra de deudas, porque sé cómo cobrarlas…”, afirma Reintsch al referirse al poder que le fuera conferido en abril de 2011 para cobrar directamente con una comisión frontal del 30%, los U S $15 millones de de la cartera propia de la CSL y si bien reconoce que no entregó los dineros cobrados, el abogado Iván Roncal alega en descargo que la mayoría de las carpetas entregadas para ese propósito “…eran prácticamente incobrables por lo que ameritaba un arreglo…”, que aparentemente llegó con la subrogación por parte de Reintsch de esa cartera en cobranza, entregando contractualmente a cambio y en dación en pago, junto a la Empresa Unipersonal Inmobiliaria Altiplánica IMAL representada por Rodrigo Illanes Mendoza, los 2.367 Certificados de Aportación del complejo deportivo en Achumani, contrato que también habría sido aprobado en la reunión extraordinaria de socios de la cooperativa, llevada a cabo en 15 de abril de 2011.

La embrollada operación financiera que emerge de esta relación, se imbrica aún más con la afirmación del abogado Iván Roncal en sentido de que Reintsch habría vendido  a la CSL, un terreno urbano en la ciudad de La Paz, por un valor de US $10.9 millones, exigiendo esta vez, un nuevo contrato de sustitución de aquellos créditos contraídos por él mismo, su esposa, algunos familiares y el club The Strongest; de esta manera y en el plano absolutamente teórico, todas las deudas y acreencias habrían quedado saldadas entre las partes.

Finalmente, respecto al favorecimiento que habría obtenido a través de su esposa Rommy Mayra Paniagua, Reintsch rechazó también la imputación, afirmando que su cónyuge le vendió un terreno a la CSL en algo más de US $ 6000.000, que debió traspasarse a un grupo de trabajadores dependientes de la señora Paniagua, para construir un conjunto habitacional, que sin embargo no se llevó a cabo, permaneciendo el dinero en poder de la vendedora y el predio, aún sin uso ni utilidad alguna, en el de la cooperativa

 

¿Qué dice el Club The Strongest?

“El proceso contra Reintsch, no puede afectar los bienes del club porque no son de él ni del presidente del club…” aclara el Fiscal atigrado Javier Hinojosa al enterarse que cuatro inmuebles del club habrían sido anotados preventivamente, no quedando claro entonces, qué quiso hacer su presidente con los 2.367 certificados de participación del Complejo de Achumani entregados como dación en pago.

El también abogado Javier Hinojosa aclaró que la institución no puede ser involucrada en este problema, puesto que el deudor de la cooperativa quebrada, es Kurt Reintsch como persona y no The Strongest como institución. Los bienes del club no son de propiedad de los dirigentes y por lo tanto, no pueden considerarse como bienes personales. Por su parte, el Vicepresidente de The Strongest, Aldo Burgos sostuvo con seguridad, que la institución no le debe nada a la CSL. “No debemos nada a esa cooperativa. Acá no hay ningún documento que diga eso…”

El directorio de la institución atigrada, empezó a mostrar su preocupación al enterarse de las acciones judiciales contra Kurt Reintsch -y tangencialmente contra el propio The Strongest- iniciadas por los damnificados de la Cooperativa San Luis, al que como directivo del club de fútbol y también como persona, consideran el principal responsable de su bancarrota. A la cabeza de Juan Carlos Díaz, abogado de los ahorristas, se informó que cuatro bienes inmuebles del club y tres de los sindicados en La Paz, ha-brían sido anotados preventivamente por instrucción de los Fiscales José Parra y Mirtha Mejía de Santa Cruz. “Aquí tengo las órdenes para cuatro inmuebles del club The Strongest y tres del grupo económico y familiar. Estas son las boletas que acabamos de recoger y de cancelar en Derechos Reales…”, afirmó Díaz.

Se refería al predio de 12 hectáreas del ex Fundo Achumani donde funcionaba el complejo The Strongest, un inmueble ubicado en la calle Colón y Comercio, un terreno de 50.000 metros en la Zona Sur y otro inmueble sito en la Av. Illimani en la Zona de Santa Bárbara, medida cautelar a través de la cual piensan recuperar alrededor de 42 millones de Bolivianos.

Paralelamente a la anotación de los cuatro bienes mencionados, la Fiscalía ordenó el allanamiento de las oficinas del club en la Calle Comercio de La Paz y el propio departamento de Kurt Reintsch para obtener información sobre sus relaciones con la cooperativa y definir si los bienes de The Strongest, habían sido dados en garantía.

El Vicepresidente del club Aldo Burgos considera ilegales las acciones contra el The Strongest, afirmando que: “El señor Kurt Reintsch asumió una deuda del club a título personal y pagó seis millones de dólares a título personal. No hay ninguna deuda con la cooperativa San Luis…”; por consiguiente, tanto la orden de allanamiento cuanto las propias medidas cautelares, son ilegales por lo que el club iniciará una acción contra los fiscales José Parra y Mirtha Mejía, anotó Burgos. “Se convocará al Directorio para evaluar la situación…”, finalizó.

 

La ASFI inicia querellas y acciones legales.

La Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI), presentó querella formal contra el presidente de The Strongest, Kurt Reintsch, su esposa, la Inmobiliaria Altiplánica y varios otros ejecutivos y directores de la Cooperativa San Luis, por estafa con víctimas múltiples y asociación delictuosa que derivaron en la quiebra de esta institución financiera con grave perjuicio a más de 16.000 depositantes de un total aproximado de 18.000 asociados.

Con pérdidas comprobadas por más de 171 millones de Bolivianos y sin recursos suficientes para seguir operando, amén de su manifiesta incapacidad de devolver los ahorros a sus socios, la Cooperativa San Luis Ltda., fue declarada formalmente en quiebra el 12 de abril de 2012.

La ASFI abrió primero el proceso con una denuncia, derivándola más tarde con un juicio a los sindicados que se habrían beneficiado con más de 42 millones de Bolivianos a través de préstamos sin ninguna garantía real ni documentaria.

La autoridad de fiscalización, destacó que a través de informes y recomendaciones, ve-nía insistiendo en la alta probabilidad de quiebra desde cuando menos el año 2009, sin ningún resultado, obligándose a ejecutar las medidas arriba anotadas para procurar la devolución de los depósitos a los asociados de la Cooperativa San Luis.

Lo que pareció iniciarse como una sofisticada operación de alta ingeniería financiera, culminó siendo una chapuza extra bancaria de aficionados, con graves consecuencias para miles de confiados ciudadanos que le entregaron sus ahorros a la San Luis.

Los informes que sustentan estas acciones, son por demás contundentes, destacando precisamente la situación del Club The Strongest:

“Los deudores, según liquidaciones conciliadas, adeudan a la cooperativa un total de Bs. 4.304.234.- y U$ 6.155.592.-, deuda que es cancelada con 2.367 certificados de participación del Complejo Deportivo The Strongest de Achumani”.

El memorial de demanda continúa con afirmaciones terminantes:

Los certificados de participación, “…son cartones impresos que no tienen valor comercial; no son acciones; no son aportaciones en alguna persona jurídica; no son cuotas sociales; no son bonos; no tienen en su texto, ni siquiera el valor nominal. En consecuencia, no responden a ninguna forma legalmente admitida por nuestra normativa para considerarse como valores negociables que se puedan vender, gravar o dar en garantía”.

El memorial concluye: “…los miembros de los Consejos de Administración y Vigilancia que firmaron estas escrituras, tenían el claro propósito de beneficiar ilícitamente con la extinción de obligaciones de préstamo y cuentas por pagar de Reintsch” ; añaden que tanto el Gerente de la cooperativa, como los miembros de los Consejos de Administración y Vigilancia, “…engañaron a los socios al ocultar información real con respecto a la situación de la cooperativa y enviaron a la ASFI información no veraz”.