Baja envío de gas a Brasil

0
20
Creditos Foto: El Diario

La demanda de gas de Brasil a Bolivia volvió a caer de 21 millones de metros cúbicos al día (MMm3/día) a un promedio de 14 MMm3/día durante la primera quincena de febrero, según datos de YPFB Transportes. De acuerdo al contrato, el volumen mínimo fijado es de 24 MMm3/día.

El nuevo reporte de envíos refleja otra caída de la demanda de Brasil después que en diciembre pasado llegara hasta 12 MMm3/día.

La nominación de gas de Brasil cayó de 22,1 MMm3 los primeros dos días de este mes, siguió 18,2 MMm3 y se mantuvo en 14,1 MMm3 hasta el 16 de febrero, según el parte operativo de YPFB Transporte S.A.

“Esta reducción de los volúmenes en Brasil es anormal, se está produciendo después del año 2009. Los envíos deberían estar en 30 MMm3, pero actualmente está en 14 MMm3”, explicó el especialista en Hidrocarburos Hugo del Granado, a tiempo de indicar que Tarija será el departamento más afectado por la reducción de regalías.

Por su parte, el especialistas en Hidrocarburos de la Fundación Jubileo, Raúl Velásquez, coincidió con del Granado en que la demanda de Brasil bajó por dos razones: la desaceleración que vive su economía y el buen caudal en sus represas que les permite utilizar sus hidroeléctricas y bajar su producción termoeléctrica que utiliza el gas natural.

En tanto, el especialista en Hidrocarburos, Bernardo Prado, afirmó que la nominación actual de Brasil responde a una estrategia para negociar un nuevo contrato con Bolivia en 2019. “Nosotros necesitamos exportar nuestro gas más de lo que ellos necesitan importarlo”, señaló.

En los últimos cuatro años, Bolivia solía enviarle a Brasil un promedio de 30 MMm3, pero desde enero de este año los volúmenes de nominación cayo a menos de la mitad del mínimo establecido.

En diciembre de 2016, Brasil demandó al país sólo 12 MMm3 día de los 24 MMm3 día mínimos que debe importar de acuerdo a contrato.

La baja en la venta de gas perjudica a Bolivia porque caen las exportaciones, lo que significa una disminución en los ingresos. Del Granado detalló que el precio de gas que se envía a Brasil es de tres dólares por millón de BTU (unidad térmica británica) cuando en años anteriores alcanzó los 8 dólares por millón de BTU a raíz de la caída de los precios de petróleo; a ello se suma la caída de los volúmenes de envío “con un doble efecto a la economía nacional”.

Por otra parte, la entrega de gas a la Argentina en la primera quincena de este mes fluctuó entre el 17,8 MMm3 y 18,1 MMm3 cuando deberían estar en 20,9 MMm3. Según del Granado, los envíos de gas a ese país disminuyeron porque están en verano.

“Con Argentina estamos dentro los parámetros normales”, aseveró del Granado.

Mientras que el consumo del mercado interno subió levemente de 10,4 MMm3 hasta mantenerse en el 13,3 MMm3, según datos de YPFB Transporte S.A.

Acciones

Prado sugirió al Gobierno central buscar la manera en la que pueda llegar a un acuerdo que no perjudique al país, tomando en cuenta que no es el único proveedor en el mercado internacional. Añadió que debe buscar mercados alternativos en Chile, Perú, Uruguay o Paraguay; o caso contrario darle un valor agregado al producto.

Por su parte, Velásquez afirmó que Bolivia debería tener una mirada más integral y acelerar proyectos de exploración en nuevos campos hidrocarburíferos  para sostener los volúmenes que actualmente se venden los mercados de Argentina y Brasil.

 

SOBRE REPORTES

  • YPFB Transporte S.A. debe actualizar periódicamente en su página oficial un informe sobre los volúmenes de gas natural que se exportan del país; ahora, los datos deberían estar cargados hasta el 20 de este mes, pero sólo se tiene la información hasta el 16 de febrero, según constató este medio revisando su página en Internet.
  • El presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Guillermo Achá, comprometió que para el primer semestre de este año, Bolivia contaría con una nueva certificación de reservas hidrocarburíferas que iniciaría con la reserva de Caipipendi. A la fecha, aún no se realizó la certificación.