YPFB trabaja en cuatro pilares para superar la ruptura del gasoducto

0
42
Creditos Foto: APG

Luego de la explosión del ducto Yacuiba-Santa Cruz, que el pasado jueves provocó severas quemaduras en cuatro personas, YPFB Transporte encara una serie de actividades enmarcadas en la atención sanitaria de los afectados, la reparación del ducto, la reparación de daños de los afectados y daños medioambientales.

Desde YPFB Transporte se informó que, en lo que involucra a la atención sanitaria de los habitantes de la comunidad El Pelícano (donde se produjo el incidente), se llevan adelante atenciones de consulta general y sesiones con psicólogos a mujeres, niños y personas de la tercera edad o a quien lo requiera.

Estas actividades se llevan a cabo al margen de la atención que reciben los cuatro integrantes de la familia Franco Subia, quienes fueron trasladados hasta la clínica Foianini de Santa Cruz instantes después de suscitarse el incidente que les provocó serias quemaduras, que alcanzan casi un 90 por ciento de los cuerpos de tres de cuatro personas.

Otros aspectos en los que la empresa centra sus labores son la reparación del ducto y la investigación con la que se pretende determinar las causas del incidente.

Desde la unidad de Comunicación de YPFB Transporte se informó que las responsabilidades se establecerán en base a un análisis técnico-científico en el que están involucrados peritos que recaban pruebas “in situ”. De momento, la hipótesis es que el incidente hubiera sido provocado por acción de terceros.

Cabe recordar que el gerente de operaciones de YPFB Transporte, Julio Infante, informó que existe un protocolo legal que será activado en el caso de que sea pertinente tomar una acción sobre terceras personas en quienes caiga la responsabilidad. En ese sentido, dejó en claro que no se descarta la posibilidad de procesar a las personas que provocaron el incidente.

Las actividades que ahora encara YPFB Transporte también están relacionadas a la reparación de los daños ocasionados por la explosión así como los daños medioambientales. Desde la Unidad de Comunicación se informó que en las próximas horas se conocerán mayores detalles respecto a estas actividades.

Aunque YPFB Transporte aseguró que el incidente fue provocado por la acción de terceros y no por funcionarios de la empresa, el presidente del Comité Cívico de Tarija, Juan Carlos Ramos, manifestó su preocupación por el incidente, por lo que considera que debe haber una mayor responsabilidad de YPFB Transporte y de las empresas petroleras que operan en la zona, en aspectos relacionados a la señalización de los ductos y a la seguridad para quienes circundan la zona.

El líder cívico informó que hay tramos en los que el ducto atraviesa por debajo de la carretera que conecta el Chaco con Tarija, lo cual, según él, representa un grave peligro. “Vamos a solicitar de manera formal a YPFB para que se haga toda esta señalización y todas las medidas del caso”, agregó.

Ramos mencionó también que existen poblaciones indígenas ubicadas alrededor del campo Margarita que pueden correr riesgos por este tipo de incidentes, por lo que indicó que “de manera preventiva nosotros vamos a exigir que se cumplan todas las normas”.

Animales de granja muertos, dos viviendas quemadas, un micro calcinado y alrededor de cinco hectáreas de monte afectadas fue el saldo del trágico suceso en la comunidad Pelícano.

 

DATOS

La petrolera estatal resarcirá los daños. Las autoridades de la estatal petrolera YPFB se comprometieron, a través de la firma de un acuerdo con los pobladores de la comunidad Pelícano, Villamontes, a resarcir a los afectados por todos los daños provocados por la ruptura e incendio del ducto GSCY.

Pobladores piden mayor seguridad en los ductos. La asambleísta de Villamontes, Marta Gallardo, pidió a las autoridades de YPFB garantizar la seguridad de los pobladores de las zonas por donde pasan los ductos.

 

SE ASUMIRÁN ACCIONES LEGALES

El gerente de operaciones de YPFB Transporte, Julio Infante, aseguró que se tomarán acciones legales contra las personas que sean identificadas como causantes del daño al gasoducto en Villamontes, que provocó una explosión y posterior incendio.

El ejecutivo descartó la posibilidad de que los responsables hayan sido funcionarios de YPFB, encargados del mantenimiento de la tubería. Según el informe oficial de la estatal petrolera, el accidente fue provocado por “terceros”.

 

EtiquetasYPFB