Brasil aleja el gas boliviano como prioridad energética

0
24

El gas natural que exporta Bolivia ya no es más prioridad energética para el Brasil. En adelante “el gas boliviano tendrá que posicionarse de forma competitiva” si quiere conquistar mercados en el coloso sudamericano, así declaro el director general de la Agencia Nacional del Petróleo, Gas Natural y Biocombustibles de Brasil (ANP), Decio Oddone.

“Estamos reemplazando un monopolio por una industria”, adelantó decisiones uno de los hombres más influyentes del sector energético brasileño, en declaraciones que hizo a la revista Gas & Petróleo de la Cámara Boliviana de Hidrocarburos (CBH). Definitivamente “el panorama cambió” para el gas boliviano en el Brasil. Ahora el mercado brasilero está condicionado a la firma de “contratos con diferentes empresas, de plazos más cortos, y con precios indexados a los del Gas Natural Licuado (GNL)”, apuntó Oddone.

“El gas doméstico (brasilero) va competir con el gas boliviano y con el Gas Natural Licuado (GNL) importando. El más competitivo logrará el mercado”, subrayó el directivo brasileño. La adenda a la compraventa de gas natural GSA (Gas Supply Agreement) que firmó YPFB con Petrobras el pasado 6 de marzo de 2020, puso en evidencia las nuevas condiciones planteadas por Oddone.

“El país suscribió un contrato interrumpible por cuatro años, hasta el año 2025; exportará sólo entre 14 a 20 millones de metros cúbicos de gas natural; y por ahora, no existe un precio, expectable para el energético que dependerá del costo de transporte que pagará, en adelante YPFB, para llevar el gas hasta la frontera con el Brasil”, puntualizó el analista energético Hugo De La Fuente a dat0s.

Hasta el 2019, Brasil pagaba el costo de transporte del energético por un acuerdo contractual. Sin embargo a partir de 2020, está situación cambio. El nuevo contrato dispone que YPFB pagará el traslado del combustible hasta la frontera con el Brasil. Según La Fuente, este costo tendrá una incidencia de entre un 3 a 4 por ciento en el precio final del gas que pagará el Brasil.

El contrato de compraventa de gas natural GSA (Gas Supply Agreement) entre YPFB y Petrobras fue firmado el 16 de agosto de 1996 y tenía una duración de 20 años, a partir de 1999 hasta 2019, cuando llegó a su conclusión. El GSA establecía en un inicio el envío de 16 millones de metros cúbicos por día (MMm3d) de gas natural, sin embargo, tras la firma de adendas se llegó a fijar un volumen máximo  de exportación de 30,08 MMm3d, recordó La Fuente.