Destapan irregular compra de tres taladros en YPFB

0
18

Luego de 137 días de iniciada la investigación, la Unidad de Transparencia del Ministerio de Hidrocarburos, constató probables irregularidades en el proceso de contratación para la adquisición de tres perforadoras a favor de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), a la empresa italiana Drillmec, por un monto de $us 148,8 millones.

El informe de 52 páginas fue enviado por el jefe de esa Unidad, Edmundo Novillo, al directorio de la estatal petrolera para que pueda tomar decisiones al respecto y definir procesos en contra de los responsables por el presunto incumplimiento de deberes.
“Nuestro trabajo se circunscribió a dos campos: verificar si el proceso de contratación ha sido realizado de manera transparente y si se ha cumplido con la normativa legal aplicable al proceso de contratación. Tenemos varias observaciones de carácter jurídico, administrativo y técnico”, manifestó ayer Edmundo Novillo.

El informe
Entre las observaciones legales y administrativas a tres documentos del proceso de contratación, la Unidad de Transparencia de YPFB y el Ministerio de Hidrocarburos, identificó la falta de presentación del documento de constitución de la empresa adjudicada; del registro tributario; y la presentación de un poder insuficiente, sin validez para presentar propuestas y suscribir contratos.

También existen observaciones técnicas, reveladas por el Viceministerio de Exploración y Explotación del Ministerio de Hidrocarburos, tanto en el DBC (Documento Base de Contratación) y la propuesta técnica presentada por la empresa.

“La segunda conclusión que tenemos es que, a nuestro criterio, se habría adjudicado de manera incorrecta a la empresa Drillmec, porque existen vicios en la formación del proceso de contratación, así como en la suscripción del contrato. Otra conclusión es que probablemente existe incumplimiento de deberes, por los miembros del Comité de Licitación”, manifestó Novillo.

El informe también agrega que habría terceras personas sin poder, vinculadas al proceso, “que de manera rara han tenido una actuación poco transparente”. Por otro lado, a raíz de denuncias de sobreprecio, Novillo pidió al directorio realizar una auditoría técnica, con un equipo independiente, del precio ofertado por la empresa, para descartar o confirmar la existencia de este cargo.

Un paso atrás
La investigación preliminar de Transparencia sugiere al mismo tiempo, que el presidente de YPFB, Guillermo Achá, se aparte del tratamiento de este tema, pese a que fue el mismo directorio que le instruyó por resolución, que el titular de la empresa, ejecute el proceso de contratación.
“Sugerimos que se aparte para que no existan cuestionamientos de su opinión al interior del directorio, a la hora de la toma decisiones”, señaló.

El factor de la fiscalización
La presidenta de la Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energía (CBHE), Claudia Cronenbold, afirmó que independientemente de este caso en particular, es importante que al interior de las instituciones, los mecanismos de fiscalización coadyuven a un mejor resultado en los procesos de contratación. 
“Si bien no conocemos detalles respecto a las observaciones sobre el proceso de contratación de taladros de perforación, consideramos importante tomar en cuenta que en esta industria los procesos de licitación y adjudicaciones se enmarcan en procedimientos rigurosos dados los montos que se manejan y los parámetros técnicos que se exigen”, declaró.

Acciones legales

La empresa italiana Drillmec, con capitales privados y estatales, advirtió a YPFB con acciones legales en contra del Estado boliviano de concretarse la recisión del contrato de la compra de tres perforadoras, y de acudir a instancias internacionales imparciales para que se determine si hubo o no falta de transparencia en el proceso de adjudicación y contratación, según la información de la Agencia de Noticias Fides (ANF).

Señala que el representante de Drillmec, Simone Trevisani, en una carta enviada al presidente de YPFB, Guillermo Achá, el 4 de enero, le hace conocer las preocupaciones de la empresa sobre las posibles consecuencias emergentes de una sugerida cancelación o reducción del contrato en vigencia para la adquisición de las perforadoras, y le advierte incluso con una representación diplomática ante la cancillería.
Trevisani señala que como consecuencia de la firma del contrato que compromete la fe del Estado boliviano, Drillmec presentó boletas de garantía de cumplimiento de contrato como muestra de una correcta inversión de anticipo, por 80 millones de dólares, lo cual significó paralizar recursos de la empresa para garantizar instrumentos financieros.

Pero indica que el comunicar a la Bolsa que el contrato reportado como firmado y vigente está siendo desconocido por Bolivia tendría “desastrosas consecuencias legales contra los ejecutivos de Drillmec, implicando pago de daños y perjuicios a los accionistas como encarcelamiento de los principales ejecutivos