Inversores de golf miran a Cuba

0
1

El anuncio de Obama de que su país terminaría con las restricciones comerciales con Cuba abre la puerta a nuevos negocios. Jeremy Slessor, director general de Diseño Europeo de Golf, cree que el golf va a explotar en la isla.

Apenas días después de la caída del dictador cubano Fulgencio Batista en 1959, dos de los revolucionarios más famosos del mundo, Fidel Castro y el Che Guevara, entraron en La Habana Golf Club y, todavía vestidos con uniformes militares, se tomaron en broma una diversión burguesa de los ricos: jugaron al golf.

La pareja practicó con los putts, con los distintos palos y, probablemente, conversó acerca de sus planes para cerrar una docena de clubes que habían sido el patio de juegos de los turistas estadounidenses ricos. Los tanques de la revolución de Castro no tardaron en llegar a los campos de golf, la mayoría de ellos destinados a convertirse en instalaciones militares o escuelas. Medio siglo más tarde, el juego ya no sería un paria capitalista.

El reciente anuncio del presidente Barack Obama de que Estados Unidos terminaría con las restricciones comerciales de larga data con Cuba y normalizarían sus relaciones diplomáticas, pone al golf en la vanguardia de los proyectos de inversión internacionales que esperan poder realizar en la isla.

Cuba, a sólo 90 millas al sur de Miami y 3500 kilómetros de costa del Caribe, fue topográficamente estudiada durante los últimos 20 años por muchos de los principales desarrolladores de golf del mundo, todos esperando el día en que el acceso a este tesoro natural fuera posible.

¿Está a punto de explotar el golf en Cuba? Jeremy Slessor, director general de European Golf Design (EGD) (Diseño Europeo de Golf), que tiene proyectos de construcción en Marruecos, Bahrein, Alemania, Portugal, Finlandia, Italia, Turquía y Rusia, cree que es “inevitable”. Slessor dijo: “Hay una gran cantidad de personas y compañías internacionales que estuvieron hablando sobre el desarrollo en Cuba en los últimos cinco años más o menos”.

EGD tiene propietarios estadounidenses que fueron cuidadosos para operar dentro de las leyes federales que tomaron medidas drásticas sobre la inversión en Cuba. Otros desarrolladores internacionales, sin embargo, fueron menos pacientes. Por ejemplo, las empresas líderes en inversiones que se especializan en bienes vinculados a los desarrollos golfísticos, ya encargaron un análisis detallado de los principales sitios cubanos. Una fuente de una empresa de diseño, que cuenta con patrocinadores estadounidenses, dijo a este diario: “Si Obama tiene razón, y las relaciones comerciales se convierten en rutina, entonces dentro de una década Cuba podría llegar a convertirse en uno de los principales destinos de golf del mundo. No tardará mucho tiempo para darle luz verde a lo que será otra revolución”.

El bajo perfil con nueve hoyos de La Habana Golf Club es el único sobreviviente en la capital desde los días de Batista. Varadero, en la estrecha península de Hicacos, solía ser parte del patrimonio de Irènée DuPont antes de la revolución. En 1999, a las empresas españolas se les permitió invertir en hoteles en la península, y se abrió un campo de 18 hoyos. Pero eso fue todo.

* De The Independet de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

EtiquetasCuba