Soyeros piden fondo de $us 200 millones para aliviar deudas y reactivar al sector

0
22
Foto: El Deber

La baja cotización del precio de la soya en el mercado global de los commodities y el deprimido valor que las industrias aceiteras ofertan por el grano en el país, asfixian al eslabón primario del complejo oleaginoso -productores- que revela una pérdida de $us 280 millones atribuidos a fenómenos externos e internos.

En el contexto del mercado interno, a decir del gerente general de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), Jaime Hernández, el sistema ‘perverso’ en manos de las agroindustrias que acopian el grano con un precio abierto y no cerrado, al inicio de la cosecha, ha puesto a los pequeños, medianos y grandes cultivadores de soya en una situación crítica.

A su juicio, si los productores hubieran llegado a un acuerdo comercial al inicio de la cosecha, con un precio cerrado, el sector hubiera evitado la pérdida de $us 160 millones que dejarán de recibir por la baja del precio en el mercado interno. Al inicio de la recolección de grano, en febrero, la tonelada registraba un valor de $us 300, hoy los productores cobran $us 220.

Además de las pérdidas por bajos precios, los productores fueron castigados por la sequía que dejó un saldo negativo estimado en $us 125 millones por la merma de producción de al menos 500.000 toneladas de soya correspondiente al ciclo agrícola de verano 2018/2019.

Según Hernández, el sector requiere medidas urgentes para revertir el difícil momento que atraviesan. Entre otras, liberación total de la exportación de grano de soya para que el productor tenga opción de negociar un ‘precio justo’, la aceleración de los procesos de aprobación de nuevos eventos biotecnológicos para los cultivos de soya, maíz y algodón y generar un fondo de reactivación económica para aliviar la carga de endeudamiento que tienen los productores con proveedores de insumos y de maquinarias agrícola. Estiman unos $us 200 millones para cubrir la mora y piden una programación de hasta siete años para cumplir con el pago.

El gerente de Anapo refirió que el sector está en estado de emergencia y que el viernes habrá asamblea general extraordinaria para analizar la situación del precio de la soya y definir las acciones a seguir para lograr mejores condiciones de producción y precio. Alertó el riesgo la siembra de soya del ciclo de invierno que debe empezar el próximo mes. Ployectan sembrar 300.000 hectáreas “, dijo.

Ellos también se quejan

Desde la Federación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de las Cuatro Provincias del Norte, su ejecutiva máxima Deysi Choque, reveló que unas 100.000 toneladas de granos de soya de sus asociados están acopiadas en silos de las industrias sin haber aún cerrado precio, situación que los perjudica porque reciben un valor muy por debajo del costo de producción.

En este sentido, afirmó que están buscando un acercamiento con la Empresa de Apoyo de Producción de Alimentos (Emapa), para utilizar, a futuro, sus silos y así tener la chance, primero, de cerrar precio con la industria y posteriormente entregar el grano.

“La gente acopia directamente en silos de la industria y después recién cierra el precio. Eso nos está afectando, por eso queremos aunque sea que nos fleten los silos de Emapa”, dijo Choque.

Asimismo, señaló que buscarán a través de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) la reprogramación de los créditos con las casas comerciales, toda vez que al tener pérdidas en esta gestión no podrán cumplir con los pagos. Advirtió que de seguir esta situación se pondría en riesgo la campaña agrícola de siembra de invierno.

Según dijo, los productores del Norte Integrado se reunirán mañana, en Montero, con personeros del Viceministerio de Desarrollo Rural y Agropecuario, para debatir la problemática relacionada con acopio de granos, créditos y contrabando.

El presidente de la Cámara Agropecuaria de Pequeños Productores del Oriente (Cappo), Isidoro Barrientos, manifestó que los productores afiliados a su sector ya fueron notificados por las casas comerciales de insumos y maquinaria agrícola que a partir del próximo mes procederán a la cobranza de los productos surtidos hasta la cosecha de grano, situación que no podrán solventar de no cambiar la situaci