Brasil: Lula, la gran ventaja de Dilma contra Aecio

0
52

Aparentemente convencidos por los resultados de la primera ronda, de que Aécio tiene una sólida oportunidad de vencer a la presidenta Dilma en la elección del 26 de octubre, los inversores brasileños han levantado el Bovespa, bolsa de valores de São Paulo, a su nivel más alto de estos dos años. Todos quieren estar en el boom del mercado y deberían votar en contra de Dilma y el Partido de los Trabajadores (PT).

Y puede que tengan razón sobre las posibilidades de Aécio. Hace sólo dos semanas, Aécio, de acuerdo con múltiples encuestas, languidecía en el tercer lugar, con un 20 por ciento de los votos. El día de las elecciones destacó con casi el 34 por ciento de los votos. Dilma terminó con un 42 por ciento, unos seis puntos menos de lo que las encuestas habían anticipado, mientras que Marina quedaba en un distante tercer lugar.

Aécio es un candidato con ímpetu. La mayoría de los observadores piensan que es el que mejor se ha desenvuelto en los dos últimos debates; parecía preparado para la tarea de Presidente. Marina ha anunciado su apoyo a la campaña de Aecio (a cambio de una serie de compromisos políticos sobre cuestiones cruciales para ella). La creencia general es que Aecio va a heredar una parte importante de los votantes deMarina. Los estadísticos señalan que necesitará alrededor de dos tercios de esos votos para ganar la elección.

Conseguir este porcentaje no será tan fácil. Muchos de los primeros partidarios de Marina estaban dispuestos a votar por cualquiera excepto por Dilma. Antes de que Marina entrara en la competición, se pusieron del lado deAécio – y luego le abandonaron cuando la estrella de Marina brillaba y parecía que ella era la mejor candidata para detener la reelección de Dilma. Luego dieron la espalda cuando apareció de nuevo como el contendiente más fuerte. Los que se quedaron con Marina fueron sus partidarios a ultranza – y no por simpatías anti-Dilma.

Por otra parte, además de su ventaja de ocho puntos, Dilma llega con una lista de otras ventajas. La mas inestimable es el apoyo del ex presidente Lula da Silva Lula da Silva – el político más popular de siempre, de Brasil. Incluso las personas a las que no gusta Dilma son reticentes a votar contra de la heredera política escogida a dedo por Lula. Además, su equipo de campaña ha sido agresivo y eficaz. Rápidamente identificó las debilidades de Marina Silva en la estrategia electoral, en el programa, y en la retórica, y sistemáticamente la atacaron, a menudo con una crítica exagerada y a veces con acusaciones patentemente falsas (que hoy parecen ser características de las campañas para ganar).

Tuvieron éxito en deshacer la campaña de Marina, e irán sobre Aécio de la misma manera – haciendo lo que sea necesario para dañar sus fortalezas y exponer sus debilidades. Y encontrarán la manera de crear un muro alrededor de los defectos de Dilma y del déficit – y remarcar la versión más favorable a lo que ella y el PT han logrado en los últimos 12 años.

Dilma y su equipo han desarrollado una poderoso discurso explicando por qué es crucial mantenerla en el cargo.Es un mensaje simple que recuerda a la gente las mejoras reales que han tenido lugar en los últimos 12 años de su presidencia y la de Lula, mientras se agita el temor de que todo se podría perder. Esto es particularmente potente en un momento en que la economía se ha estancado y los brasileños – en especial los de los de menores ingresos – están cada vez más preocupados por el futuro. Es algo así como: “Brasileños, tened cuidado de no votar por alguien que va a eliminar los logros económicos y sociales que ya habéis logrado. Os merecéis más, mucho más, pero lo más importante es asegurarse de proteger lo que ya tienes“. Ese mensaje derrotó Marina, y será fundamental en la campaña contra Aécio.

Será mucho más difícil para Aécio ofrecer un mensaje igualmente simple y convincente. En primer lugar, debe encontrar la manera de refutar la acusación, sin fundamento, de que va a dar marcha atrás hacia un período de mucha más desigualdad y de miseria en Brasil. Y tendrá que generar un asalto contundente sobre el rendimiento de Dilma en el puesto de gobierno (lo que no es difícil), pero sin ofender a su mentor, el sumamente popular Lula.

La suma de los activos y pasivos señala a Dilma como probable ganadora de estas elecciones. Pero el juego no ha terminado. Los votos aún no se han realizado y contabilizado. Como Marina mostró claramente, Dilma y su partido son vulnerables en varios frentes. La economía está en pésimo estado – y más de las mismas políticas económicas y sociales podrían retrasar al país por muchos años, perjudicando especialmente a sus grupos más pobres y vulnerables.

Mientras que Dilma y sus asesores parecen no estar implicados, el Partido de los Trabajadores está profundamente inmerso en la corrupción, por lo que es probable que tengan que afrontar esta cuestión únicamente tras un cambio de gobierno. Y es claro que se ha hecho poco para mejorar la mediocridad y el despilfarro que caracterizan a los servicios públicos

Por último, Aécio ahora compite con Dilma en un juego nivelado. Ambos obtienen el mismo tiempo en la televisión. Los cuatro debates programados cara a cara le darán suficiente tiempo para expresar sus ideas y planes para el país y la oportunidad de demostrar sus habilidades políticas. Pero el hecho es que, a diferencia de Lula, ni Dilma ni Aécio todavía no han demostrado capacidad para construir vínculos personales o emocionales con los votantes. Después de cuatro años, es probable que sea demasiado tarde para Dilma. Aécio tiene tres cortas semanas por delante