Embajador de Palestina :”Es imposible derrotar al pueblo palestino”

0
47

El embajador del Estado Palestino, Mahmoud Elalwani, lee un manifiesto en hoja de papel bond escrita a mano. “Cada 29 de noviembre desde 1967 se recuerda el día de Solidaridad Internacional con el pueblo palestino para conseguir su autodeterminación y reconocer su independencia. Un día como hoy las Naciones Unidas aprobó la Resolución 181 que divide Palestina en dos estados, 54 por ciento de la superficie de la Antigua Palestina para la creación del Estado de Israel, 44 por ciento para el Estado Palestino y el restante dos por ciento para Jerusalén, ciudad abierta bajo el control de las Naciones Unidas. Israel aceptó teóricamente estas condiciones pero nunca las implementó en el terreno. Lamentablemente, hasta el día de hoy se incumple la Resolución 181, a pesar que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ha emitido 86 resoluciones sobre Palestina y la Asamblea General otras 705. Ninguna se ha cumplido”, explica el diplomático en la primera parte de su alocución.

Nos reunimos con el embajador en sus oficinas desde donde la vista de La Paz es espectacular. Él dice que la ciudad tiene su personalidad. Es la primera vez que un embajador del Estado de Palestina abre sede diplomática en Bolivia. Elalwani, es diplomático hace 36 años; cordial, sabe que la causa por la que pelea su pueblo se la cuenta al mundo con medias verdades, frases recortadas y más de un centenar de resoluciones incumplidas. Despojados los palestinos de su libertad con millones de conciudadanos expulsados de su territorio. El embajador, cuenta que hay alrededor de siete millones de palestinos por el mundo privados de volver a su “terreno”. Después de haber nacido a la historia con un territorio rico, próspero pero sobre todo bendecido por Dios; Jericó hace más de diez mil años fue su capital histórica, intereses geopolíticos y militares han convertido este lugar a orillas del mar Muerto en un campo minado ocupado casi en su integridad por fuerzas israelíes. Mahmoud Elalwani, lee la segunda parte del manifiesto: “En pleno siglo XXI Palestina es el único Estado del mundo ocupado en su integridad y su pueblo vive bajo ocupación y explotación de las fuerzas extranjeras. Hemos visto como estos países han permitido la política expansionista en territorio palestino y no hacen nada para frenar sus actuaciones salvajes contra la población civil”.

El embajador Elalwani no esboza sonrisa alguna, hurga insistentemente el collar anti stress entre sus dedos y habla en un español comprensible. Cuenta que Cisjordania, la Franja de Gaza y Jerusalén Oriental son los únicos espacios territoriales cercenados de la Antigua Palestina donde radican palestinos de origen hacinados en condiciones infrahumanas. “En Cisjordania viven alrededor de dos millones de personas en condiciones extenuantes de acoso, con 156 asentamientos ilegales y 600 controles militares impuestos por el ejército Israelí. Hay otros dos millones de palestinos que sobreviven privados de libertad en la Franja de Gaza. Es una zona cercada en la que viven alrededor de 4.167 personas por kilómetro cuadrado. El lugar más condensado en población del mundo”, afirma el embajador.

 

Las protestas en la Granja de Gaza

El diplomático pone cifras: “49 por ciento de la población está desocupada, 70 por ciento en condiciones de pobreza extrema, con el cinco por ciento del servicio de agua y con cinco horas de luz al día”. Igual que el pronunciamiento manuscrito que grita su verdad, el diplomático afirma que a pesar del apoyo a la causa palestina reconocida por 139 naciones, las grandes potencias militares a la cabeza de los Estados Unidos han condenado cualquier salida pacífica. “Israel nunca tuvo territorio; desde la Primera Guerra Mundial había que conseguir un lugar donde establecer a los judíos. Cuando los ingleses se retiraron después de la Segunda Guerra Mundial dejaron sus bases militares que han servido de pretexto para ocupar nuestro territorio”.

El embajador es un espejo de esa realidad. Nació en Líbano en 1957, su familia tuvo que escapar de Palestina y desde entonces él decidió luchar para denunciar al mundo la injusticia que sufre su pueblo. Siete millones de palestinos viven exiliados por el mundo. Dice que en Bolivia hay una colonia de origen palestino de alrededor 20.000 bolivianos. “Todos se han integrado y han contribuido al desarrollo de Bolivia. Es gente trabajadora y honesta que ha salido adelante”, afirma.

El Estado Palestino es una estructura sólida. Tiene presidente, ministros, un legislativo y embajadores por el mundo. “Palestina era una sola, unida; hasta que a partir de 1937 comenzaron a llegar migraciones que 10 años después en 1947 habían tomado el 56% de nuestro territorio. En 1948 fuimos despojados del 78% de nuestras tierras y ahora apenas ocupamos el 12%”. El embajador afirma que la zona es estratégica para que las potencias asuman control en el Medio Oriente. Siria, Libia, Yemen e Irak han pasado guerras sangrientas y están divididas.  El diplomático afirma que el territorio costeño de Palestina es rico en gas, ni que decir de los países árabes que conforman la OPEP, sistemáticamente destruidos en encarnizados enfrentamientos promovidos por potencias extranjeras.

“El Consejo de Seguridad de las NNUU debe ejercer su autoridad y debe respaldar las resoluciones y aplicarlas en el ´terreno´ tal como en otros países”, insiste Alalwani. “Si la Comunidad Internacional sigue mirando indiferente nuestra justa causa, deja en entredicho su actuación en reconocer nuestros derechos nacionales. Vamos a seguir trabajando para ser reconocidos como Estado en las Naciones Unidas; hoy somos un miembro observador y vamos a ingresar en todas las Organizaciones Internacionales para ganar esta causa justa y denunciar a Israel y sus aliados ante los tribunales internacionales por la violación a los derechos humanos palestinos”.

“Nuestro presidente ha pedido una Conferencia Internacional de Paz que sea conformada por los Estados Unidos, Rusia, la Unión Europea y las Naciones Unidas con el propósito de resolver el Conflicto Árabe – Israelí, exigir el cumplimiento de la Resolución 242 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que señala la retirada del ejército y los colonos israelíes de los territorios ocupados en 1967 y crear el Estado Palestino en esos territorios con su capital Jerusalén Oriental. Vamos a seguir la resistencia civil pacífica contra la ocupación hasta conseguir la liberación de nuestro pueblo”, enfatiza en la parte final de su manifiesto.

 

¿Qué peso tiene Israel para incumplir resoluciones adoptadas en el seno de las Naciones Unidas? No creo que sea el peso sino qué representa Israel para que estas decisiones no valgan nada; primero representa una base militar para el imperio de turno principalmente para Estados Unidos. Israel es el principal productor de los intereses norteamericanos en el Oriente Medio, usa el derecho de veto y no deja avanzar ninguna resolución del Consejo de Seguridad contra Israel. Recientemente violó el Derecho Internacional trasladando su embajada de Tel Aviv a Jerusalén. Bloquea directamente cualquier ayuda política y economía al pueblo palestino.

 

¿Por qué Palestina se encuentra en el centro de esta tormenta? Todo comenzó como un conflicto colonial y cuando a principios de siglo los aliados y Gran Bretaña, Francia entraron en la Primera Guerra Mundial para destruir el Imperio Otomano dejaron la zona bajo su mandato para proteger sus interés en India y Asía; necesitaban una población ajena para crear un Estado en Palestina y facilitaron después de la guerra una migración de mucha población europea de origen judío; pero como la población migratoria era escasa trajeron mucha fuerza militar y sembraron en Palestina una base militar facilitando sus planes. Es lo que pasa con Gran Bretaña que al abandonar nuestro territorio dejó una fuerte presencia militar en manos de milicias israelíes y es así como se divide el país.

 

¿Cómo está dividido el territorio palestino? Hoy en día después de la ocupación israelí en 1967, nuestro territorio ha sido ocupado completamente. Hay una población palestina viviendo bajo ocupación y otra refugiada en los países limítrofes. Pero ellos (nota de redacción: se refiere a las potencias aliadas a EEUU) saben que es difícil liquidar por completo al pueblo palestino; ante esta realidad la Comunidad Internacional ha emitido varias resoluciones para la creación de nuestro estado en Cisjordania, Gaza y en Jerusalén Oriental. Aceptamos que Israel se quede con el 78% de territorio a cambio de que reconozca nuestro Estado en el restante 22 por ciento. Lamentablemente, desde la conferencia de paz de Madrid en 1991 no se avanza en el proceso de paz. Hemos denunciado a Israel ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para que respete los acuerdos y el derecho Internacional, pero la derecha israelí se resiste a cumplir las resoluciones. Desde que Isaac Rabin fue asesinado en 1995 (nota de redacción: primer ministro israelí contemporáneo de Yasser Arafat, promotor del proceso de paz a cambio de territorios) también han asesinado el proceso de paz.

Antes de acabar de leer el papel que se lleva de rato en rato a la mano, agradece al presidente Morales por haber denunciado en la última reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas la política expansionista de los Estados Unidos en Palestina. “Sabemos que eso tiene un precio, nuestro reconocimiento a su Gobierno y a los jóvenes palestinos que se enfrentan al poderío militar israelí portando pancartas de Evo como símbolo de resistencia”.